placeholder
Miembros del Conades durante una de las reuniones para la definición del salario de 2016. Foto: Archivo /LÍDERES

Miembros del Conades durante una de las reuniones para la definición del salario de 2016. Foto: Archivo /LÍDERES

El salario básico creció 128,7% en una década

12 de diciembre de 2016 12:51

En un período de 10 años, que es el tiempo que lleva en el poder este Gobierno, el Salario Básico Unificado (SBU) creció en un 128,7%, según estadísticas del Banco Central del Ecuador (BCE).

Desde el 2006 hasta el 2014 las alzas salariales estuvieron en el orden del 9 y 10%. Sin embargo, la desaceleración de la economía a partir del 2015 marcó la diferencia. En ese año el aumento del básico fue del 4,11% y, más baja todavía (3,39%), fue para el 2016. El sueldo básico unificado del año que está por terminar se fijó en USD 366.

A fines del año pasado las autoridades de Gobierno indicaron que reconocían las aspiraciones de los trabajadores, pero que también era necesario ajustarse a las condiciones económicas que estaba enfrentando el país en esos momentos.

En esa misma época el Presidente de la República, Rafael Correa indicó que el SBU que se paga en Ecuador se encontraba entre los más altos de América Latina e insistió en que su gobierno se ha concentrado en la política del ser humano sobre el capital.

Bajo este concepto desde el 2006 se hicieron importantes ajustes salariales en el Ecuador. Las elevaciones incluyeron mejoras para trabajadores de diferentes sectores productivos dentro de las comisiones sectoriales.

Al interior de las organizaciones sindicales del país existen dos posiciones. La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), por ejemplo, ha destacado permanentemente las decisiones en materia salarial adoptadas. El año pasado, incluso, indicó que un incremento mayor del SBU pudo haber sido irresponsable tomando en cuenta la situación de la economía ecuatoriana. Este medio intentó hablar con su presidente, Oswaldo Chica, pero hasta el cierre de la edición no fue posible.

Del lado del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la posición es diferente. Edwin Bedoya, directivo de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut), señala que si bien en diez años el SBU creció, también es cierto que el monto de la canasta básica ha subido. “No se ha logrado lo que dice la Constitución, que el básico debe haber propendido al valor de la canasta”.

Desde el 2012, el actual Gobierno asegura que los trabajadores ecuatorianos lograron el salario digno, que es un concepto que permite saber si lo que gana un trabajador le permite alcanzar el valor de la canasta.

Para el año pasado, el Ministerio del Trabajo determinó como salario digno USD 415,59. Con el salario de USD 366, con 1,6 perceptores en cada hogar, según el Gobierno, se superó incluso el valor de la canasta básica unificada.

Pero Bedoya considera que cada trabajador debería tener un ingreso superior a la canasta básica.

Estos planteamientos, sin embargo, no han sido acogidos por el sector privado. Durante las reuniones del extinto Consejo Nacional de Salarios (Conades) siempre han planteado porcentajes reducidos de incremento, particularmente vinculados con la inflación.

Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, indica que los incrementos salariales de los últimos años no han sido del todo reales. “El Gobierno infló el gasto a tal nivel que subió la inflación y los sueldos también en ese sentido. No hablo del gasto público en obras, sino en cantidad de ministerios, de empresas públicas, entre otros”, indica el dirigente gremial.

El monto del alza para 2017 es incierto

Esta semana se realizará la primera reunión del Consejo Nacional del Trabajo y Salarios (CNTS) para analizar el incremento del Salario Básico Unificado (SBU) del próximo año.
El anuncio lo hizo el pasado jueves el ministro del Trabajo, Leonardo Berrezueta, tras un taller sobre políticas laborales que mantuvo con el presidente Rafael Correa. En la cita también estuvo presente el ministro coordinador de Política Económica, Patricio Rivera.

En ese encuentro se presentó un informe del análisis técnico para la fijación del SBU. Este documento también se mostrará a los representantes de los trabajadores y empleadores que participan dentro de las reuniones CNTS esta semana.

El funcionario espera que se dé un acuerdo entre las partes para conseguir el incremento. Xavier Sisa, representante de los empleadores ante el organismo, indicó que todavía no cuentan con una propuesta y que hasta la tarde del jueves, al cierre de esta edición, no habían recibido una convocatoria para las reuniones.

Uno de los datos que esperan para el análisis es el de la inflación proyectada. Este año el Gobierno no presentó Pro Forma Presupuestaria y no se tiene el dato oficial.
Sin embargo, Sisa explicó que podría estar en el orden del 2,3%, de acuerdo con información presentada por el Régimen.

Hace dos semanas la consultora Deloitte presentó un informe sobre los salarios en Ecuador en este año y lo que se prevé para el próximo. Allí establece, con base en datos del Fondo Monetarios Internacional, que la inflación proyectada sería del 2,4%. “En el 2016 el incremento se mantuvo conservador por parte del Gobierno, con el fin de proteger a la economía nacional, impactada por la caída del precio del petróleo; sin embargo, un segundo escenario podría traer un incremento salarial superior a la inflación, con el fin de incrementar la liquidez y con ello combatir la deflación que se ha venido dando los último meses de 2016.

El ministro Leonardo Berrezueta señaló que hasta la semana pasada que no contaba con un monto específico del incremento. Solo indicó que en 16 de las 21 comisiones sectoriales productivas ya hubo acuerdos sobre las alzas.

Más allá del SBU, según Deloitte, las empresas comerciales, de servicios y multinacionales, reportan una proyección de incremento salarial 2017 más alta con respecto al 2016 (2,9%). La consultora explicó que para el próximo año dichas compañías prevén nivelar incrementos que han estado estancados desde hace dos años.

Adicionalmente, las compañías más grandes en utilidades tienen una proyección de incremento mayor por la afectación del tope de las utilidades.

Por sectores

En la construcción.  En este sector los salarios tienen rangos entre los USD 600 para el puesto de un bodeguero, hasta 3 000 para el cargo de contratista de obra. De acuerdo condatos de la Cámara de la Construcción de Guayaquil, la mano de obra en una construcción puede laborar mediante el cobro de obras específicas o por relación de dependencia. En esta última figura, el obrero percibe una remuneración fija.

En el agro. Para los obreros del sector agrícola hay una detallada serie de parámetros, para las posiciones de supervisor de plantación, de mantenimiento, obreros dedicados al corte y recolección de racimos, drenajes, mantenimiento de plantas. También, para supervisores de riego, jefe de poscosecha, supervisor de cultivo, y puestos con menor rango, como trabajador fitosanitario, semillero, cosechador, entre otros.

El sector bananero.  También hay definiciones sectoriales más específicas para el sector agrícola, como es el trabajo en plantaciones de banano. Allí se consideran puestos como trabajadores que laboran en las plantaciones, trabajadores que trabajan en el campo por unidad de obra, como por ejemplo un pegador de cartón, o en corte y transporte de racimos. También hay especificaciones en tareas como mayordomo, limpieza de la empacadora de banano, etc.

En el sector petrolero Es una de las estructuras ocupacionales más extensas en el cálculo de remuneración mínima. Involucra los cargos de jefe de campo petrolero, de yacimiento, de relaciones comunitarias, inspectores de hidrocarburos, hasta líder de cuadrilla u obrero de campo.

El incremento de los salarios básicos tiene diferentes impactos

El Salario Básico Unificado (SBU) ha evolucionado en los últimos años, con leves incrementos. Desde el 2007, el SBU pasó desde los USD 170, hasta ubicarse en 366 en este año.

Además del SBU, existen otros 23 sectores en los que deben definirse los nuevos salario cada año. Entre estos sectores están el de servicios, agrícola, de la construcción, tecnología, etc.
Sara Wong, docente e investigadora de la Escuela de Negocios Espae, de la Escuela Politécnica del Litoral, explica que los salarios mínimos sectoriales varían por industrias y por ocupación. La Espae presentó en noviembre pasado un estudio sobre el impacto del incremento histórico del SBU en diferentes sectores, entre el 2007 y el 2014. El estudio halló que en algunas comisiones sectoriales se han dado incrementos elevados, mientras que en otras, ningún aumento.

El análisis de la Espae también obtuvo una relación entre el incremento del SBU y el empleo formal e informal. Se consideró, por ejemplo, que ante el incremento del SBU, las compañías podrían haber estado tratando de compensar ese aumento con la reducción de sueldos reales de los empleados mejor pagados, o con la congelación de las remuneraciones.

El trabajo de la Espae analizó los impactos diferenciados, sobre los salarios y las horas trabajadas, para ciertos grupos de trabajadores (mujeres, jóvenes, asalariados de las pequeñas empresas y trabajadores domésticos) . “Para trabajadores de pequeñas empresas y empleados domésticos, si el cumplimiento del salario mínimo es un problema, los encargados de formular políticas pueden establecer mecanismos para supervisar mejor el cumplimiento de esos salarios mínimos”, aconseja el estudio.

Para Maritza Zambrano, presidenta de la Asociación de Trabajadoras Remuneradas del Hogar, en Guayaquil, el incremento del salario básico en su sector, ha sido mínimo y no ha ayudado significativamente a mejorar la calidad de vida de las empleadas domésticas. “Si bien hay toda una política para mejorar las condiciones laborales de nuestro sector, en la práctica seguimos recibiendo una remuneración baja con relación a otros sectores, aunque en muchos casos nuestro trabajo demanda de más horas y es extenuante”, indica Zambrano.

El ministro del Trabajo, Leonardo Berrezueta, manifestó que el Salario Básico Unificado debiera quedar definido este lunes, pero que se esperará hasta el próximo 20 de diciembre en última instancia. Si los empleados y empleadores no llegan a un consenso, el nuevo SBU lo fijará directamente el Ministerio del Trabajo. La Cartera de Estado ya entregó al Consejo Nacional de Trabajo y Salarios el informe técnico en el que se presentan las argumentaciones para la definición del nuevo SBU. “Se ha entregado ya un informe técnico preliminar a los miembros del Consejo que se conocerá este lunes 12 en una sesión que podría extenderse a tres, si es que no hay una definición del salario “, manifestó el Ministro.

Berrezueta añadió que este año sí se contaría con las condiciones para que se dé un consenso entre las partes. En los últimos 19 años, debido a la falta de acuerdos entre empleadores y empleados, el SBU lo ha definido la Cartera de Estado. “Aspiramos que exista un acuerdo. Habrá un incremento, eso es evidente, y habrá que establecer los rangos, acotó.
En el informe técnico se consideraron parámetros como el costo de la vida, la inflación, la productividad, entre otros. El parámetro de la inflación, y el índice de la productividad son importantes, según Berrezueta.

Paralelamente, en las 23 mesas sectoriales (agrícola, servicios, informática, minería, etc.), ya hubo reuniones. Según el Ministro, ya se lograron acuerdos en 16 de esas mesas sectoriales. Para Berrezueta eso resultó importante, porque el año pasado, solo se lograron consensos en nueve de las 23 mesas sectoriales. Entre las mesas en las que ya hubo un acuerdo están la agrícola y de la construcción, según la Cartera de Estado.