Un avión que carga productos ecuatorianos de exportación se observa en la pista del aeropuerto Mariscal Sucre, en la zona de Tababela, al oriente de Quito. Foto: Eduardo Terán / LÍDERES

Un avión que carga productos ecuatorianos de exportación se observa en la pista del aeropuerto Mariscal Sucre, en la zona de Tababela, al oriente de Quito. Foto: Eduardo Terán / LÍDERES

Redacciones quito, Guayaquil y cuenca (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 2

La ruta comercial para el 2016 genera nuevas oportunidades

13 de diciembre de 2015 13:02

Cuatro mercados son la prioridad de la ruta comercial que tienen las autoridades ecuatorianas para el 2016. La Unión Europea (UE), Centroamérica, Turquía y Corea del Sur están en la agenda del Ministerio de Comercio Exterior, según el titular de esta cartera, Diego Aulestia.

El funcionario asegura que la atención estará enfocada principalmente en el bloque europeo, que agrupa a 28 países y con el que el país registra en la actualidad una balanza comercial favorable.

Además, en enero y febrero del próximo año se anuncian rondas de negociaciones con autoridades de Centroamérica, Corea del Sur y Turquía, a los que Aulestia describe como mercados con potencial para los productos ecuatorianos. Para el 2016, la meta de las autoridades es mantener el actual volumen de exportaciones.

En la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor) existe mucha expectativa por la evolución del acuerdo con la UE. De concretarse, las exportaciones incrementarían unos USD 300 millones en los siguientes tres años.

El titular del gremio exportador, Felipe Ribadeneira, indica que Ecuador también debe reforzar su presencia en destinos en los que aún existe demanda de artículos ecuatorianos. Para el dirigente, uno de los retos es mantener los contactos con compradores de la región, dadas las devaluaciones de Perú y Colombia.

Ribadeneira cree que los gabinetes binacionales podrían funcionar como puentes para limar asperezas en materia comercial y avanzar en nuevos negocios con dichas naciones, que son de las principales compradoras de productos semiindustrializados fabricados en Ecuador. Un nuevo gabinete se tiene previsto realizar este 15 de diciembre, en Cali.

Para Luis Luna Osorio, experto en comercio exterior, el avance del acuerdo con la UE también es apropiado, porque permite fortalecer las relaciones con un bloque que ya tiene convenios con otros países de la región. Para asegurar un desenlace favorable, Luna sostiene que las autoridades deben trabajar con mayor fuerza en temas como la seguridad jurídica o la atracción de inversión extranjera. “Pero también se necesita dejar atrás leyes estatizantes y alinearse con los países vecinos como Perú y Colombia, que tienen acuerdos con distintos bloques”.

En cuanto a los otros tres mercados que se fijaron en la ruta comercial del 2016, Luna cree que Centroamérica no es un mercado significativo y que Corea del Sur es muy lejano. Sobre Turquía, opina que si bien no es un destino importante, sí se puede convertir en un trampolín para entrar a países de Europa u Oriente Medio. “Lo que me llama la atención es que no se le dé mayor atención a EE.UU., país que representa el 40% de nuestras exportaciones”.

Centroamérica interesa a los empresarios de los sectores como línea blanca y muebles por dos motivos: menos competencia que EE.UU. y Europa y porque facilita la logística de transporte.

Empresas cuencanas como Fibroacero e Induglob exportan sus cocinas a ese mercado. Según el director de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca, Andrés Robalino, sería más conveniente negociar acuerdos globales con todo el Mercado Común Centroamericanos, antes que acceder a acuerdos parciales.

En el caso de Turquía, el interés por impulsar el intercambio comercial es mutuo. En noviembre del 2014, una delegación de empresarios turcos del sector eléctrico y electrónico visitó Ecuador para mantener reuniones de negocios en Quito y Guayaquil.

La visita tuvo su respuesta en octubre pasado: una delegación del Gobierno ecuatoriano, encabezada por el Ministro de Comercio Exterior, visitó a empresarios y autoridades turcas.
Finalmente, el plan del Gobierno incluye a Corea del Sur, la potencia asiática que en las últimas dos décadas se convirtió en un importante socio comercial de varios países de América Latina.

La decimotercera economía del planeta, ya suscribió tratados de libre comercio con Perú y Chile, y en la actualidad negocia otro con Colombia.

La relación con el bloque de 28 países es fundamental

A Ecuador le resta un año para que su acuerdo comercial con la Unión Europea entre en vigencia; de lo contrario, el impacto será para sus exportaciones. El 31 de diciembre del 2016 vencen las preferencias arancelarias del bloque para el país y, sin acuerdo, los productos nacionales pagarán aranceles.

Felipe Ribadeneira, presidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), explica que en un año el impacto por el pago de aranceles sería de USD 450 millones. Pero, de entrar en vigencia el convenio, las exportaciones podrían incrementar en USD 300 millones, adicionales al monto actual, en los siguientes tres años.

“Eso solo por el hecho de suscribir, pero con una promoción agresiva de exportaciones podría ser mayor (...) el acuerdo es un paso”, asegura. Por eso, considera que deben ponerse en marcha mecanismos como las ruedas de negocios inversas, concreción de inversiones europeas en Ecuador, entre otros aspectos.

Antes de alcanzar estas metas es necesario que el país cumpla con diferentes pasos previos a la vigencia del acuerdo. Eduardo Egas, ministro de Industrias, destaca como un gran avance la aprobación por parte del Pleno del Parlamento Europeo, un informe de la Comisión de Comercio Exterior sobre la adhesión del Ecuador al acuerdo comercial.

Sin embargo, quedan algunas dudas frente a temas como las oportunidades para invertir en pequeña minería, diálogos con la sociedad civil, etc., indica el titular de Fedexpor. El Gobierno debe estar a cargo de este tema y tendrá que resolverlo con el Consejo de Comisarios del bloque comercial de la UE.

Sin embargo, para seguir avanzando es necesario que Perú y Colombia acepten la adhesión del Ecuador al acuerdo multipartes y eso aún no se concreta. Según el ministro de Comercio Exterior, Diego Aulestia, nada tienen que ver en eso las restricciones comerciales impuestas por el país, sino que esas naciones tienen ciertas dudas que “están siendo resueltas”.
Si dichos países aceptan se podrá dar paso a la firma del protocolo de adhesión y, posteriormente, a la aprobación definitiva por el Parlamento Europeo.

Ecuador necesita mantener su vinculación económica con el primer socio comercial en materia no petrolera. Según datos del Banco Central del Ecuador (BCE), entre enero y octubre de este año se exportaron USD 2 334 millones. Esto implica un superávit en la balanza comercial con ese bloque de 28 países.

El Austro es el principal interesado por esta región

Ecuador tiene una balanza comercial superavitaria con el Mercado Común Centroamericano (Guatemala, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Costa Rica). Entre enero y septiembre pasado, el saldo entre exportaciones e importaciones alcanzó los USD 49,19 millones a favor del país, de acuerdo con datos del Banco Central del Ecuador (BCE). Solo con Costa Rica hay un déficit.

Los principales productos de exportación ecuatorianos son petróleo, atunes, tabaco negro y línea blanca. Esa región es un mercado interesante para los empresarios ecuatorianos, porque tiene un potencial grande de exportación, sobre todo para la oferta no tradicional, principalmente para las manufacturas.

Esa apreciación la realizó en noviembre pasado el vicepresidente de la Federación Ecuatoriana de Exportaciones, Daniel Legarda, cuando se iniciaron las negociaciones para firmar un acuerdo comercial con Honduras.

Ese mismo criterio tiene el director de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca, Andrés Robalino. Según él, el interés por Centroamérica y el Caribe surgió en el 2005 cuando este gremio realizó un estudio técnico sobre su potencial. En la investigación presentada al Gobierno se determinó que El Salvador y Rep. Dominicana eran los principales nichos para ingresar, pero sobre la marcha hubo más apertura en Guatemala.

Solo con ese país se concretó un Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica y en la actualidad, el Gobierno negocia una ampliación. Robalino dice que, en especial, a los industriales manufactureros cuencanos les interesa Centroamérica, porque es más conveniente exportar cocinas, refrigeradoras, muebles de madera…, que enviarlos a Estados Unidos y Europa.

Hay dos razones. La primera es que es un mercado menos competitivo y no tiene esa industria; y segundo, por la mayor facilidad en la logística de transporte.

Robalino señala que pese a cancelar aranceles de 25 a 30%, los productos cuencanos han ganado mercado en Centroamérica. Desde el Austro se envían cocinas, cocinetas, recubrimientos de cerámica para pisos y paredes, puertas de madera y muebles.

Para Robalino, lo ideal sería firmar un acuerdo comercial con los cinco países del Mercado Común Centroamericano, como lo tienen Colombia y Perú. “Los habitantes de esos países tienen el mismo o un superior poder adquisitivo que los ecuatorianos”, dice Robalino.

Enero marca el inicio de un posible acuerdo

Los contactos entre Ecuador y Corea del Sur, para un posible acuerdo comercial, empezaron en el 2102. Pero recién en agosto pasado se dio inicio, de manera formal, a las negociaciones entre los dos países.

Tuvieron que pasar tres años para que las autoridades comerciales de ambas naciones se sentaran en la mesa. El ministro de Comercio de Ecuador, Diego Aulestia, y su homólogo surcoreano, Yoon Sang-Jick, se reunieron en Seúl para anunciar la declaración oficial de inicio de las negociaciones. En ese momento, ambos destacaron que el acuerdo no tendrá la forma de un tratado de libre comercio (TLC) clásico, sino de un Acuerdo Estratégico de Cooperación Económica.

Hoy, el camino se mira con mayor claridad. Según Aulestia, la primera ronda de negociaciones está prevista para fines de enero próximo, en Quito.

Un comunicado del Ministerio de Comercio Exterior señala que Ecuador tiene un importante potencial de exportación a Corea del Sur en los sectores de pesca, acuacultura, agricultura, agroindustria y maderero. Además, con esta negociación se esperan incrementar los flujos de inversión extranjera directa de origen coreano y fortalecer los programas de cooperación.

Para Felipe Ribadeneira, presidente ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), siempre es bueno abrir nuevos mercados porque se descubren oportunidades de negocios para el país. Además, señala que “será necesario ver qué tanta facilidad tendrán nuestros productos en lo logístico”.

En la actualidad, según Ribadeneira, la oferta ecuatoriana hacia Seúl se concentre en camarón, banano y flores, pero de manera marginal. El representante del sector exportador agrega que el país tiene potencial en productos agroindustriales como brócoli. “También, tendrán ventaja productos como artesanías y alimentos orgánicos, por el tipo de consumidor que se encuentra en Corea del Sur”.

Entre las dificultades menciona lo que pueda pasar con el sector automotor. Corea del Sur es uno de los mayores fabricantes de vehículos en el continente asiático, con las marcas Hyundai y Kia. “En la negociación, el problema pasa por los cupos y aranceles que fijaron las autoridades para autos y piezas de vehículos. Eso será un tema complejo en la negociación con los surcoreanos”.

Según estadísticas del Banco Central del Ecuador, la balanza comercial entre ambas naciones es favorable para el país asiático (ver gráfico). Para Luis Luna, analista de temas de comercio exterior, Corea del Sur es un mercado lejano y difícil de llegar. “Muchos envíos, por lo general, se triangulan por EE.UU.”.

La meta es firmar un convenio el próximo año

El incremento de las exportaciones de banano, café y flores, con mayores ventajas arancelarias, es una de las intenciones del Acuerdo Comercial para el Desarrollo que espera concretar Ecuador con Turquía.

A las autoridades les interesa sobremanera que el mercado turco se flexibilice al ingreso del banano ecuatoriano, de lejos el principal producto de exportación hacia ese país. Las cifras lo certifican. Ecuador exportó en el 2014 alrededor de USD 189 millones en banano a Turquía.

En total, las exportaciones a Turquía ascendieron el año pasado a USD 192,7 millones, según datos del Banco Central de Ecuador. Pese a que la fruta ecuatoriana es la favorita entre el consumidor turco, los envíos a ese mercado aún resultan onerosos, debido a los altos aranceles que aplica este país. Gustavo Marún, presidente de la Corporación Regional de Bananeros del Ecuador (gremio que agrupa a productores que también exportan), considera que el mercado turco sigue siendo atractivo, pese a los altos aranceles, y por ello se debe insistir en logran un acuerdo comercial.

Además del banano, el segundo producto ecuatoriano que más creció en exportaciones en el 2014 hacia ese mercado fue el café procesado (extractos y esencias), con un incremento de casi USD 1 millón más en ventas con relación al 2013.

El Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones (ProEcuador), identificó al café ecuatoriano, los botones elaborados con madera de tagua, la madera de balsa y la harina de pescado, como otros productos con potencial exportable a Turquía, debido al buen desempeño de sus exportaciones en el 2014.

El interés mutuo por mejorar la relación comercial ecuatoriano-turca no es nuevo. En noviembre del año pasado una delegación de empresarios de ese país, del sector eléctrico y la electrónica, mantuvo ruedas de negocios con empresarios ecuatorianos, en Guayaquil.

Los 20 ejecutivos que visitaron Ecuador pertenecen a la Asociación de Exportadores de Electricidad, Electrónica y Servicios de Turquía, que agrupa a unas 6 500 compañías del sector, mencionó en ese momento su director, Fatih Kemal. Un año antes, en septiembre del 2013, ambos países firmaron un acuerdo para fomentar el intercambio de inversiones.

En octubre pasado hubo un nuevo avance hacia la consolidación de un acuerdo comercial. El ministro de Comercio Exterior, Diego Aulestia, lideró una visita comercial a Turquía, que incluyó reuniones con empresarios y con los ministros de Agricultura y de Economía de ese país. Aulestia señala que Ecuador podría alcanzar un acuerdo comercial con Turquía para el 2016.