Los catedráticos Vladimir Robles (segundo izq). y Paulina Inga (segunda der.) junto con los estudiantes del departamento. Fotos: Xavier Caivinagua / LÍDERES

Los catedráticos Vladimir Robles (segundo izq). y Paulina Inga (segunda der.) junto con los estudiantes del departamento. Fotos: Xavier Caivinagua / LÍDERES


Giovanni Astudillo (I) 
redacción@revistaliders.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Con sus proyectos tecnológicos aportan a la educación especial

19 de July de 2015 15:01

Universidad Politécnica Salesiana (UPS), en el Centro de Investigación de Inteligencia Artificial y Tecnologías de Asistencia en Cuenca se desarrollan proyectos para realizar terapias y dar soporte a niños en riesgo o con discapacidad.

La Universidad Politécnica Salesiana (UPS) apoya, a través del desarrollo de proyectos tecnológicos, para la educación de niños que tienen discapacidad o que están en condiciones de riesgo. Para cumplir este objetivo funciona el Área de Investigación de Inteligencia Artificial y Tecnologías de Asistencia desde el 2010.

Según el coordinador de ese departamento, Vladimir Robles, el propósito es generar técnicas de inteligencia artificial que ofrecen soporte a la educación especial en Azuay. Allí, se incluye el aprendizaje a través de una máquina, visión por computadora, dispositivos electrónicos, asistentes robóticos, entre otras herramientas.

Son proyectos tecnológicos de los estudiantes de las carreras de electrónica y sistemas, principalmente, que reemplazan a la tesis de grado. También, se involucran alumnos de mecánica y eléctrica. Dependiendo del caso se forman grupos interdisciplinarios dentro de esta universidad e, incluso, con otros centros académicos.

Han recibido, por ejemplo, el soporte de alumnos de psicología y fonoaudiología de las universidades de Cuenca y del Azuay, para acoplar sus conocimientos tecnológicos con las necesidades de los niños con capacidades especiales y de acuerdo con las técnicas que aconsejan los expertos.

Cada año, dice Robles, tienen cinco proyectos macro y dentro de ellos se vinculan varias tesis que por lo general oscilan entre 10 y 12. Existen trabajos que duran desde un año y medio hasta casi dos años, sin embargo ahora quieren reducir esa duración.

Como parte del avance de estos trabajos y las carreras hay materias como arquitectura del computador e inteligencia artificial en las que vinculan la teoría con los proyectos.
Además, se organizan concursos para el desarrollo de herramientas de ayuda social y eventos para la difusión de los trabajos para que el resto de estudiantes conozca los trabajos que se ejecutan en el Área de Investigación de Inteligencia Artificial y Tecnologías de Asistencia de la Universidad Politécnica Salesiana.

En la actualidad, se desarrollan proyectos como un robot asistente para dar soporte a los tratamientos de terapia de lenguaje y habilidad comprensiva y verbal de los niños. Se hace en conjunto con las universidades Católica de Cuenca y Técnica Particular de Loja. También se elabora un software para tener un cuenta-cuentos interactivos. La intención es mejorar la memoria visual y comprensión de los menores de edad con la vinculación de la historia que se narra con los dibujos, material multimedia, imágenes y otros elementos que se presentan.

Otra iniciativa consiste en un observatorio de accesibilidad web para determinar las limitantes que tienen las personas con alguna discapacidad, para ingresar a los sitios web.
La intención, señala Robles, es que se hagan los correctivos en estos espacios que no son pensados para este público.

Una herramienta que también se ejecuta en este departamento servirá para incluir a los alumnos en el ámbito educativo. El propósito es hacerles un seguimiento durante su permanencia en el centro de estudios y determinar qué actividades deberían realizar.

Además, se desarrolla la segunda fase de los micromundos lúdicos interactivos, para que el psicólogo evalúe a los menores de edad a través de una aplicación que funcionará en tablets.
Los estudiantes Marco Capón y Édison Guiñansaca desarrollan desde hace un año y medio el mejoramiento de una aplicación para incentivar el lenguaje de los niños con discapacidad.

Según Capón, esta ‘App’ brindará los servicios de evaluación del lenguaje, mediante un test y tratamiento con videos o animaciones y ejercicios como soplar e inflar. Fue desarrollada para Android y funcionará en tablets.

Según Robles, una vez que los proyectos están listos se entregan a los centros de educación especial. Eso ocurrió con el Instituto de Parálisis Cerebral del Azuay, la Unidad Educativa Especial del Azuay, el Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Cuenca, entre otras instituciones.

Los proyectos de este departamento también se expusieron en congresos internacionales en Argentina, Brasil, México. En lo que resta del 2015 mostrarán en Estados Unidos, España y Brasil.