LEONARDO GÓMEZ Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La Roca con su adoquín da forma a monumentos, plazas...

Cuando el desaparecido pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín comenzó a construir La Capilla del Hombre intentó reproducir el templo del sol que se encontraba en El Panecillo, antes de la llegada de los españoles. El material para plasmar su idea la encontró cuando se contactó con la empresa La Roca, especializada en producir adoquines de piedra en las dimensiones que se requieran.

Así lo recuerda Alfredo Vera, director de Asuntos Internacionales de la Fundación Guayasamín. "El maestro Guayasamín tenía una definición de lo que quería hacer. Hicimos un diseño especial de adoquines para las paredes, los pisos y la cubierta".

De la construcción de la Capilla del Hombre ya han pasado diez años y el fundador y gerente de La Roca, Álex Troya, recuerda esa obra con mucho cariño. También se acuerda de los adoquines que se fabricaron para el Centro Cultural Metropolitano, en Quito, y para el bulevar de la avenida Naciones Unidas , también en la capital.

[[OBJECT]]

La Roca nació en 1998. Troya contaba con un capital de USD 40 000 que invirtió en la compra de maquinaria especial para cortar roca y en la compra de un terreno en San Antonio de Pichincha, al norte de Quito. Allí montó la planta de producción.

Cuando la empresa inició sus operaciones apenas contaba con cuatro colaboradores y su producción mensual no superaba los 240 metros cuadrados de roca transformada. En el país no había en esos años mucha competencia lo que le permitió ganar terreno en el mercado. "Siempre estuve interesado en el corte de la piedra, pero el trabajo en el país era bastante artesanal. Encontramos un nicho de mercado y vimos que además de la parte artesanal es necesaria la industrialización de la piedra", cuenta Troya.

La maquinaria se importó desde España e Italia y se utilizó para cortar y pulir andesitas (rocas de origen volcánico que abundan en el callejón andino). "Estas rocas son duras pero fáciles para el tallado", explica.

Sus principales clientes eran las empresas del sector público que utilizaban sus adoquines para monumentos, plazas y calzadas. Pero a partir del 2005, el sector privado comenzó a mostrar interés en La Roca para el sector de la vivienda.

Es así que en el 2007 la producción mensual de La Roca aumentó a 6 000 metros cuadrados, mientras que el crecimiento de la empresa se mantiene desde entonces en una media del 20% anual.

Sus productos también están en piscinas y plazas de Baños de Ambato. Guido Díaz, el arquitecto contratista a cargo de la recuperación arquitectónica de Baños, cuenta que eligió los adoquines de La Roca por ser un producto excelente: "Las piscinas tienen muchos años, están en contacto con aguas termales y no han tenido problemas".

Dos datos más Sello ambiental. La Roca cuenta con la Certificación Ambiental 0839. Sus instalaciones, desde el 2009, poseen una planta de procesamiento de lodo para la recuperación de materia prima. is Un convenio. La empresa tiene un convenio con la Facultad de Artes de la Universidad Central para proporcionar de material a escultores. Las ganancias se reparten entre el artista y la empresa.

EL INSIGNIA

SOMOS VALORADOS EN TODO EL PAÍS

RAMIRO CHICAIZA

Departamento de Minas

Llevo 25 años trabajando con Álex Troya, cuando su negocio era la importación y distribución de productos para la construcción. Recuerdo que comencé como chofer, pero desde que se fundó La Roca he pasado por casi todos los cargos: Producción, Mantenimiento, Bodega, hasta ventas. Ahora soy jefe del Departamento de Minas, en donde se control la calidad de la piedra.

He visto crecer a La Roca desde que inició sus actividades y es un orgullo ver que el trabajo que realizamos aquí es bien valorado en todo el país. Cuando paseo por los parques lineales de Quito, por la Naciones Unidas, por la Plaza del Quinde, en la Foch... son los adoquines de esta empresa los que están ahí.