Esta empresa quiteña utiliza la manteca de Karité para elaborar cremas orgánicas para el cuidado de la piel. Foto:  Julio Estrella / LÍDERES

Esta empresa quiteña utiliza la manteca de Karité para elaborar cremas orgánicas para el cuidado de la piel. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 17
No 1

Productos de belleza y salud con responsabilidad social

21 de agosto de 2017 15:53

Un descuido hizo a René Freire encontrarse con las propiedades benéficas de la manteca de Karité en un viaje a África; sin embargo, esta mujer emprendedora no sabía que esto le llevaría a arrancar con su propio negocio.

Freire comenta que durante toda su vida había sufrido de alergias y otras afecciones a la piel, por lo que había tenido que gastar grandes sumas de dinero en cremas destinadas a estos cuidados. Así, al olvidarse sus productos en un viaje a África , le recomendaron usar la manteca de Karité, un producto orgánico con propiedades curativas.

La emprendedora había trabajado en España durante 20 años y al regresar al Ecuador, se dio cuenta que no quería laborar para una empresa privada y que la única solución para salir adelante era fundar su propia empresa.

René Freire decidió vender su casa en España para conseguir la inversión inicial de USD 28 000 para empezar con su emprendimiento Fremeé. Una empresa dedicada a la elaboración de cremas y cosméticos orgánicos a base de la manteca de Karité.

Sin embargo, para que la empresa logre tener un mayor empuje, Freire decidió unir a su amiga de toda la vida y ex policía, Ximena Hernádez. Juntas, hace dos años, montaron un laboratorio para empezar a trabajar en las fórmulas y el proceso de investigación.

Después de un año de pruebas e investigación, las dos socias lograron sacar los primeros productos de Fremeé. Sin embargo, las emprendedoras se encontraron con algunos obstáculos, como la falta de aceptación del uso de productos 100% orgánicos.

Por este motivo, y sin renunciar al proyecto, Fremeé decidió aplicar esencias naturales para realizar cosméticos con menos porcentaje de Karité, pero con iguales propiedades benéficas de hidratación y regeneración para la piel.

Según la fundadora del proyecto, René Freire, uno de los pilares más importantes que tiene este emprendimiento es el trabajar con responsabilidad social. Gracias a la ONG española con la que Freire ha laborado desde hace más de 20 años, ella logró hacer contactos para trabajar con asociaciones de mujeres en África, de quienes Fremeé exporta el Karité, materia prima de sus productos.

Hoy en día, Fremeé produce una gran variedad de productos orgánicos con costos que oscilan entre 10 Y 30 dólares. En el catálogo de la empresa se encuentra una línea de productos para mujer, con aromas como mango y pera, y una línea para hombre con aromas como whiskey.

Además, hace algunos meses, la empresa ha logrado comercializar sus productos en la cadena de supermercados Megamaxi. Las socias esperan a futuro, poder realizar convenios con asociaciones de mujeres ecuatorianas para poder utilizar materia prima nacional que beneficie a otras mujeres emprendedoras del pais.