placeholder
El banano es el principal producto de exportación de Ecuador. Se calcula que existen unos 5 000 productores de la fruta, de los cuales un 63% tiene menos de 30 hectáreas. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

El banano es el principal producto de exportación de Ecuador. Se calcula que existen unos 5 000 productores de la fruta, de los cuales un 63% tiene menos de 30 hectáreas. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

La producción bananera sube en medio de temores

18 de octubre de 2015 14:40

La historia económica del país tiene entre sus protagonistas al sector bananero. En el 2014, Ecuador vendió unas 295 millones de cajas de banano y este año la cifra podría llegar a 300 millones o incluso superar esta proyección de la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE).

Sin embargo, a los agricultores de la Costa les preocupa una variable que podría incidir en su productividad durante el último trimestre del 2015 y que no pueden controlar o predecir: el fenómeno de El Niño.

Rodney Martínez, vocero del Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno de El Niño (Ciifen), señala que con las predicciones de incremento de pluviosidad desde noviembre y el aumento de las temperaturas que ya se perciben en unos 2,5 grados por encima de lo regular, el agro se vuelve más vulnerable porque se intensifican las plagas fungosas.

En este contexto, el banano toma relevancia porque es el principal producto de exportación no petrolera del país y cerca del 63% de los productores de esta fruta son agricultores con menos de 30 hectáreas. Es decir, se consideran pequeños productores.

Aunque otros cultivos han sufrido merma en productividad por plagas este año (como el cacao y el café), el banano aún no experimenta caídas de producción. Los bananeros están en alerta, pero lo que más les preocupa es que las lluvias aneguen las plantaciones.

En el fenómeno de El Niño de 1997-1998, un 40% de las plantaciones se perdió, según indica Gustavo Martínez. Él es un experto en producción bananera, que dio una conferencia en el marco del Foro Internacional del Banano que se desarrolló del 12 al 15 de octubre en Guayaquil.

Martínez afirma que una de las principales medidas que deben tomar las autoridades gubernamentales es trabajar en el control de inundaciones. “Los pequeños agricultores no tienen recursos suficientes para instalar sistemas de drenaje; ante un fenómeno de El Niño, no están en posibilidades de hacer algo para no inundarse”.

Un estudio realizado por la Secretaría de Gestión de Riesgos muestra que de las 50 000 hectáreas de banano plantadas, un 29% está identificado en zonas de alta susceptibilidad, un 44%en mediana y el porcentaje restante (27%) en una zona baja.

Eduardo Ledesma, presidente de la AEBE, dice que el sector está mejor preparado que en 1998 para soportar un fenómeno climático, pero sostiene que es fundamental que los proyectos del Gobierno para el control de inundaciones en Chone, Cañar y Naranjal estén terminados antes de que las lluvias se intensifiquen y que sean manejados de manera apropiada.

Este año, el sector presenta incrementos en las exportaciones. Según datos del Banco Central, hasta agosto del 2015, la exportación bananera alcanzó USD 1 926 millones y según las estimaciones de AEBE, la cifra para finales del año sería de USD 2 600 millones.
“Estamos con 50 millones de cajas por encima de Colombia y Costa Rica”, dice Ledesma. Añade que este año hay un 8% de crecimiento en ventas en comparación con el 2014, pero afirma que se requiere implementar mecanismos de flexibilidad en tramitología e incrementar la compra a pequeños productores. “Para esto se necesita un nuevo cuerpo legal, porque ahora los bananeros tenemos que hacer trámite por todo”.

Otro factor que puede incidir en mejores comportamientos en las ventas del banano ecuatoriano es la apertura comercial.

Peter Schwaiger, representante de la Unión Europea (UE) en Ecuador, indicó que las ventas de banano a esta zona en el primer semestre del 2015 se incrementaron en un 6,6%, pero Colombia creció a un 18% y eso lo posicionó como primer proveedor, por encima de Ecuador.
El acuerdo comercial suscrito con la Unión Europea todavía no se ha implementado y mientras esto no ocurra, el arancel para entrar a este mercado, que representa el 32% para el país, es mayor al que paga el principal competidor, Colombia.