Moderna Alimentos participa en el plan de la Asociación de Molineros. Sin embargo, cuenta con un plan propio para fortalecer al sector productor de trigo, que inició en el 2010. Foto: Raúl Díaz para Líderes

Moderna Alimentos participa en el plan de la Asociación de Molineros. Sin embargo, cuenta con un plan propio para fortalecer al sector productor de trigo, que inició en el 2010. Foto: Raúl Díaz para Líderes

Cristina Marquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 0

Un plan para producir más trigo en el país

8 de agosto de 2016 12:18

Motivar a los agricultores de seis provincias a optar por la siembra de trigo con la entrega de insumos, capacitación y asesoría técnica, es una de las estrategias propuestas por la Asociación de Molineros del Ecuador (Asermol), para incrementar la producción de este cereal en Ecuador.

La Asociación está integrada por las 12 industrias nacionales que elaboran productos alimenticios a base de trigo. El proyecto es parte del programa de responsabilidad social de esa organización, con el fin de apoyar al fortalecimiento de ese sector productivo.

Las 4 024,33 toneladas que en promedio se producen en Ecuador significan el 0,44% del total de la demanda anual nacional. El sector molinero aspira adquirir toda la cosecha de este año.
Otro objetivo del proyecto es apoyar en el mejoramiento de la calidad de la semilla y las técnicas de manejo de los cultivos. Con ello esperan también mejorar la calidad de la materia prima que adquirirán en años posteriores.

“Es un plan a largo plazo. La primera fase del proyecto es un acercamiento con los agricultores para motivarlos a recuperar este cereal y reactivar la producción. Todo es parte de nuestro compromiso con el desarrollo económico del país”, dice Fátima Villacís, directora ejecutiva de Asermol.

Esta organización invirtió un total de USD 120 000 en un proyecto piloto que empezó a ejecutarse el año pasado, por medio de un convenio con la firma Trigocer. Esta empresa, calificada como semillerista de la variedad de trigo vivar, se dedica a repartir semilla certificada y a apoyar a los agricultores en el transcurso del cultivo, cuidado y cosecha.

El proyecto es parte de un convenio que Asermol firmó con el Ministerio de Agricultura. El sector molinero se comprometió en adquirir el 100% de la cosecha del país al precio indicado por esa cartera de Estado, de USD 22 por cada quintal.

Como contraparte, los molineros pidieron al Magap construir centros de acopio y dar acompañamiento para mejorar la calidad de la semilla y la producción.

“Una limitante en el proyecto es la falta de semilla certificada. Hay muy poca en el país, mientras que en el extranjero nos ofrecen trigo de excelente calidad y de la textura adecuada para pan, galletas, y otros productos que requieren una variedad específica de trigo para cumplir con los parámetros de calidad”, afirma Villacís.

Moderna Alimentos, una empresa dedicada a la fabricación de harina de trigo y productos derivados como aquellos de panadería, pastelería, pastas, fideos, mezclas instantáneas y una línea gourmet, es parte del plan de Asermol, pero también emprendió un proyecto propio.
De hecho, su plan para impulsar la producción de trigo en el país fue la primera iniciativa desde el sector privado, que buscó fortalecer a ese sector productivo. Ellos iniciaron el proyecto en el 2010, como parte de su programa de responsabilidad social.

Ese año compraron 38,3 toneladas trigo nacional por de USD 16 652. Cinco años después, en el 2015, compraron 3 000 toneladas por un monto de cerca de USD 1,4 millones. Para Mariela Gómez, responsable del proyecto, la cifra es el indicador del éxito que ha tenido el plan de impulso a la producción nacional de trigo, que se implementó en seis provincias.

“Cuando empezamos el proyecto nos encontramos con una realidad muy triste. Los agricultores habían abandonado los campos, el poco trigo que se producía se utilizaba en mayor parte para el consumo familiar y la gente se había olvidado de cómo sembrar el trigo”, dice Gómez.

La empresa empezó su plan con una investigación sobre las variedades de trigo más aptas para los campos ecuatorianos. Firmaron convenios con el Instituto de Investigaciones Agropecuarias y con el Magap.

Otros procesos que llevaron a cabo fueron la entrega de kits agrícolas como anticipo del pago por la producción, capacitación y acompañamiento técnico para los agricultores.