Red Quito y Santo Domingo
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 27
No 1

Proají se picó con las ventas a países de 4 continentes

Su página web está en inglés, pero su centro de producción y acopio se encuentra en Santo Domingo. Sus mercados son países como EE.UU. México, Reino Unido, Alemania, Nigeria y Japón, mientras que sus proveedores trabajan la tierra sembrando y cosechando ají en Santo Domingo de los Tsáchilas, Guayas, Santa Elena, Manabí, Esmeraldas, El Oro y Loja.

La anterior descripción sirve para ilustrar que el trabajo diario de Proají es el de una firma que se adapta a las condiciones de negocios nacionales e internacionales. Esta compañía pertenece a un grupo familiar que empezó a cosechar ají en Venezuela en 1968, que se extendió a Colombia en 1975 y que llegó a Ecuador en los años 90.

Fue en 1993 cuando esta compañía inició sus operaciones en Santo Domingo, bajo el mando de sus fundadores: Philip Baker e Imelda Echavarría. Con una inversión cercana a los USD 500 000, la empresa nació como exportadora de ají en pasta para la compañía Tabasco, con sede en Nueva Orleans, EE.UU. Esa dinámica se mantiene en los últimos veinte años, tiempo en el cual han desarrollado variedades de ají (tabasco, habanero, jalapeño, etc.) para comercializarlas en pastas, deshidratados y encurtidos.

En el crecimiento, la empresa se asoció con pequeños productores del país, explica César García, gerente comercial de Proají. "Todo este trabajo se hace bajo un contrato con la garantía de comprar su producción". En este proceso la compañía trabaja con algo más de 100 agricultores de ají. Un equipo de técnicos se encarga de asesorar a los productores para que el ají cumpla con las condiciones que exige Proají.

La empresa, como cualquiera, enfrenta retos como el clima, el manejo de proveedores, tecnificación... Hoy está en un proceso de reingeniería sin descuidar su trabajo diario y el envío de ají a los mercados extranjeros. Por eso, el año pasado, Proají exportó cerca 1 100 000 kilos, mientras que las ventas se ubicaron en USD 1,2 millones; al cierre del 2013 espera llegar a los USD 2 millones.

García cuenta que a escala regional, esta empresa ecuatoriana compite con empresas de Colombia y Perú. Hoy en día el 90% de la producción se exporta y el 10% se vende a empresas nacionales como Pronaca, Los Andes o la Industria Lojana de Especerías (ILE). Una fuente de ILE comenta que trabajan con Proají desde el 2008. La compañía lojana adquiere puré de ají que se utiliza en condimentos. "Compramos 2 000 kilos al mes y nunca hemos tenido inconvenientes con los envíos. Todo es de muy buena calidad", añade la fuente de ILE.

La planta de Santo Domingo recibe el ají de los productores; allí se lo procesa y se despacha a los clientes nacionales e internacionales. Los envíos son al por mayor: si se exporta se envía en envases de 22,7 toneladas y para el mercado nacional se utilizan barriles de 200 kilos.

Otro comprador está en Cuenca. Alimentos Ecuatorianos Los Andes adquiere desde hace un año puré de habanero rojo (una variedad de ají que produce Proají). Francisco Martínez, jefe de compras e importaciones de la compañía con sede en Cuenca, cuenta que escogieron a Proají porque tiene normas ISO y procesos de calidad. "La compañía es seria y nos provee de pasta de ají con la que elaboramos un ají picante que está en el mercado el año pasado. Compramos unos 1 000 kilos cada mes".

En la producción

Sello de calidad. Proají obtuvo la certificación ISO 22 000 en el 2008. En la actualidad trabaja para renovar este sello de calidad de inocuidad.

La producción. La firma tiene 21 empleados administrativos y en la planta. 7 se encargan de procesar el ají.