Ivanna Zauzich. Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Regalos, folletos... todo para ahorrar

Alcancías, calendarios con ‘tips’ para el ahorro, boletines para invertir las remesas o cómics con historias para incentivar la reserva de una parte del Bono de Desarrollo Humano (BDH), entre otros productos, son la propuesta de las cooperativas para impartir educación financiera a sus socios.

Estas entidades son distintas a los bancos y el objetivo es que sus socios sean conscientes del manejo del dinero y de sus ingresos, y evitar sobreendeudamientos. De esta forma, la cooperativa tendrá un ambiente sano y la entidad tendrá dinero para destinar a los créditos que otorga en su comunidad e impulsar el desarrollo económico, señala el analista financiero Ricardo Roldán.

La cooperativa Juventud Ecuatoriana Progresista (JEP) apuesta a la educación financiera desde los niños. Ellos pueden abrir su cuenta con sus padres y solo necesitan la partida de nacimiento o copia de la cédula y USD 10 como capital inicial. Según la directora de Negocios de la JEP, Karina Saldaña, mediante el personaje animado Jepito motivan a los niños para que ahorren.

Este personaje está en las alcancías, libretas, cómics, billeteras y otros objetos que regalan a los niños. “A través de este personaje se enseña la importancia de guardar el dinero”. Esa estrategia dio sus frutos, la JEP tiene 22 000 cuentas de ahorro Jepito en Azuay, Cañar, El Oro, Loja y Morona Santiago.

Además, la cooperativa realiza reuniones informativas e imprime folletos para educar a sus 400 000 socios sobre el manejo de sus ingresos, dice Saldaña.

Jardín Azuayo (JA) también apuesta por ese tipo de educación. En su matriz en Cuenca circula su boletín bimensual en el que se publican consejos para ahorrar las remesas.

Igualmente, esta entidad inició, en noviembre pasado, el programa Pensando en el mañana para que sus socios ahorren una parte del BDH, señala la coordinadora de Gestión de Servicios de JA, Nelly Molina.

Los beneficiarios de este bono reciben una alcancía en forma de cerdo y de colores traslúcidos con fichas de determinado valor. Si deciden ahorrar, por ejemplo, USD 3 al mes, ese monto irá a su cuenta y de forma simbólica ingresarán una ficha por ese valor cada mes en la alcancía y podrán visualizar cuánto tienen.

La campaña incluye a una fotonovela y una obra de teatro para enseñar la importancia del ahorro. No se analiza el impacto, pero JA espera llegar a 3 000 beneficiarios del bono en los cantones azuayos de Sígsig y Nabón y en Limón (Morona Santiago) y Suscal (Cañar).

La inversión en este material publicitario es clave para educar, explica el asesor financiero, Carlos Rodríguez. Según él, más de 100 cooperativas del país trabajan en estas campañas.