Taryn Córdova y Gabriel Santiesteban participaron en la feria de Semana Santa de la empresa EDEC (Cuenca). Foto: Giovanni Astudillo/LÍDERES

Taryn Córdova y Gabriel Santiesteban participaron en la feria de Semana Santa de la empresa EDEC (Cuenca). Foto: Giovanni Astudillo/LÍDERES

Redacción Cuenca (I) 
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 27
No 2

Los sabores del mundo se sienten en sus dulces

15 de mayo de 2016 11:59

Lo que empezó como una prueba que formaba parte de la entrega de refrigerios vegetarianos en oficinas de Cuenca se convirtió en el negocio principal de Gabriel Santiesteban y Taryn Córdova. Estos esposos peruanos están radicados desde hace seis años en esta ciudad tras dejar Venezuela.

Ellos llegaron de visita a un familiar, pero se quedaron porque les gustó el clima, el carisma de las personas y el movimiento cultural. Santiesteban tiene estudios en ventas y marketing y Córdova en turismo y hotelería y experiencia en alimentación vegetariana.

Ambos empezaron con el negocio Babacos Catering Biogourmet para ofrecer ensaladas, sánduches vegetarianos, frutas..., que se entregaban en las oficinas. Vendían 100 al día. También, ofrecían postres de chocolate, por lo que Córdova decidió hacer pruebas aprovechando la calidad del cacao ecuatoriano. Empezó a ofertar confitería con las denominadas chocotejas, que es un dulce peruano conocido en el Ecuador.

La otra opción fue el alfajor tipo argentino de chocolate negro y, posteriormente, el blanco. Hace dos años y medio, estos esposos escogieron la marca ‘Déjame que te cuente’ porque evoca al Perú debido a que esta frase es parte de la canción La flor de la canela, una de las más representativas de ese país. “Además, porque al ser dulces del mundo queremos contarle a qué saben”, dice Córdova.

Al inicio vendían 250 unidades a la semana a USD 1 cada una. La demanda creció y dejaron de ofertar los refrigerios. Ahora, comercializan 1 000 semanales y el precio unitario subió a USD 1,10 porque aumentó el porcentaje de cacao a un 68% en los dulces.

En fechas especiales como Día de la Madre, San Valentín, Navidad... la cifra de ventas se duplica. A más de las chocotejas y los alfajores argentinos, ellos ofertan marzipans tipo alemán de sabores como manzana, maracuyá, cherry, frutilla, mora, mango y piña. Las trufas de chocolate con nuez, almendras y avellanas son otra opción de Déjame que te cuente.
También hay nougats, que es un turrón suave de miel con frutos secos cubiertos de chocolate, y los turrones confitados, frutos secos y chocolate negro o blanco.

Según Córdova, uno de sus objetivos fue ofrecer un dulce representativo del Ecuador con cacao, pero no lo encontró. Por ello, optó por preparar alfajores de chocolate y coco, “que tiene gran aceptación”. Posteriormente, lanzó los alfajores denominados de alta gama: redberries, fudge y tutti fruti. En las etiquetas existe una breve reseña del origen de cada dulce.

Estas golosinas son comercializadas de forma individual o en cajas de seis (USD 6,5) y 12 unidades (USD 13). El cliente puede escoger cualquiera de las opciones de dulces.

Santiesteban dice que los pedidos se realizan a través del muro de Facebook: Déjame que te cuente delicatesen del mundo. Una estrategia de promoción es participar en ferias en Quito, Guayaquil y Cuenca. En la feria de Semana Santa de la empresa municipal EDEC probó estos dulces Alexandra Coronel, quien destaca su calidad y la variedad.