placeholder
Xavier Echeverría es el chef que elabora recetas artesanales para el pan. Su emprendimiento, denominado La Fábrica, está ubicado en el norte de Quito. Ofrece 11 variedades de pan al día. Fotos: Paúl Rivas/LÍDERES

Xavier Echeverría es el chef que elabora recetas artesanales para el pan. Su emprendimiento, denominado La Fábrica, está ubicado en el norte de Quito. Ofrece 11 variedades de pan al día. Fotos: Paúl Rivas/LÍDERES

Las recetas de su pan artesanal se saborean en Quito

13 de febrero de 2017 11:35

Once variedades de pan artesanal: con avena y miel, con chía, entre otros, es la propuesta de La Fábrica, panadería y pastelería boutique de autor.

Su nombre, según Xavier Echeverría -propietario del establecimiento- se debe a que todas las recetas son de su autoría. “Ese -dice- es el valor agregado que ofrecemos a nuestros clientes”.
Este chef de 34 años indica que en sus años de formación en esta profesión en la extinta Universidad Santo Tomás, no le llamaban la atención las materias relacionadas con panadería y repostería.

No obstante, su clic con esta actividad llegó en el 2015, durante un viaje familiar a Orlando (EE.UU.)

En esta ciudad conoció el concepto de panadería boutique. Esto se refiere a la creación de variedades de panes con recetas o ingredientes como tomate deshidratado, pasas, al pesto, entre otros, los cuales le dan al tradicional pan un toque gourmet.

Echeverría regresó de su viaje para reiniciar sus labores en una empresa gourmet ubicada en Manta, pero su determinación de tener negocio propio lo llevó a renunciar a mediados del 2015.
Y en dos meses, una vez que este emprendedor se radicó en Quito, empezó a delinear su plan de negocios para su emprendimiento.

En octubre de ese año se inauguró La Fábrica, en Cumbayá. Sin embargo, a los tres meses se trasladó a otro local que se encuentra en el norte de Quito.

Xavier Echeverría
detalla que en un inicio solo tenía una persona que lo ayudaba en la elaboración de los panes artesanales, pero actualmente las plazas de trabajo aumentaron.

El emprendedor explica que minuciosamente trabaja en cada receta para sacar cada semana distintas variedades de pan. Para eso utiliza sus máquinas de hornear y diferentes mezcladoras.

El emprendedor cuenta que en los primeros meses de operación de La Fábrica decidió extender su línea de producción a otros productos, como masas dulces, galletas, bollos o bizcochos.

En un inicio, utilizaba un 30% del quintal de harina para elaborar el pan, pero esto se incrementó con la demanda del producto.

Ahora el emprendimiento trabaja con más de cinco proveedores. Algunos ingredientes, como las frutas para elaborar el relleno, los compra en los principales mercados de Quito.
Una de las proveedoras es Sofía Villacís, dueña de Vilo’s. Su negocio elabora queso lojano amasado y tortillas de yuca sin gluten.

Desde mayo pasado, este negocio entregaba cinco libras de queso amasado cada 15 días a La Fábrica. Y en este año tratarán de ubicar en ese negocio otros productos como las conservas.

Desde el año pasado, La Fábrica fortaleció su menú de desayunos, y también se convirtió en vitrina para exponer a otros emprendedores quiteños. Por ejemplo, las marcas de cerveza artesanal Speck y Sra tienen mayor exposición desde que se ofertan en La Fábrica, detalla Juan Jácome, propietario de la cervecería Speck.

Desde febrero pasado, ambos emprendimientos se contactaron vía Facebook para entablar relaciones comerciales.

La Fábrica en este año tiene la consigna de elaborar más variedades de pan y masas dulces.
La parte de publicidad y comunicación es esencial, por lo que fortalecerán sus distintos canales como redes sociales para viralizar su producto, cuenta Echeverría.

Este negocio también tiene como objetivo apoyar a otros emprendedores en sus perchas.