En Rosinvar solo mujeres se dedican a empacar las rosas para evitar su maltrato.
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 1

Rosinvar: 28 variedades de rosas tienen demanda a escala global

La ubicación geográfica del Ecuador permite contar con el clima y la luminosidad que proporciona características únicas a las flores. Pero más allá de las cualidades naturales del país, la producción de rosas también se apoya en la biotecnología, en invernaderos, en técnicas de sembrado y en riego monitoreado.

Eso ocurre en Rosinvar, exportadora de rosas desde hace más de tres décadas. Felipe Valdospinos es el propietario de la firma. Él fundó la empresa en 1986, después de dejar su trabajo como empleado público. Al inicio no conocía nada del sector agrícola y pensaba que era una tarea sencilla, pero ahora reconoce que es un trabajo arduo que requiere de 'ocho días' a la semana.

Rosinvar comenzó con 1 hectárea en Tabacundo, norte de Pichincha. El sector le parecía el más propicio por su clima favorable, la luminosidad y por la calidad del terreno. "Cuando apenas llegamos se contaban solamente dos tiendas y no había luz eléctrica. Ahora el sector se ha desarrollado y existen más de 70 fincas florícolas", señala Valdospinos.

Su iniciativa comenzó con 15 empleados y producía diariamente 200 cajas de rosas para el mercado nacional. En 1988, inversionistas israelitas, que comercializaban las plantas de Rosinvar, le sugirieron mejorar su calidad y que comenzara a exportar al exterior.

Entre las técnicas que Valdospinos y su equipo aprendieron de los israelitas están el riego por goteo, métodos de siembra monitoreada y técnicas de producción para mejorar la calidad de las plantas. Hoy, casi tres décadas después de esta visita y con las técnicas aprendidas Rosinvar ofrece 28 variedades de rosas, entre las que se destacan las Ámsterdam, Aubade, Caipirinha, Sweetness, etc.

Por su calidad se han abierto a varios mercados. El primero fue Holanda, en 1987, y luego llegaron a Rusia, EE.UU., Chile, Ucrania, Turquía y Argentina.

Aleksandr Glebov, propietario de Biflorica y cliente en Rusia de Rosinvar, indica que "como existe Coca-Cola para las bebidas, en Rusia existe Rosinvar para las rosas". Añade que las rosas de la empresa ecuatoriana son altamente cotizados. Biflorica adquiere rosas de Rosinvar desde hace más de 20 años.

La firma nacional produce tallos que miden entre 50 y 100 centímetros y el tamaño del botón (los pétalos de las rosas) alcanza los 6,2 centímetros. "Una de nuestras garantías es la duración de la rosa por más de 20 días en el florero y eso le gusta al cliente", indica Raúl Guerrero, ejecutivo de Ventas de Rosinvar.

En la actualidad, la empresa genera 400 plazas de trabajo y cuenta con una facturación anual promedio de USD 3 millones. "La rotación de personal en las florícolas es algo usual. Pero nuestro índice de rotación es del 3%", añade Guerrero.

Para el desarrollo de sus flores, Rosinvar utiliza -además de las técnicas israelitas- ingeniería genética y emplea abonos amigables con el medioambiente como una de sus políticas. Los 'breaders', o criadores de rosas y firmas como Triangle Group, son sus principales proveedores. Estos se encuentran en Ecuador, EE.UU. y Holanda.

La Feria de Krocuz en Rusia y la Feria de Holanda son los puntos principales donde obtienen clientes. En Miami realizan reuniones junto con ProeEcuador para establecer contratos en EE.UU. "Hoy buscamos regresar al mercado de Oriente Medio", indica Valdospinos.

Datos de interés

Fertilizantes. La empresa cultiva sus rosas utilizando fertilizantes naturales y solamente usa químicos para prevenir bacterias y enfermedades.

Empleadas. El 60% de los empleados de Rosinvar son mujeres, ya que son más cuidadosas con el trato a las rosas.


LA INSIGNIA

[[OBJECT]]

Jossy Benítez. Supervisora de Control de Calidad

"En esta empresa se fomenta el trabajo en equipo y la colaboración de todos"

Trabajo desde hace 10 años en esta empresa. Yo soy supervisora de Control de Calidad y lo que más me gusta de mi trabajo es la relación con las demás colaboradoras.

En otras florícolas donde trabajé por un año existía egoísmo en el personal, pero aquí se fomenta el trabajo en equipo y la colaboración de todos. El compromiso de ayudar es importante en una florícola. El trato que recibimos es de calidad.

Una de las cosas que más aprecio es el pago seguro y a tiempo de nuestros sueldos y los beneficios de ley que recibimos como empleados. Además, la empresa realiza agasajos navideños y en el Día de la Mujer, por lo que nos hacen sentir a gusto de pertenecer a este empresa.