placeholder
Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El rock y las picadas son el plato fuerte de Glück

Ozzy Nachos, Papas Palooza, Eagles Wings y Quesadilla Lennon son algunos platos que ofertan en el ‘pub’ (una suerte de bar y restaurante) llamado Glück, en el sur de Cuenca.

La iniciativa la tuvo en marzo pasado Carlos Joaquín Aguilar, estudiante de cuarto ciclo de Estudios Internacionales en la Universidad del Azuay (UDA).

Este cuencano, de 20 años, estuvo de intercambio entre el 2009 y el 2010 en Kelowna (Canadá), donde los ‘pub’ que ofertan picadas y cocteles son comunes.

Con la idea de instalar un negocio similar regresó al país. No obstante, tardó casi dos años en estructurar el plan de negocios para vender la idea a dos inversionistas. Carlos Valdivieso y Sebastián Abad se sumaron a esta iniciativa. Entre los tres desembolsaron cerca de USD 10 000.

Con ese dinero compraron los muebles de madera, vajilla, implementos de cocina y también adecuaron el local que tiene 40 m², en su parte interior. Tiene otro espacio exterior de una extensión similar.

Aguilar señala que, junto a sus socios, invita contactos a través de Facebook y Twitter. También se da tiempo para lavar platos y administrar. Cada mes factura un promedio de USD 12 000.

Para la directora de la Escuela de Estudios Internacionales de la UDA, Tammy Fajardo, Aguilar es un líder con capacidad de organizar y guiar a su grupo de compañeros. Por esa razón, desde este año, es Vicepresidente del Comité de Estudios Internacionales.

Creó un modelo, indica Fajardo, de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) en Ecuador para mostrar que la integración política y comercial es una herramienta para el desarrollo. “Tiene claro los conceptos de comercio exterior”. Para Fajardo, no es casualidad que Glück sea un negocio posicionado en el mercado, por la tenacidad de este joven.

Renata Villa es clienta frecuente. Según esta azuaya, este lugar es bueno por la calidad de la comida y los precios. Las picadas y los sánduches promedian los USD 4 y los cocteles USD 3. Además, “la música y el servicio es excelente”.

Glück está decorado a gusto de Aguilar. Posee una barra, piso y muebles de madera. En las paredes tiene afiches diseñados por él y sus socios, con el logo del negocio que también está bordado en las camisetas de los tres colaboradores que tiene el local. Aguilar utiliza ese mismo uniforme, recoge los platos, atiende a los clientes y organiza las mesas.

Para este emprendedor, Glück le ha dado las directrices para entender al mercado cuencano, por lo que ha adaptado platos y cocteles para los consumidores que visitan el negocio.