Foto: Galo Pagay /LÍDERES Alejandro Zambrano, director de Socialcar, en sus oficinas en Quito.
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 1

Una red en línea para compartir vehículos

La congestión vehicular de Quito y los viajes diarios entre su casa en Cumbayá y su trabajo en el centro de Quito motivaron a Alejandro Zambrano. Él pensó que si las personas comparten sus vehículos podrían no solo aliviar la congestión sino también ayudar al medioambiente.

En diciembre del año pasado, Zambrano se propuso crear una plataforma virtual que permitiera a los conductores de Quito compartir virtualmente las rutas de traslado en sus vehículos, de una manera segura. Así se aprovechan los asientos disponibles en vehículos particulares. "De cada 10 carros que se trasladan de Cumbayá a Quito, solo dos autos llevan más de dos personas", asegura Zambrano. Ese dato consta, además, en las estadísticas de la Secretaría de Movilidad del Municipio de Quito.

Con este contexto nació Socialcar, un aplicación virtual en donde los cibernautas ponen a disposición de otros usuarios sus rutas de traslado con el fin de compartir su vehículo.

Por seguridad, cuando un usuario desea participar de esta red virtual debe inscribirse a través de la página web www.socialcar.ec. Allí ingresa sus datos personales, dirección, teléfono, lugar de trabajo, tipo de vehículo... con la garantía de que esta información no podrá verla cualquier otra persona que no participe en esta comunidad.

"Antes de permitir a un usuario ser parte de la plataforma, verificamos cada uno de sus datos".

En junio pasado, luego de una inversión cercana a los USD 20 000, culminó el desarrollo de la plataforma virtual Socialcar. Zambrano asegura que cerca de 200 personas se han inscrito sin ningún costo; para incentivar el uso de la aplicación ha desarrollado un sistema de puntos que el usuario acumula mientras más veces comparte su vehículo.

Estos puntos pueden ser canjeados en sitios como la Hostería Papagayo, Pedal Extremo, Marketing Online... y otras empresas con las que Socialcar ha logrado acuerdos de canje de productos o servicios por publicidad.

Tener un auto no es requisito para utilizar esta aplicación pues también existe una opción para compartir el taxi. Funciona igual: el usuario muestra su ruta y hora de salida, y quienes deseen le escriben se suman al recorrido.

Pablo Calero es usuario de Socialcar y considera que la red social le ha permitido conocer a un grupo de personas con las que comparte su vehículo casi a diario. "Son personas que tienen la misma ruta que yo. A veces tengo pico y placa y recurro a una de ellas".

Ramiro Navas también utiliza este servicio cuando tiene un asiento disponible. "Una vez que se conoce el sistema se pueden ver las ventajas".