placeholder
Una imagen de los cultivos de café en Ecuador.  En las zonas rurales del cantón Quito se produce el denominado café de altura. Los agricultores venden el producto a empresas. Foto: Archivo / LÍDERES

Una imagen de los cultivos de café en Ecuador. En las zonas rurales del cantón Quito se produce el denominado café de altura. Los agricultores venden el producto a empresas. Foto: Archivo / LÍDERES

La producción de café en el mundo cayó

12 de diciembre de 2017 15:23

El año cafetero (octubre 2016 - septiembre 2017) terminó con una producción mundial de 155,8 millones de sacos, un 1,7% menos con respecto al mismo período de 2015-2016. Si esto se compara con un consumo mundial de 156,9 millones de sacos representa un déficit de 1,1 millones de sacos.

Así lo asegura un informe de producción mundial del grano presentado en el Congreso de Cafeteros que reúne en Manizales, Colombia, a 90 delegados de 15 regiones de ese país y en el que se discute el estado actual y futuro de la producción a escala mundial.

“La menor producción del planeta obedece, principalmente, a la intensa sequía a comienzos de año que afectó las regiones de café robusta en Brasil”, se indicó.

En ese país, la producción de robusta disminuyó más del 30% con 10 millones de sacos para el periodo 2016-2017, mientras que en Vietnam la caída fue de 7% al llegar a 26 millones de sacos, dos menos que en el lapso 2015-2016.

La caída de producción en el café robusta fue compensada en parte por una mayor producción de arábica desde Brasil, que tuvo un alza del 3 % al pasar de 40,6 millones de sacos en 2015-2016 a 42 millones en 2016-2017.

Por su lado, en Colombia la producción creció 4% y alcanzó los 14,6 millones de sacos, al igual que Honduras, que con 7,6 millones de sacos registró un alza del 28%.

El informe añade que las proyecciones de la analista británica Judith Ganes señalan que para el periodo 2017 -2018 se espera que la producción mundial tenga un alza de 6% y alcance los 165,9 millones de sacos, de los cuales Brasil aportaría 58,4 millones y Vietnam con un total de 28 millones.

Igualmente, se espera que Colombia y Centroamérica mantengan crecimientos positivos de entre 1% y 5%, indica el texto.

Ante las proyecciones de aumento del consumo y producción es “factible esperar que el precio externo del café se mantenga en niveles bajos, como los que se han registrado en los últimos meses de 2017, durante los primeros meses del año que viene, mientras se confirman las expectativas de clima y cosecha en Brasil y Vietnam, mayores determinantes del mercado”, dice el informe.

Con respecto a las exportaciones mundiales, estas mantuvieron una dinámica de crecimiento en el último año, al subir 5,8 % en el acumulado de los últimos 12 meses.

Según la Organización Internacional del Café (OIC), entre octubre del 2016 y agosto del 2017 las exportaciones fueron de 113 millones de sacos, de los cuales el 63%, 71,7 millones de sacos, corresponden a café arábico con un crecimiento de 9% respecto al mismo periodo del año anterior.

El aumento más significativo lo tuvo Honduras, que pasó de exportar 4,9 millones de sacos en 2015 - 2016 a 7 millones de sacos en 2016-2017, un aumento de 42 %.

En Ecuador, los últimos datos del Sistema de Información Públicas Agropecuaria, muestran que la producción del grano en toneladas alcanzó 17 000 toneladas anuales. Los datos corresponden a estimaciones de 2014 y 2015.

Pablo Pinoargote, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Café (Anecafe), la producción de café ha caído paulatinamente desde 1993.

En ese año se producían, indicó, unos dos millones de sacos de café al año. Ahora unos 250 000.

Esto a pesar de los programas impartidos por el Gobierno como el de la entrega de semillas.
Entre los factores que atribuye Pinoargote para la reducción de la producción está la falta de acceso a crédito con tasas de interés más bajas y mejores tiempos para el pago. Requieren, al menos, tres años plazo y otros tres de gracia.

Asimismo, el sector necesita asistencia técnica. El empresario cree, además, que los agricultores son poco competitivos debido a los altos costos de producción.

Con menos grano también hay menos exportaciones. Según el Banco Central del Ecuador (BCE), las exportaciones entre enero y septiembre del 2017 fueron de 14 011 toneladas de café y elaborados, es decir, 15,2% menos que el mismo periodo del año pasado. Las ventas en valor también registraron una baja en ese lapso.

Pinoargote dice que la producción en el país es 30% más cara que en otros países. Eso lleva a que el escaso grano sea más costoso que el de sus competidores. “El promedio de producción de café en Ecuador es cinco quintales por hectárea, mientras que las otras naciones recogen 25 quintales”.

En el país, alrededor de 67 500 familias viven del cultivo del café. En Colombia, país cafetalero por excelencia, también hay la necesidad de producir aún más.

En esa nación se debe subir la producción anual en tres millones de sacos si se quiere mantener la participación del 12% en los mercados mundiales, manifestó el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) de Colombia, Roberto Vélez.

“Implica pasar de 14 a casi 17 millones de sacos (al año) a 2030”, dijo Vélez al rendir su informe de gestión en el Congreso de Cafeteros. Indicó que lo ideal es que el país cafetero logre los rendimientos de departamentos como Caldas, Antioquia, Risaralda y Huila, en donde se recolectan hasta 21 sacos por hectárea.

Si se sube el promedio de 18 a 21 sacos, tres más por hectárea, en las 930 000 hectáreas que hay sembradas en la actualidad “tendríamos una respuesta adecuada”.