Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

La producción parte de una impresora en 3D

Una casa construida con materiales que salen de la impresora. Parece ciencia ficción, pero esto es a lo que apunta la impresión en 3D. Se trata de una impresora de apariencia común, pero que en lugar de imprimir en papel, lo hace en una suerte de resina de plástico que da forma a los objetos, dice el gerente de Consultoría de la firma Deloitte en Costa Rica, Gilles Maury.

Este equipo se sincroniza a una computadora que, a través de un programa, analiza el objeto en tres dimensiones y lo divide en capas finas. De ahí la impresora 3D recorta placas de resina y las une para formar el objeto, dice el consultor.

Para el director de la firma Arquitectos y Diseño (Quito), Alejandro Ruiz, esta es una herramienta para innovar en el sector de la construcción en el país. Puesto que los ingenieros civiles pueden recibir piezas de otros países para reproducirlas acá.

Es más, dice Ruiz, estas impresoras permitirían construir casas de emergencia ya que a la estructura de resina se le añadirían cableados, tuberías y refuerzo en concreto, para edificar la vivienda.

En Ecuador, dice Ruiz, aún no se evidencia el potencial de esta impresora, pero quizá para el 2013 se conozcan más sus beneficios.

La firma Arquitectos y Diseño adquirió una impresora 3D que llegará a inicios del 2013. Se la compró a una firma en EE.UU. y costó USD 4 000.

Calza Cuero, con sede en Quito, es una firma que produce 1 000 pares de zapatos al mes. Su gerente, Josué Nieto, explica que recibe matrices (maquetas) de Tianjin (China) de donde importa una suerte de diseño del calzado.

Para traer la muestra debe pagar USD 30 por el producto y el envío tarda unos 20 días. La impresora en 3D le permitiría agilizar el trámite y ahorrar costos, ya que recibiría el plano para imprimir el modelo y la empresa china cobraría una licencia por el uso del diseño.

Nieto importa unas 10 veces al año estas matrices. Cuando hay demora en el envío sale perjudicado. Este empresario quiteño considera que invertir en esta impresora dinamizaría y mejoraría el negocio.

El consultor de Deloitte indica que los pequeños empresarios en Ecuador dependen, en ocasiones, de la importación de productos desde EE.UU. o China. Esta tecnología acortaría los tiempos para obtener prototipos y que el negocio no se detenga mientras espera un envío.

El gerente de la firma SoftDevelopment (Quito), Carlos Daza, dice que las resinas de plástico son resistentes y permiten reproducir para su uso herramientas mecánicas (como llaves inglesas o de tuercas). Igualmente, se puede imprimir utensilios de la cocina (que no se expongan al calor) y objetos decorativos como jarrones, esculturas, entre otros. Asimismo, su uso puede enfocarse en el sector de la salud, ya que puede imprimir prótesis para huesos.

Para Daza este invento “podría cambiar el sistema de producción actual”.