Stefanie de la Vera es la propietaria de Petit Four, un emprendimiento de galletas personalizadas. Foto: Mario Faustos / LÍDERES
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Los retratos, cómics y mensajes ahora se ofrecen en galletas

En un pequeño horno, Stefanie de la Vera empezó a elaborar galletas artesanales. Poco a poco, este pasatiempo se convirtió en un negocio en el que, luego de indagar y buscar ideas para crear un producto diferente, decidió elaborar galletas personalizadas que incluyeran cómics, retratos o mensajes.

Las pequeñas galletas de vainilla o chocolate son elaboradas con cocoa nacional e incorporan una hoja de azúcar en la que viene impreso lo que el consumidor desee. Esta propuesta atrae a muchos clientes. Una de ellas es Sugey Palacios: "Me encanta poder darles un detalle tan especial a mis seres queridos; es una forma original de expresarme".

Hace unos siete meses, De la Vera invirtió USD 1 500 en la adquisición de materia prima para la elaboración de las galletas y en una máquina impresora especial de azúcar que importó desde EE.UU. Semanalmente, en promedio, vende unas 20 cajas que oferta desde los USD 12. A ello se suman pedidos especiales para fiestas infantiles, bodas, eventos empresariales... además le han solicitado hacer invitaciones para matrimonios o recuerdos.

Estos dulces llegan a todo el país, incluso a Galápagos. Además, recibe pedidos del exterior por parte de migrantes, principalmente de EE.UU. Hace tres semanas envió 62 cajas de galletas a Miami.

Los requerimientos se realizan con tres días de anticipación e incluyen la entrega a domicilio, y por correo hacia otras provincias.

De la Vera considera que Petit Four, que significa pequeño horno en francés, es producto de la creatividad y los detalles. "Cada vez que hago una galleta empieza una historia. Hay un cliente al que le elaboré galletas para su matrimonio y luego para su baby shower", dice la emprendedora.

El pequeño horno de esta ingeniera en Marketing y Publicidad graduada en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo sirvió de inspiración para escoger el nombre del negocio. "Buscaba algo que relacionara lo pequeño con las galletas, y en Francia le llaman a las galletas pequeñas Petit Four", explica de la Vera.

Cuatro personas trabajan en la elaboración y diseños de las galletas.

Este mes se incorporó una nueva línea de productos personalizados: diferentes modelos de jarros con mensajes. Estos son escritos con textos elaborados por ella, con tinta permanente. Para esto invirtió alrededor de USD 300.

Los productos
El proceso. En el programa Illustrator se definen los diseños, que son impresos por una máquina en hojas de azúcar.La materia prima. Usa cocoa de origen ecuatoriano, las hojas de azúcar las importa desde Estados Unidos.80 cajas de galletas al mes vende este negocio