Mónica Orozco. Redacción LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 18
No 2

Qualipharm, un milagro que despunta en la industria de los cosméticos

Hace cinco años, Rodrigo Bastidas tuvo que escoger entre un empleo como ejecutivo de alto nivel en el exterior o arriesgar su patrimonio para crear su propia empresa. Escogió lo segundo porque, dice, siempre ha querido ser "dueño de su propio destino".

El laboratorio farmacéutico Qualipharm existe gracias a tres hechos que, según su fundador, no pasaron por azar.

Uno. En el 2003 Bastidas montó un laboratorio farmacéutico en su casa ubicada en Carcelén, norte de Quito. Probetas, complejos equipos de destilación y de control ocupaban gran parte de su vivienda. La firma tuvo que cerrar porque, según reconoce, por ese entonces era más técnico que comerciante. Aún así, esos primeros pasos le permitieron conocer los secretos detrás del manejo de una empresa.

Dos. En el 2005 el ex gerente de una multinacional farmacéutica invitó a Bastidas para que le ayude a comprar equipos y montar una planta. Él vio una oportunidad y aceptó a condición de recibir, en lugar de salario, el 7% de acciones en esa firma. El sueño de tener su propia industria parecía cumplirse, pero la sociedad no duró. En el 2008 decidió separarse porque sus socios, sin informarle, habían decidido vender la firma.

Tres. En medio de la preocupación por su futuro profesional, Bastidas recibió la llamada del gerente de una farmacéutica italiana para trabajar como representante de la firma, en Europa.

Este carchense optó por aceptar maquinaria por sus acciones, arriesgar patrimonio y emprender su propio negocio. "Alguien puede decir que fui visionario. En realidad, fue un acto desesperado, llegué a pensar en vender todos los equipos, pero eso habría sido desconectarme de lo que había hecho durante 23 años. Al final me arriesgué", recuerda.

El sueño se construyó poco a poco. Bastidas armó la infraestructura de Qualipharm con compras en e-Bay y Amazon. "Tenemos equipamiento de primera generación que hemos comprado a compañías que rematan en el exterior".

A esto se sumó la confianza de inversionistas que, en el momento justo, golpearon a su puerta y en octubre del 2008 Qualipharm empezó sus operaciones.

El laboratorio empezó con cuatro empleados, cuyos salarios, en un inicio, costeó Bastidas de su bolsillo. Por todo esto, cuando se le consulta a Bastidas qué es para él su emprendimiento, no duda ni un segundo en responder: "un milagro".

Los genes del emprendimiento los heredó de su padre Germán Bastidas, un autodidacta que desarrolló la "papa súper chola", más de 17 variedades mejoradas de trigo y otras 90 de tubérculos.

Aún recuerda a su padre repartiendo gratuitamente paquetes de 20 y 30 papas a pequeños productores del Carchi con el único compromiso de entregar una cantidad similar a otro agricultor, una vez que hubieran cosechado el tubérculo. Rodrigo se inspiró en ese ejemplo y levantó lo que hoy es Qualipharm.

Esta industria es uno de los principales proveedores de la industria de cosméticos en el país. En sus laboratorios se producen fragancias y desodorantes en roll-on. El 90% de su producción se destina a este segmento. El resto del portafolio está compuesto por medicamentos y productos naturales de uso medicinal.

En el 2009 Avon era ya uno de sus principales clientes. Pero el crecimiento de las importaciones hizo que perdieran mercado como proveedores. Aún así no dejaron de facturar para otros clientes.

La política de sustitución de importación del Gobierno abrió nuevas oportunidades para la firma este año.

El miércoles pasado arrancó la maquila de fragancias y desodorantes en roll-on para Belcorp, que apoyó con USD 1 millón a este proveedor para capacitar personal, desarrollar tecnología, etc. Ana Saravia, directora de Belcorp, dice que Qualipharm fue escogido como proveedor debido a la calidad de sus procesos.

La directora ejecutiva de Procosméticos, María Fernanda León, destaca que la firma desde sus inicios se ha preocupado en mantener buenas prácticas de manufactura auditadas internacionalmente.

Entre los clientes de Qualipharm están Merck, Carlon, Biotoscana, Grupo Difare, Mepha, entre otros.

Este año Qualipharm espera facturar unos USD 4,5 millones.