Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La red social no puede faltar en el mercadeo

En el país hay unas seis millones de cuentas de Facebook registradas, según la firma española de contenidos digitales MktFan. Ecuador es el cuarto país de la región que más crece en número de usuarios respecto al año anterior.

En lo relacionado con las cuentas de Twitter registradas en el país, no hay cifras exactas, ya que la red social no las comparte. Sin embargo, según Zenithoptimedia, hay unas 700 000.

En este mercado digital, y real al mismo tiempo, las marcas sacan el máximo provecho. Promociones, lanzamientos de nuevos productos, interacción directa con el cliente son parte de las estrategias de mercadeo que ganan espacio.

Así, los ejemplos de esta nueva relación entre marca y cliente se multiplica. Una de ellas es Maní Cris. El año pasado realizó un concurso para atraer seguidores; a los primeros 2 000, obsequió una lata personalizada de productos y les entregó el premio en su domicilio.

Christian Macías, gerente de ventas y marketing de Productos Cris, indica que fue un trabajo arduo, "pero necesario". El objetivo fue reposicionar el nombre de la marca en el público joven (entre 18 y 30 años). Por eso se lo hizo a través de Twitter. "Esa es la ventaja de las redes sociales, nos permiten segmentar al público y llegar de manera directa al target. Además, ofrecen una retroalimentación inmediata".

Para Macías, la inversión fue clave ya que ayudó a fidelizar a un segmento específico. El contacto constante con el consumidor es esencial. Por esto, Maní Cris realiza este tipo de promociones todo el año: regala una lata de maní a los tuits más creativos, bajo distintas temáticas.

La cafetería y pastelería guayaquileña Café Bombon's también se apoya en las redes sociales. Hace un mes realizó un concurso en Twitter, en el cual sus seguidores debían elegir entre dos tipos de tortas. Quienes votaron por la ganadora, recibieron en su casa, una porción.

El restaurante Akai Sushi Express realiza promociones directas en las que sus seguidores o fans, en Facebook y Twitter, pueden ganar órdenes de consumo. Incluso, el año pasado, entre ellos sortearon un pasaje a Miami (EE.UU.).

José Ferreti, presidente de esta cadena de restaurantes, afirma que estas ofertas atraen a los clientes, ya que les interesa cuando pueden obtener algo 'gratis'. El ejecutivo añade que promocionarse en las redes sociales tiene dos beneficios principales. Uno, se logra un efecto viral. El segundo, que tiene un gran impacto a bajo presupuesto, sobre todo frente a los medios tradicionales.

Pero no solo las firmas reconocidas utilizan las redes sociales para difundir sus productos. Para las microempresas, Facebook, Twitter e Instagram son fundamentales para darse a conocer e interactuar con sus potenciales clientes. Una de las que aplica esta estrategia es la microempresa guayaquileña Biscotti, que produce y vende galletas artesanales.

María José Noboa, propietaria del emprendimiento, comenta que cuando inició el negocio, únicamente manejaban un 'fanpage' en Facebook. En marzo, Biscotti ofreció sortear un frasco de galletas entre las personas que compartieran una fotografía en la red social, cuando la página de la marca llegue a los 1 000 'me gusta'. "Es una forma de ganar seguidores ya que los amigos de los compradores, conocen la marca".

Los concursos y las fotografías que se comparten, ayudan a incrementar las ventas, dice Noboa. "El día que no subo una foto, no recepto pedidos". Por ello, alista un nuevo concurso para sus seguidores, en los próximos dos meses.


LA CIFRA:
6 millones de usuarios, aproximadamente, tiene Facebook en el país.


La especialista
Vanessa Barrey / Gerenta general de Digimarketing

Para las empresas, la presencia en redes sociales es fundamental. Sin embargo, los empresarios y emprendedores deben tener claro que no se trata de 'estar por estar'. Cada cuenta, en cada red social, debe cumplir un objetivo de marketing.

Por esto, cada firma debe preguntarse: ¿cuál es el propósito al que sus cuentas buscan servir? Por ejemplo, algunas buscan generar tráfico a su página web, a través de Facebook. Otro fin puede ser crear valor de marca. Si no se tiene claro el objetivo, la marca va a tener problemas.

Muchas veces ocurre que las marcas no saben qué comunicar en redes sociales, porque no saben cuál es la razón de estar ahí. Una vez que el objetivo esté definido, la marca debe aplicar algunas estrategias. Las promociones son una de ellas. Pero es necesario tener claro que estas no sirven específicamente para ganar seguidores o fans. Son, en realidad, un método para premiar la fidelidad de los clientes, que ayuda indirectamente a aumentar el número de seguidores en las redes sociales; como añadidura. Porque se puede dar el caso de que muchos usuarios sigan a alguna empresa solo por el premio que ofrece y luego, al no resultar ganadores, dejan de seguirla.

Un caso de éxito de las promociones es el de Esteticare Spa. Esta firma realiza a menudo sorteos de órdenes. Por su aniversario, sorteó un día entero de spa a través de Facebook. Participaron quienes compartieron una imagen, agregando qué les gusta de la firma. Esto es bueno, ya que genera un efecto viral, en la que los puntos fuertes de la marca se comparten a otros.

Otra estrategia es generar contenido. Es decir, dar al cliente una información que le importe, relacionada con el producto o servicio que la marca ofrece. Eso es un valor agregado. Por ejemplo, si se trata de una empresa de estética, se pueden dar 'tips' de belleza a través de las redes sociales. Así, el cliente no siente que lo bombardean de publicidad, sino de datos útiles. Y valora que vengan de la marca.

También es necesario que la marca defina su personalidad en redes sociales, lo que determina su comportamiento; como si va a usar un lenguaje formal o semiformal. Cualquiera que sea la opción, debe ser constante porque caso contrario, se daña la imagen.

Además, la interacción es fundamental. En el caso de las firmas que ofrecen servicios, es indispensable que la marca conteste las inquietudes de los seguidores inmediatamente. Por ejemplo, si un fan pregunta en Facebook el horario de atención de un restaurante, debe ser contestado en el momento. Si se responde al día siguiente, y el consumidor quería realizar una visita en ese día, se pierde una venta, y en algunos casos, un cliente.