Xavier Montero /Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

El Rancho: su servicio crece corte tras corte

La producción y comercialización de cárnicos en la familia Lema León tiene un historial de más de 70 años. Al indagar sobre las raíces de Comisariato de Carnes El Rancho, los testimonios de sus directivos incluyen historias de familiares oriundos de Riobamba (Chimborazo) Una de ellas es la de Delia Yucta, quien cada mes transportaba 200 borregos faenados en tren para venderlos en Guayaquil, a mediados de la década de 1960. La segunda generación del emprendimiento la encabezaron los esposos Gonzalo Lema y Beatriz León.

Comisariato de Carnes El Rancho surgió en una tercena ubicada en el céntrico mercado José Mascote, ubicado en la calle Pedro Pablo Gómez y hoy, con más de 30 años de presencia en el mercado porteño culmina el 2012 con una facturación mensual promedio de USD 420 000 y un procesamiento de cárnicos de 80 000 kilogramos.

Jeanneth Lema, principal de la firma, recuerda los viajes que su padre realizaba en la década de 1980 a Colombia, para especializarse en la venta de cárnicos por cortes. En aquellos años, el mercado local mantenía -según Lema- un desconocimiento sobre la carnicería en general. A tal punto que los términos comunes en las tercenas eran: suave, hueso, menudencia… En la matriz de Comisariato de Carnes El Rancho, los más de 600 clientes diarios que atienden pueden escoger entre 30 o más variedades de cortes de res, cerdo, pollo y pavo, productos de rápida cocción y una decena de tipos de embutidos que elaboran en su planta ubicada en Durán, al este de Guayaquil, y que opera bajo la tutela de Silvia Lema, la menor de la familia.

En el 2008, la inversión para aquella planta bordeó los USD 300 000. El dinero sivió para comprar maquinaria alemana. El edificio principal fue inaugurado en el 2003 y dos años más tarde, en el 2005, inauguraron la sucursal en Milagro. La sucursal de Durán abrió sus puertas en el 2011 y atiende diariamente a un promedio de 400 clientes.

Otras tiendas que manejan un menor volumen de ventas están ubicadas en el noroeste y el suroeste de Guayaquil. Comisariato de Carnes El Rancho también mantiene operativos sus puntos de venta tradicionales en el centro de Durán, Milagro y Riobamba.

Marco Lema, el tercer hermano de la familia, explica que la expansión y el crecimiento de la firma están ligados al trabajo en la cadena de valor de su negocio: son siete los familiares directos en abastecimientos, transporte, procesos y puntos de venta.

Además, añade Jeanneth Lema, se trabaja en la optimización de los insumos para las ciudades en las que tienen presencia. Las exigencias de los clientes de la matriz son diferentes a las de Durán o Milagro. En la primera se comercializa más pechuga y filete de pollo. En las sucursales se venden más piernas y pospiernas del mismo animal. La diferenciación también responde al gusto de cada población.

La atención al público en la matriz inicia a las 06:00 para atender a los clientes mayoristas y dueños de restaurantes del sector comercial y financiero de Guayaquil. En Durán, la atención empieza a las 07:00 y en Milagro, a las 08:30. Los pedidos de clientes corporativos de Comisariato de Carnes El Rancho se atienden con carros frigoríficos.

La cartera de clientes incluye cadenas de restaurantes como Comidas de Víctor -para quienes proveen unas 800 chuletas de cerdo diarias-, supermercados Tía, La Lomita, servicios de catering para instituciones públicas y privadas, entre otros.

Ernesto Sáenz, administrador para Guayaquil de Tony Roma’s, elogia la atención que recibe de Comisariato de Carnes El Rancho desde hace siete años. Los cortes de pollo de los que se provee se preparan para los cuatro platos insignia de la franquicia internacional.

La proyección de la empresa es mantener sus inversiones en mercados como Durán y Milagro.

Inversión, clientes, empleados...

  • La maquinaria.  La planta de embutidos en Durán inició operaciones en el 2008 con una inversión de USD 300 000.
  • Los clientes.  El flujo, sin incluir puntos de venta de menor rango, bordea los 1 100 personas diarias.
  • Los colaboradores.  El Rancho cuenta con más de 80 trabajadores en su mayoría dedicados a la asesoría de ventas y el procesamiento - faenamiento de cárnicos