Redacción Guayaquil (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

El restaurante Segundo Muelle desembarcó en Guayaquil

En la planta baja del centro comercial San Marino, en el norte de Guayaquil, atiende desde noviembre el tercer local en el Ecuador de la franquicia peruana Segundo Muelle.

El restaurante especializado en platos del mar operaba desde hace cinco años en Ecuador, con dos franquiciados en la ciudad de Quito. La idea de abrir un tercer local en el país nació de un grupo de empresarios guayaquileños, que decidió unirse para adquirir la franquicia.

Así, la cadena de restaurantes completa unos 15 locales en Perú, Estados Unidos, Panamá, y Ecuador. La marca tiene 20 años en el mercado y el 26 de noviembre inauguró el primero en el Puerto Principal, con una clase magistral de cebiche a cargo de su propietario, el chef peruano Daniel Manrique.

Rómulo Jarrín, gerente operador de la marca en Guayaquil, explica que, tras conocer la buena acogida del restaurante en otras ciudades, inició conversaciones con el propietario de la marca, para abrir una franquicia en el Puerto Principal. "Los responsables de concretar la franquicia son un grupo emprendedores de diferentes sectores que no estaban involucrados con el tema gastronómico", confiesa Jarrín. La inversión para un local de ese tipo, explica, requiere de un monto que ronda los USD 1 500 el metro cuadrado. El restaurante abierto en Guayaquil abarca un área de 370 metros cuadrados.

Como toda franquicia, esta mantiene la imagen de la marca desde el diseño de los platos, pasando por el mobiliario, hasta la vestimenta de los empleados. Segundo Muelle en Guayaquil abrió con 42 empleados, incluido el chef principal, el peruano Moisés Velásquez.

El restaurante se inauguró con un menú provisional de 40 platos, que se ampliarán a 75 desde enero próximo.

Aunque la carta se centra en los platos de mar, esta se amplía hacia otros potajes típicos peruanos. Además, incluye una variedad de pasteles y cócteles como el popular pisco sour, una bebida elaborada a partir de la uva.

El local que se inauguró en Guayaquil tiene capacidad para 120 personas, que pueden distribuirse en cuatro ambientes: un área familiar, una zona reservada, la terraza exterior y el área de la barra.

Pablo Iturralde, uno de los socios y arquitecto de profesión, se encargó de darle un toque local al diseño estándar que exige la marca para todos los franquiciados. En cuanto a los platos, estos también debieron adaptarse al gusto del comensal en el país.

La oferta

La carta. Además de platos de mar, el local ofrece piqueos, pastas, parrillas, ensaladas y sopas.

Expansión. La marca prevé abrir más locales en Guatemala, Costa Rica y El Salvador.