placeholder

La recepción, la limpieza y la cocina son cargos claves

El Hotel Carvallo, ubicado en el Centro Histórico de Cuenca, tiene 22 empleados. 17 son mujeres. Son mayoría, según su gerente Xavier Carvallo, por su capacidad. Las áreas en las que trabajan son: administración, recepción, limpieza y cocina.

Una de las empleadas es Martha Loja. Está en el área de limpieza y sus tareas son: tender camas y reponer toallas y botellas de agua en las habitaciones. Otra mujer que se desempeña en este sector es Sonia Hidalgo, quien es recepcionista del Hotel El Dorado, en el centro de la capital azuaya. Ambas disfrutan de su trabajo por la misma razón: conocer personas de diferentes países y culturas.

La Asociación Hotelera del Azuay, que agrupa a 70 hoteles del cantón Cuenca, tiene un 60% de colaboradoras, indica su presidente Daniel Hernández. El 40% restante corresponde a hombres.

En el sector hotelero, las mujeres son clave, por su responsabilidad y amabilidad, según Hernández “Esas cualidades son herramientas para atender mejor a los huéspedes”. La presidenta de la Cámara de Turismo del Azuay, Mónica Flores coincide con Hernández en las características de las mujeres y agrega que “las mujeres son más dinámicas y multifacéticas que los hombres, lo que les permite desenvolverse mejor en el sector de los servicios”.

En cuanto a los cargos que desempeñan, los dirigentes señalan que la recepción, el área de limpieza y el área de la cocina son los que más ocupa el género femenino. No obstante, las mujeres gerentas y propietarias de hoteles aumentan, aunque la Asociación Hotelera del Azuay no ha cuantificado esta participación.

De igual forma, las agencias de viajes son atendidas, en su mayoría, por mujeres porque tienen la paciencia para relacionarse con el turista, añade Flores.

En lo que no coinciden Hernández y Flores es en el salario. El primero indica que el ingreso promedio de la mujer bordea los USD 500 al mes; Flores dice que la mayoría gana el salario básico unificado (USD 292).

Para Felipe Rivadeneira, gerente de Operaciones de Samari Spa Resort (Tungurahua), las mujeres cobran importancia en el sector turístico. De hecho, como impulsadoras de planes de viajes “venden hasta 10 veces más que un hombre”.