placeholder
Bogotá Agencias EFE y AFP
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Los reclamos por la apertura comercial nacen en el agro

Colombia tiene una "deuda histórica" con el campesinado por el incumplimiento de acuerdos por parte del Gobierno, la falta de representación política y la alta tasa de víctimas del campo en el conflicto armado, según un estudio local.

"Es claro que el Estado colombiano ha fracasado en asegurar un satisfactorio reconocimiento político del campesinado y no ha logrado trascender el poder de influencia de agentes políticos que expresan resistencias a los cambios estructurales propios de las clases terratenientes regionales", señala el estudio elaborado por el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep).

La presentación del informe, titulado 'Luchas sociales, derechos humanos y representación política del campesinado 1988-2012', coincidió con una huelga agropecuaria que reivindica un cambio estructural en el modelo de desarrollo rural y medidas de protección frente a los Tratados de Libre Comercio y los altos precios de los insumos para el campo.

"Las demandas que reclaman los campesinos en el paro son demandas que se habían expuesto y hacen parte de la protesta social que han protagonizado en los últimos 25 años", explicó Sergio Coronado, coordinador del equipo de tierras del Cinep, quien alertó que hasta que no exista un reconocimiento real del campesinado, las protestas seguirán en Colombia. Según Coronado, "las políticas agrarias y de desarrollo rural no han tenido en cuenta al campesinado, no porque no tenga propuestas, sino porque el sistema político no ha permitido que estén representados".

El estudio muestra que la lucha campesina ha sido constante en Colombia. Un 15,5% de todas las protestas registradas desde 1988 al 2012 ha sido de campesinos, principalmente por la falta de tierras, las violaciones de los derechos humanos, los daños ocasionados por actores del conflicto armado o para pedir acceso a infraestructura y servicios.

Eberto Díaz, uno de los organizadores de la protesta, señaló que la crisis agraria se remonta a 1990, cuando el Gobierno liberalizó el comercio, y se agravará cuando empiecen a ser aplicados de lleno los TLC con EE.UU. y la UE. Puso como ejemplo que mientras una carga de papa de 50 kg cuesta USD 39, el agricultor recibe 13, y un productor de leche percibe 27 centavos de dólar por litro, cuando en el 2010 obtenía 62 centavos.

  • 2012 es el año que entró en vigencia el TLC con EE.UU.