placeholder
Rodrigo Ibarra es matemático y presidente de Actuaria Consultores. Foto: Archivo / LÍDERES

Rodrigo Ibarra es matemático y presidente de Actuaria Consultores. Foto: Archivo / LÍDERES

Rodrigo Ibarra: ‘El Seguro Social necesita reformarse’

13 de marzo de 2017 13:01

Rodrigo Ibarra es matemático y presidente de Actuaria Consultores evalúa las recientes medidas adoptadas en el Consejo Directivo del IESS y su impacto para el sistema. Además, habla de la importancia de discutir un nuevo modelo de seguridad social en el país.

¿La gestión del IESS en los últimos años muestra un avance o un retroceso para la seguridad social en el país?

La ampliación de la población cubierta por la seguridad social aparentemente constituiría un avance como política estatal, sin embargo, al no contar con los debidos respaldos técnicos, esta situación representó para el IESS un deterioro financiero y actuarial debido a la disminución de los aportes del Estado. Es importante señalar que el mandato constitucional establece la obligación del Estado de propender a la ampliación así como a la incorporación de un número cada vez mayor de personas a la seguridad social. El problema es que esa responsabilidad estatal se la endosó al IESS, institución autónoma, sin dotarle de financiamiento.

¿Cuáles acciones evidencian un retroceso?

Las de más peso son la eliminación del aporte fijo del 40% del Estado al pago de pensiones, la eliminación de la deuda por atenciones de salud a jubilados, el cambio transitorio en la distribución de las tasas de aportación de pensiones a salud y la acumulación de deudas con prestadores médicos privados debido a los convenios que tuvo que suscribir el IESS ante el incremento de la demanda.

¿La reducción del aporte para pensiones hasta el 2026 y el aumento del de salud solucionan el problema?
Esta decisión, adoptada por el Consejo Directivo, no fue acertada. La presión que existía por el desequilibrio en el fondo de salud debió haberse solucionado con cambios en ese seguro y no afectar al seguro de invalidez, vejez y muerte. La técnica recomienda que cada seguro sea autónomo y que tenga un equilibrio propio entre prestaciones e ingresos. Cuando termine este período, la situación del fondo de pensiones será aún más deficitaria actuarialmente de la que era hasta 2015. De ahí la importancia de estudios actuariales oportunos e independientes para conocer la realidad de cada seguro y las recomendaciones pertinentes.

¿Qué impacto trae para el IESS que se elimine de su balance la deuda del Estado en salud por USD 2 506 millones?
Al tratarse de un seguro las primas deben financiar las prestaciones o coberturas correspondientes. Los afiliados activos pagan un aporte al seguro de salud y como los jubilados ya no aportan, en la ley vigente del IESS se fijó que las prestaciones médicas de los jubilados debían ser financiadas con el aporte del Estado. Al eliminarse esta deuda el seguro pierde una importante fuente de financiamiento ocasionando un gran desequilibrio. En todo seguro, normalmente, si no se paga la prima, desaparece la cobertura.

¿Qué evidencia el hecho de que el IESS sea solo sostenible hasta el 2026?

Lo que de hecho se observa es que los ingresos por aportes no alcanzan a cubrir las pensiones en curso de pago. En el 2016 existió un déficit de caja de USD 1 816 millones y en el 2017 se espera que sea de USD 1 942 millones. Con el paso de los años, este déficit será cada vez mayor porque se incorporarán más jubilados con pensiones más altas. Justamente esta situación constituye el principal inconveniente de los esquemas de reparto puro como el del IESS.

¿Por qué es importante tener reservas?
Nuestro sistema se basa en una capitalización (ahorro) colectiva que debe administrar e invertir las reservas. Las reservas del fondo de pensiones pasaron de USD 533 millones en 2003 a 9 250 millones en 2015, variación que fue ventajosa para financiar las pensiones de las próximas generaciones. Pero con las últimas medidas, las reservas empezarán a disminuir hasta agotarse posiblemente en el 2026 y ahí el peso del financiamiento recaerá sobre el gobierno de esa época, que deberá subir sustancialmente su gasto fiscal para atender el pago de pensiones.

¿Esas decisiones tomadas por el Consejo Directivo son basadas en la técnica?
No conozco los criterios técnicos que se usaron para la adopción de estas medidas, ya que una de las razones que impiden el análisis es la reserva y dificultad de acceso a la información sobre el funcionamiento de los fondos que administra el IESS. Para que el organismo responda a parámetros técnicos, este debe estar dirigido de forma independiente, con rendición de cuentas de forma periódica, estados financieros actualizados y auditados, estudios actuariales externos y, como establece la ley, sin otorgar prestaciones que no tengan financiamiento.

¿Qué acciones prioritarias necesitará emprender el próximo gobierno para afrontar esa situación?
Una normativa estricta que evite modificaciones a las coberturas, sin previo análisis técnico. Fortalecer al ente regulador con el objetivo de que ejerza a cabalidad su función, emitiendo sanciones por el incumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias. Además, lograr respeto de la autonomía del IESS y la prohibición expresa que se la administre con fines políticos.

¿El país requiere caminar hacia otro modelo de seguridad social?
El país requiere discutir de manera técnica y sin tintes políticos sobre la posibilidad de reformar el sistema vigente. Una posibilidad está en la creación de un sistema híbrido o mixto con dos componentes: un fondo común solidario y un sistema de contribución definida en base a una porción de los aportes realizados por cada afiliado, que ya estaba previsto en la ley del 2001 y que nunca se puso en práctica. Se debería fijar una política de inversiones, sobre todo a largo plazo, para evitar que los recursos vayan a otros propósitos.

¿Qué están haciendo los otros países para solventar sus problemas en este tema?

El envejecimiento de la población, el aumento en la expectativa de vida... han llevado a que otros países reformen sus sistemas, mediante esquemas mixtos, de beneficio y de contribución definida administrando cuentas de acumulación como es el caso de Uruguay. En Suiza se aplicó un sistema de pilares múltiples para el financiamiento de las pensiones: seguridad social, sistema empresarial o patronal y cuenta individual de ahorro voluntario.

¿Es viable la universalización de la seguridad social como establece la Constitución?
La Constitución establece que el IESS es el responsable de la aplicación del seguro universal obligatorio sin que se haya modificado la Ley de Seguridad Social para adaptarse al marco constitucional. Sin duda han existido varias contradicciones e inobservancias en el cumplimiento de la normativa vigente. En mi opinión, el fondo de pensiones debe administrarse como un seguro para sus afiliados aportantes con relación laboral. Para otros grupos poblacionales, más vulnerables como por ejemplo las amas de casa y otros, debería ser otra entidad estatal la encargada de administrar esas prestaciones, para evitar, de esta manera, el desfinanciamiento de los fondos del IESS.