Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

El sabor de su chocolate fue de una tesis al autoservicio

Cuando Patricio Durán y Paúl Delgado terminaron su maestría en Negocios Internacionales en la Universidad Católica, en Quito (2006), plantearon la idea: para realizar su tesis debían crear una empresa que exporte productos que se elaboren en el país.

Esta iniciativa que nació como un proyecto académico se hizo realidad en el 2009. A Delgado y Durán, se les unieron Rodrigo Delgado (hermano de Patricio) y Troy Graham.

Los cuatro emprendedores le apostaron a la elaboración de chocolate fino a base de cacao ecuatoriano. Por esta razón, a su emprendimiento decidieron darle el nombre de Fine and Flavour.

Desde el 2009 hasta lo que va del 2012, el monto de inversión asciende a USD 200 000. Esta cantidad fue destinada para la creación y registro de la marca; realizar estudios de marketing para buscar opciones de mercados dentro y fuera del país; diseñar logotipos y envolturas; y la implementación de una página web.

Con los resultados de los estudios salieron al mercado con Valdivia, chocolate negro elaborado con cacao arriba, que se produce en Manabí y Los Ríos.

Ahora, Fine and Flavour cuenta con un equipo de 25 personas que participan en el proceso de elaboración y promoción de los productos. Su planta está ubicada en Guayaquil y tiene un promedio de ventas mensuales de USD 9 800.

Actualmente cuentan con una producción trimestral de dos toneladas y desde el último trimestre del año pasado comenzaron a distribuir su línea de chocolate Valdivia en cadenas comerciales como Supermaxi o Fybeca. Las barras cuestan entre USD 2,76 y 3,16.

Además, desde hace 10 meses envían productos de muestra a Chile, que se distribuyen en autoservicios de ese país. Desde este mes comenzarán oficialmente las exportaciones a ese país; las cantidades todavía están por definirse. También están en conversaciones para exportar a Estados Unidos y otros países del continente.

Luis Molina, ingeniero químico, es cliente habitual de los chocolates Valdivia. Él comenta que compra dos barras semanales del chocolate Valdivia, en sus presentaciones Black y Gold.

Este quiteño asegura que adquiere el producto en la cadena Supermaxi o tiendas El Griego. Destaca el sabor y la textura el chocolate. “Es ligeramente dulce pero al final es un poco ácido; tiene un sabor muy natural, frutal como a maracuyá”.

Camilo Torres, gerente de una cadena hotelera, comenta que hace un año le dieron el chocolate Valdivia como regalo. Luego de esa ocasión comenzó a comprar con frecuencia el producto. Torres lo adquiere cada 15 días. Él explica que le gusta el chocolate Gold, el más amargo. Destaca su sabor “puro y natural”.