placeholder
El equipo de La Tierrita elabora bolones de camarón, cerdo o platos fuertes como encocado de pescado. Foto: Julio Estrella/ LÍDERES

El equipo de La Tierrita elabora bolones de camarón, cerdo o platos fuertes como encocado de pescado. Foto: Julio Estrella/ LÍDERES

El sabor de Esmeraldas está en este ‘food truck’

8 de febrero de 2017 10:34

Nueve años les tomó a Johanny Quiñones y a Elías Hanze dar un giro a su negocio de recetas tradicionales de Esmeraldas. En marzo del 2008 empezaron a ofrecer servicio a domicilio de comida esmeraldeña en Quito.

Pero decidieron innovar. Por eso, en octubre del año pasado estrenaron un ‘food truck’, que lleva el nombre La Tierrita y que está ubicado en el Bunker Food Park, un espacio para estos emprendimientos en el norte de Quito.

El lugar ofrece desde el tradicional seco de pollo o guatita -con sazón esmeraldeña-, hasta el refrito de camarón, pescado frito y distintas variedades de bolones. A estos platos se suman la receta secreta que permanece hace más de 20 años en la familia de Johanny Quiñones, y también usan el ingrediente especial: el chiyangua.

Esta especie es una hierba aromática utilizada para condimentar caldos y platos fuertes.
Pero la historia de estos emprendedores en la preparación de platos esmeraldeños surgió cuando ambos llegaron a Quito en el 2003, para estudiar la universidad.

Elías Hanze estudió psicología industrial, mientras que Quiñones se especializó en ingeniería comercial en la Universidad de las Américas (UDLA).

Cuando ambos tenían 21 años se casaron. Desde entonces empezaron a ver otras fuentes de financiamiento para sustentar sus estudios, educar a su hijo y para el hogar detalla Quiñones.

“En ese momento vi la oportunidad de tener mi propio negocio; y mi familia siempre estuvo vinculada a la gastronomía. Mis padres tenían una heladería en Esmeraldas y desde pequeña aprendí los secretos de la cocina esmeraldeña”, dice la emprendedora.

 Por eso, en un inicio invirtió USD 300 para preparar en su casa el encocado de camarón.
También tuvo el apoyo de su tía, Marcia Calapucha, quien es la chef de La Tierrita. La esmeraldeña de 52 años menciona que sus recetas tienen secretos aprendidos de su familia de Esmeraldas.

En agosto del año pasado y luego de trabajar en la preparación de los platos esmeraldeños para entregar a domicilio todos los fines de semana, Quiñones menciona que vieron la publicidad de un lugar para ubicar ‘food trucks’ en el norte de Quito.

Por lo que decidió abrir su nuevo establecimiento con la finalidad de dar a conocer la sazón esmeraldeña y el sabor de la chiyangua en Quito.

Para el ‘food truck’ se invirtieron USD 17 000; el dinero ayudó a comprar la concesión en el Bunker Food Park, el local, los equipos y otros detalles claves.

La compra de ingredientes para preparar los alimentos lo hacen en supermercados, con la consigna de ofrecer productos de calidad. Sin embargo, la chiyangua es lo único que se trae de Esmeraldas.

Manuel Cedeño, distribuidor de la bodega Sancho Exprés, provee de pescado picudo, camarón, aceite y arroz a La Tierrita. El comerciante afirma que hace un año concretaron la entrega de estos productos para el emprendimiento.

Desde que esta pareja esmeraldeña, de manera formal, montó este negocio recibe aproximadamente 50 clientes por día. Y la capacidad de producción de su cocina es de 20 encocados diarios, explica Elías Hanze.

El sabor que ellos ponen en cada receta, como el coco gratinado para los platos fuertes es lo que atrae a sus clientes.

Noris Navarro es una funcionaria pública y cuenta que es cliente de Quiñones, desde hace nueve años. Ahora que la emprendedora tiene su propio espacio, acude semanalmente para consumir bolones de queso. Navarro cuenta que la sazón de La Tierrita la transporta a su natal Esmeraldas por la sazón que tiene.

En este año, esta iniciativa fortalecerá el manejo de redes sociales. También, incluirá las entregas a domicilio y trabajará en otros platos esmeraldeños como el tapao, el caldo de res, y otros con chancho, pollo y chorizo.