placeholder
Las habilidades gramaticales del 42% de los profesionales evaluados alcanzaron un nivel medio y solo un 18% obtuvo un nivel alto. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO

Las habilidades gramaticales del 42% de los evaluados alcanzaron un nivel medio y solo un 18% obtuvo un nivel alto. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO

Redacción y ortografía, el punto débil en procesos de selección de personal

31 de marzo de 2015 09:09
Logo GDA

Un estudio reciente de Evaluar.com revela que el desconocimiento de la lengua española, evidenciado en un bajo desempeño en redacción y ortografía, es la principal carencia que ponen de manifiesto los postulantes a un empleo cuando son evaluados para saber si encajan con el perfil que demandan las empresas.

A partir de la evaluación aplicada por 20 empresas en sus diversos procesos de selección de personal, Evaluar.com descubrió que el 40% de los entrevistados –todos graduados universitarios– carece de habilidades gramaticales, y registra un bajo nivel que se pone de manifiesto en su escasez de vocabulario, errores ortográficos y dificultad para formar oraciones.

En todos los niveles

Según la consultora experta en la evaluación del talento humano, las habilidades gramaticales del 42% de los profesionales evaluados alcanzaron un nivel medio y solo un 18% obtuvo un nivel alto a partir de una serie de ejercicios para completar el sentido de las oraciones y para identificar sinónimos y faltas de ortografía aplicadas a los postulantes.

Mientras que en el caso de los profesionales que contaban con título de máster, el 25% exhibió un buen conocimiento de las reglas gramaticales, 50% tuvo un nivel medio y 25% registró un preocupante bajo nivel.

En ambos casos, los profesionales evaluados aspiraban a una vacante para el cargo de analista y asistente y también para ocupar algún puesto de mando medio, jefatura y gerencia.

Considerando que cada vez son más las organizaciones que están interesadas en medir las aptitudes gramaticales de los aspirantes a un empleo, Evaluar.com ha creado la prueba Cervantes–Gramática que ayuda a determinar el nivel de comprensión del idioma y el reconocimiento de las reglas gramaticales, prueba que les permitió llegar a los resultados en mención.

Y es que para la consultora, actualmente a un profesional no solo se lo valora por su eficiencia, alto sentido de compromiso, lealtad y orientación al logro, también es importante considerar –entre otras habilidades– el correcto uso que tiene del idioma porque “a la larga se convertirá en la carta de presentación de la empresa”.