Patrico Córdova desarrolló la plataforma Ayni, premiada por Microsoft. Foto: Cortesía
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 1

Un proyecto digital se catapultó en Rusia

Patricio Córdova es un quiteño de 24 años que ante la impotencia de no poder ayudar a los más necesitados se le ocurrió la idea de montar una red donde todos aquellos que comparten su sueño puedan conectarse y apoyarse.

Mientras cursaba sus estudios de Ingeniería en Sistemas, en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), tuvo que realizar 200 horas obligatorias de acción social. Se desplazó a La Unión (Babahoyo), a impartir cursos de computación en una escuela. Pero, pese a la ayuda, sentía que no estaba haciendo lo suficiente. Así que trató, junto a otros compañeros, de buscar apoyo entre empresas u otros organismos. No lo logró, por lo que esa situación le frustró.

Así que cuando recibió la llamada de la decana de su Facultad invitándole a participar en el concurso Microsoft Imagine Cup, el año pasado, vio una posibilidad para retomar su deseo de ayudar.

La firma organiza cada año este certamen en todo el mundo buscando ideas de jóvenes que se encaminen hacia cambiar y hacer un mundo mejor.

En el país, el proyecto Ayni fue elegido dentro de los 21 finalistas. Luego clasificó entre los cinco mejores y, finalmente ganó. En la velada final celebrada en San Petersburgo, Rusia, fue elegido como el mejor en la categoría Facebook, ya que utiliza esta plataforma para viralizar los proyectos de ayuda social.

Ayni es una red social que permite a sus miembros ubicar entidades, programas, e iniciativas ligadas al voluntariado y la solidaridad, a fin de que a través de esta se pueda canalizar la ayuda de manera más eficiente. Además, busca promover el desarrollo social al invitar a todos a ser parte de la asistencia a los necesitados: organizaciones de ayuda, ONG, empresas y cualquier persona que desee.

La final de Imagine Cup celebrada en Rusia tuvo 81 equipos de 72 países y solo a dos países latinoamericanos entre los ganadores: Ecuador y Brasil.

Tras este éxito, Córdova renunció a su trabajo y hace un mes lanzó al aire su plataforma. En estos momentos ya tiene registrado más de 10 000 likes, 2 200 voluntarios inscritos y 300 organizaciones de todo el mundo. Adicionalmente, cuenta con el apoyo de la Fundación Crisfé del Banco del Pichincha.

El financiamiento de la red se da a través del 'fee' que se cobra a las organizaciones más grandes. Mientras que las personas que tengan sus sueños de ayuda no pagan nada por su promoción.

USD 25 000 para la promoción de su proyecto, a través de Facebook, recibió esta idea ecuatoriana.