Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

El producto se vende desde los ojos del cliente

La visión del cliente mientras realiza compras, paga la cuenta en un restaurante, carga gasolina en su vehículo y compra entradas para el cine es lo que muestra el comercial para televisión de la tarjeta de crédito Discover, de Diners Club del Ecuador.

El recurso utilizado se llama, en lenguaje cinematográfico, cámara subjetiva. Permite que el espectador observe a través de los ojos del protagonista, en este caso, del anuncio comercial.

El ‘spot’ dura 33 segundos. En ese tiempo se resaltan algunas de las transacciones que el usuario de la tarjeta puede realizar. Jorge García, gerente de Marketing de Diners Club del Ecuador, explica que el grupo objetivo de la tarjeta son jóvenes entre 25 a 35 años, “profesionales que inician su actividad económica”.

Por esta razón, los creativos del anuncio decidieron utilizar la cámara subjetiva. García señala que este tipo de imágenes son “sumamente interesantes, porque la generación a la que se dirige el anuncio creció con juegos de video que utilizan, por lo general, este enfoque”.

Carlos Pachano, gerente de Delta Comunicaciones, agencia encargada de la publicidad de Diners Club, indica que con la cámara subjetiva el personaje, o el jugador, se involucra en las acciones que ocurren. “La historia se cuenta en primera persona, no te lo cuenta alguien, no es la historia de un tercero”.

El gerente de Delta Comunicaciones sostiene que este comercial es distinto a otros que promocionan tarjetas de crédito, debido a que no tiene “escenas cliché como las niñas guapas comprando carteras, o los chicos guapos de viaje”.

Delta Comunicaciones maneja la publicidad de Diners Club desde hace 45 años. Por esta razón, el costo de este comercial consta en un presupuesto que lo establecen para cada año. Sin embargo, Jibaja señala que una producción de similares características puede llegar a costar entre USD 60 000 y 80 000.

El ‘spot’ fue filmado en un solo día por Vértigo Films en locaciones de centros comerciales del norte de Quito. La dirección estuvo a cargo de Andrés Gonzáles; en la dirección de arte colaboró el argentino Nacho Lagos. Un equipo de 40 personas entre actores, camarógrafos, editores y asistentes, participó en la producción. Otro detalle: el anuncio se filmó en formato HD con una cámara Canon 5D, con óptica de cine.

El anuncio está pautado en cuatro canales de la televisión nacional y en cinco de televisión pagada, con preferencia en horarios de la tarde y noche.