placeholder
En épocas de desaceleración económica, los analistas recomiendan a las familias registrar con detalle los ingresos y egresos para ajustar los gastos mensuales. Foto: Ingimage.

En épocas de desaceleración económica, los analistas recomiendan a las familias registrar con detalle los ingresos y egresos para ajustar los gastos mensuales. Foto: Ingimage.

Evelyn Tapia
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 40
No 1

El presupuesto es clave para ‘estirar’ el sueldo

17 de enero de 2016 15:59

En escenarios de desa­celeración económica -como el que atraviesa Ecuador- pareciera que el dinero que ingresa mes a mes al bolsillo cada vez es menos. Si se siente identificado, seguro se ha preguntado, ¿cómo estirar el sueldo hasta fin de mes?

Los expertos en finanzas personales consideran que la clave está en la planificación, similar a la de una empresa que tiene un presupuesto como hoja de ruta; esta herramienta sirve de apoyo para atravesar el año y para tomar decisiones apropiadas en momentos ­económicos difíciles.

Según un estudio presentado en el 2014 por el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF), el 44% de 1 200 familias ecuatorianas consultadas no tenía presupuesto familiar.
Bertha Romero, analista financiera de la consultora Aval, considera que las familias deben adoptar como hábito esa misma práctica empresarial para las épocas de ‘vacas flacas’.

Romero recomienda que el primer paso es realizar un registro de gastos diarios durante por lo menos un mes. “Es necesario ser honestos y escribir cada bien o servicio en los que gastamos al centavo; desde el transporte, la comida, golosinas, es importante no olvidar nada. Esto nos permitirá tener una fotografía completa de nuestros gastos y visualizar con claridad hacia dónde se va el dinero”, explica.

Tome en cuenta que todo presupuesto debe registrar ingresos fijos y variables. En la categoría de ingresos fijos se incluyen los sueldos de los miembros de la familia, mientras que en los ingresos variables se registra el dinero recibido por trabajos realizados en el tiempo libre, en horas extras, etc.

Los egresos, por otro lado, se dividen entre los imposibles de evitar y los que se pueden evitar; cada uno de estos grupos también se subdividen en fijos y variables.

Lorena Salgado, responsable del Programa de Educación Financiera de Produbanco, explica que dentro de los egresos imposibles de evitar están las cuotas de préstamos, gastos en alimentación, pagos de servicios básicos, gastos de educación, útiles y uniformes, vestimenta, transporte, arriendo de vivienda, etc.

Romero añade que es muy común que la primera vez que se elabora un presupuesto, este refleje cifras en rojo, es decir que los egresos sean mayores a los ingresos.“Lo más aconsejable es hacer recortes y fijar límites en los gastos que se pueden evitar, como entretenimiento, adquisición de mascotas, paseos, comidas fuera de la casa, entre otros”, indica.

Redimensionar gastos también implica bajar el nivel de vida y cambiar hábitos. Viajes y vacaciones son dos ejemplos e incluso los gastos de alimentos, que son fijos, dice Marco López, analista financiero. “Si como carne a diario, lo hago solo una vez a la semana y puedo sustituir con productos más económicos. Por ejemplo, comprar más yuca si es más barata que la papa. En el caso de los uniformes de los niños, si están en buen estado, hay que guardarlos para el siguiente año lectivo”, ­señala López.

Este analista comenta que si la familia quiere incurrir en gastos extras, debería tener ingresos adicionales. “Sabiendo eso se puede replantear el tema y ver hasta dónde alcanza el sueldo”.
Los expertos consideran que con una correcta educación financiera, no solo es posible hacer que el sueldo alcance hasta el fin del mes, sino también permite acumular ahorros.

La representante de la consultora Aval habla sobre la ley del 50, 40, 10. Este esquema consiste en dividir inmediatamente al recibir el sueldo: un 10% para el ahorro; un 50% para los gastos necesarios como salud, comida, vivienda, educación; y el 40% en pago de deudas adquiridas anteriormente y actividades de estilo de vida.

“Para muchos, un 10% para ahorro puede ser una cifra muy alta porque tienen deudas, pero es necesario percibirlo como un hábito indispensable en nuestra vida. Además, recordar que si el 40% no alcanza para cubrir deudas, significa que la persona está sobreendeudada”, explica Romero.

El sobreendeudamiento, sobre todo por el uso de una o más tarjetas de crédito, suele ser común en hogares que no acostumbran a llevar presupuestos, señalan los especialistas, y recuerdan que la tarjeta de crédito es dinero prestado por una entidad financiera y que tendrá que pagar lo que gaste con intereses. “El peor consejo, cuando hay menos ingresos, es recomendar que se siga consumiendo igual con tarjeta, es un absurdo”, comenta López.

Para Salgado también es importante que las familias acostumbren a consolidar las deudas y analicen cuáles se pueden pagar de manera más rápida. “Lo mejor es pagar la deuda más grande. Esto también permitirá realizar ciertos gastos adicionales sin recurrir al endeudamiento”, señala la ejecutiva de Produbanco.