Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 0

Mientras más ropa sucia exista es mejor la venta

Una mujer que canta y sonríe mientras lava y tiende la ropa. La imagen es de un anuncio para televisión y trae a la mente de los consumidores, principalmente los mayores de 30 años, la marca del detergente que más tiempo tiene en el mercado ecuatoriano: Deja.

Este producto es elaborado desde hace poco más de cinco décadas, por Unilever (antes Jabonería Nacional), compañía que con dos marcas más (Omo y Surf), tenía el año pasado el 46% del mercado, según el estudio Euromonitor International, publicado en agosto.

En este segmento participan por lo menos nueve firmas ecuatorianas y extranjeras que ofertan alrededor de 20 marcas. Más datos del estudio muestran que las ventas del sector mantienen un crecimiento permanente: en el 2006 se movieron USD 182,2 millones; en el 2009 fueron 204 millones y el año anterior treparon a USD 219,9 millones.

Christian Ponce, gerente de Proquim, empresa que produce los detergentes Garza y Swam, sostiene que el mercado de detergentes en Ecuador es lo más parecido a lo que en economía se denomina ‘la competencia perfecta’. Esto, porque se presenta como un mercado libre, no regulado y que permite el ingreso sin arancel de los productos provenientes de países de la Comunidad Andina. “De esta manera se genera una competencia que beneficia al cliente y evita los abusos”.

Sin embargo, Ponce advierte que uno de los riesgos de esta situación es favorecer a las multinacionales. Esto, añade, dificulta cada vez más el desarrollo de empresas locales que tienen productos de buena calidad, “pero que no pueden dar el salto fuera de nuestras fronteras”.

En el crecimiento de las ventas existen dos factores claves: el mayor uso de lavadoras en el hogar y la creciente oferta de lavanderías que funcionan con monedas. Así lo sostiene una representante de Unilever y Euromonitor International.

Patricia Hoyos, gerenta de Marketing de detergentes de Unilever, señala que la categoría de detergentes se encuentra bastante desarrollada en Ecuador. La ejecutiva agrega que cada vez más ecuatorianos utilizan la máquina de lavado, por lo que se requiere más detergente.

Por ejemplo, Alexandra Alarcón, casada y con dos hijos, utiliza una lavadora desde hace un año y reconoce que cada vez compra más detergente. “En la actualidad compro dos fundas medianas de detergente cada semana”, asegura esta empleada de una empresa privada.

A lo anterior se suma lo que dice el estudio Euromonitor International. “Las lavanderías cada vez son más populares en las áreas urbanas de Ecuador. Además, las casas y los departamentos cada vez son más pequeños, por lo que los clientes eligen lavar su ropa en lavanderías”.

Según el Censo Económico del INEC, en el 2010 se contabilizaron a escala nacional 1 770 establecimientos que ofrecían lavado y limpieza en seco de prendas de vestir. La firma Lava Fácil es parte de esta actividad. Carlota Muñoz, representante del negocio, sintetiza: “cada vez hay más población, más ropa y por eso se necesita más detergente en los negocios y en los hogares”. Lava Fácil tenía 11 locales en el 2009; hoy suma 15 a escala nacional.

En cuanto a la decisión de compra, la ejecutiva de Unilever señala que varía según el hogar. “Usualmente son las amas de casa las responsables del lavado”. Al respecto, Ponce cree que esto va cambiando en especial en los matrimonios jóvenes, que comparten tareas en el hogar.

Canasta de limpieza

  • El producto con más demanda. El estudio Overview 2012 de Ipsa, hoy Nielsen, señala que el jabón de lavar tiene 42,3% del mercado
  • Otros artículos. El detergente en polvo tiene 40,9% del mercado. Luego están lavavajillas (5,8), cloros (4%) y otros (7%)