Un regalo se convirtió en producto de exportación
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Un regalo se convirtió en producto de exportación

Hace siete años, Gabriela, la mayor de sus nietas, le pidió como regalo de Navidad ropa para su muñeca. Entonces, Carmen Salazar desempolvó su máquina de coser, marca Singer, y confeccionó las prendas.

Lo que en su momento fue un acto de amor de una abuela, se convirtió un año después en un emprendimiento con calidad de exportación: Crispamoni, con la marca Bambolina.

La firma confecciona ropa y accesorios para muñecas, pero su principal innovación es su línea "niña y muñeca", donde ambas visten el mismo diseño.

Familiares y amigas fueron sus primeros clientes. Pronto, botones, cintas y telas comenzaron a inundar la sala de su casa. Hoy, cuenta con una plantilla de 15 personas (de ellas, 12 son mujeres) y está en plena construcción de un taller propio de unos 300 m2.

Carmen tiene tres hijas y nueve nietos, quienes son los fans número uno de su trabajo. Sus nietas le sugieren modelos y son las encargadas de aprobar el producto. "Si a ellas les gusta, sé que va a tener acogida", cuenta Carmen.

Gracias a ProEcuador y la Cámara Binacional Ecuador-México, que han facilitado la participación de Crispamoni en ferias y ruedas de negocios, la firma abrió mercado en EE.UU., Can‑adá y México. Las prendas para muñecas se entregan exclusivamente en el Juguetón, en el país. Y la línea "niña y muñeca" se exporta.

También, rescata el trabajo de artesanos de la comunidad de Pucará Alto (Imbabura), que confeccionan chompas, gorras, etc., para Crispamoni. Rafael Cabascango, de esta comunidad, explica que gracias a esta firma aumentó su producción. Los pedidos representan el 35% de la producción textil de la comunidad.

La firma también realiza donaciones de ropa para muñecas y niñas a fundaciones, al Club de Leones, entre otras.

La producción

El catálogo. Está compuesto por conjuntos, vestidos, faldas, pantalones, pijamas, entre otras prendas.

Producción. En el 2007, Crispamoni confeccionó unas 10 000 unidades. Actualmente, elabora unas 100 000 al año. De estas, alrededor del 40% comercializa en el exterior.

Insumos. La firma busca personas que elaboren zapatos y tejidos para muñecas, para complementar sus productos.