placeholder
Juan Montalvo, corporativo de Epson Ecuador, muestra las potencialidades del proyector inteligente. Foto: Julio Estrella /LÍDERES

Juan Montalvo, corporativo de Epson Ecuador, muestra las potencialidades del proyector inteligente. Foto: Julio Estrella /LÍDERES

Un proyector para la interacción

5 de septiembre de 2017 16:17


Uno de los equipos a los que Epson Ecuador apuesta en la actualidad es su denominado proyector inteligente. Lo hace como parte de una estrategia de crecimiento y consolidación en el mercado ecuatoriano.

Juan Montalvo, especialista corporativo de Epson, recuerda que la marca es mucho más que impresoras. Y una de sus fortalezas constituye los videoproyectores. “Tenemos una cuota de mercado del 60% en el mundo y en Ecuador supera el 85%. Eso significa que de diez proyectores que se venden en el mercado nacional ocho son de nuestra marca”.

El ejecutivo señala que estos equipos no son pantallas táctiles. En realidad son proyectores inteligentes. Lo que se necesita es una superficie rígida que sirva de pantalla. “Puede ser una pared simple y el proyector se encarga de hacer toda la ‘magia’; es decir, proyectar la parte interactiva que tiene. Eso ya nos da una ventaja competitiva a otra tecnología similar como son las pizarras interactivas”.

Las pantallas son equipos grandes que se deben montar sobre una pared, adicionalmente se debe contar con un proyector. En cambio, a los proyectores inteligentes simplemente se los coloca y se tiene la imagen interactiva.

Montalvo señala que es difícil imaginar cómo escribir y mover cosas en la imagen si esta se encuentra proyectada en una pared. Además que no se necesita que la superficie tenga algún tratamiento especial o accesorio.

Señala que, a grandes rasgos, hay dos aristas bien marcadas para estos equipos: la educativa y la corporativa. En la primera están las instituciones que trabajan a todo nivel. Se pueden dar soluciones interactivas que ayudan a dar clases o enseñar a niños o cualquier tipo de alumnos.

“Uno se puede imaginar que en la proyección hay un árbol de manzanas y la profesora le dice al niño que coja tres y que las ponga en una canasta y él lo pueda hacer con su mano o dedo, aprendiendo a contar con una solución interactiva”.

En el ambiente universitario, por ejemplo, varios alumnos podrían conectarse al proyector a la vez y el profesor o moderador puede hacer que cuatro de estas personas presenten, al mismo tiempo en pantalla dividida, sus trabajos, mientras otros observan.

De igual forma, en el ambiente corporativo, ejecutivos y empleados pueden interactuar. Como ejemplo, Montalvo se refiere a una persona que espera un vuelo en el aeropuerto y que puede acceder remotamente a una reunión. Con el proyector inteligente puede aportar con imágenes, textos, corregir... interactuar. Obviamente se toman en cuenta parámetros de seguridad y conectividad.

Estos equipos generan ahorro de costos a las empresas ya que permiten una telepresencia interactiva de sus integrantes.