placeholder
Sigfrido Reyes, presidente de Proesa, estuvo en Cuenca la semana pasada. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Sigfrido Reyes, presidente de Proesa, estuvo en Cuenca la semana pasada. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

El Salvador, un nicho para el país

4 de septiembre de 2017 10:45

En agosto pasado, el presidente ecuatoriano Lenín Moreno ratificó el acuerdo de complementación económica con El Salvador, que beneficia a 207 productos. Tras esa decisión, Sigfrigo Reyes, presidente de Proesa, expuso en Cuenca las oportunidades de negocios e inversiones en ese país.

¿Qué oferta El Salvador para los inversionistas y empresarios ecuatorianos?
Tenemos una política de promoción como destino de inversiones y donde se elaboran productos de calidad y servicios con estándares internacionales. También, un lugar atractivo para el turismo. Es un país donde se puede hacer negocios en un ambiente de seguridad jurídica. Con Ecuador tenemos una larga relación económica y muchas empresas de ambos países tienen negocios. Ahora, con el tratado comercial surgen nuevas oportunidades.

¿Cuántos productos están liberalizados de aranceles?
Comenzamos con un poco más de 200 productos. Buscamos los artículos que ambos países tienen ventajas comparativas.

¿Cuáles, por ejemplo?
En el caso de Ecuador las flores, atún, cacao, línea blanca, entre otros. Y para El Salvador productos de la industria farmacéutica, café, textiles, confección y metalmecánica. Son países con economías complementarias y hay que brindar más oportunidades. Los empresarios deben aprovechar las ventajas.

¿Cómo se realizará la desgravación arancelaria?
En muchos casos llegan al 100% del arancel y en otros al 80, 60 y 40%, pero es el inicio de un proceso de mayores oportunidades.

¿Qué ofrece El Salvador para los inversionistas?

Hemos desarrollado los sectores de manufactura, línea blanca, automotriz, electrónica, textil y confecciones y agroindustria. Ecuador tiene enormes ventajas porque desarrolló la agroindustria a niveles sofisticados, por ejemplo. El Salvador presenta una plataforma importante para que las empresas ecuatorianas se internacionalicen en la región. No solo ofrecemos un mercado sino poder incursionar en México, Centroamérica y el Caribe.

¿En qué consiste esa plataforma para los inversionistas?
A las empresas extranjeras que invierten en El Salvador y que buscan mercado internacional, ofrecemos un generoso sistema de incentivos fiscales como una exoneración total de los impuestos a la renta y municipales hasta 20 años y luego reducciones del 60 y 40% en los siguientes 25 años. Eso ha permitido que se instalen grandes empresas internacionales. Ofrecemos seguridad jurídica, garantía de respeto al capital, estabilidad tributaria, aduanera y migratoria para que el empresario planifique a largo plazo.

¿Cuánto han recibido de inversión extranjera?
El 2016 recibimos USD 1 300 millones. Se destinaron principalmente a la industria textil, confección, electrónica automotriz, farmacéutica, metalmecánica, calzado y sector financiero.

¿Cuánto llegó del Ecuador?
Muy poco. Queremos incentivar al empresario ecuatoriano.

¿Cómo está la balanza comercial binacional?

El intercambio es modesto. El 2016 superamos los USD 50 millones y tradicionalmente son menores a 200 millones. Ecuador nos vende fundamentalmente búnker, atún y cacao. Nosotros artículos de las industrias del hierro, acero, aluminio, papel, cartón y farmacéutica para uso humano y veterinario.