Thalíe Ponce Redacción Guayaquil /LÍDERES [email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Samborondón es el eje de los emprendimientos de Nelson Oñate

El ambateño Nelson Oñate empieza su jornada laboral a las 07:00. Su día transcurre entre sus negocios, ubicados en la vía a Samborondón: un minimarket, un restaurante, una papelería y unsupermercado. Este último, inaugurado en octubre del año pasado; se trata de un proyecto de cerca de USD 2 millones y “uno de sus sueños hechos realidad”.

‘Don Nelson’, como lo conocen sus colaboradores, se radicó en Guayaquil hace 35 años, en compañía de su esposa Doris Núñez. Ambos, bachilleres en esa época, llegaron a buscar mejores oportunidades de vida en una ciudad donde tenían algunos amigos y familiares.

A su llegada, Oñate abrió una tienda de víveres. Se inclinó por ese negocio ya que uno de sus tíos posee una despensa donde él trabajó y de la cual dice que aprendió “muchísimo”. La tienda, ubicada en el suburbio de la urbe, la mantuvo por unos 8 años, hasta que decidió arriesgarse: alquiló un local en la ciudadela Entreríos y montó una despensa.

Las ventas le permitieron ahorrar y posteriormente, en 1990, por sugerencia de su esposa, compró un terreno en la misma ciudadela. Allí, montó un minimarket, que existe hasta la actualidad.

La zona de la vía a Samborondón apenas empezaba a desarrollarse, recuerda este emprendedor de 60 años. Pero él confió en que el crecimiento residencial de la zona se daría pronto, y que este, a la vez, impulsaría su emprendimiento.

“Las cosas no fueron fáciles”, comenta. Atendían el local entre él y su esposa. Ella estudiaba por las mañanas mientras él se ocupaba del minimarket; y viceversa. Así, ambos obtendrían títulos universitarios y el negocio seguía creciendo.

Núñez culminó sus estudios en Secretariado, sin embargo, Oñate, nunca pudo terminar la carrera de Ingeniería Mecánica. Se dedicó al emprendimiento y a desarrollar nuevas estrategias para expandirlo. De esa manera, en el 2000, implementó algo novedoso para la zona: el servicio de entrega a domicilio.

Esta estrategia permitió que el minimarket Súper Nelson gane clientela. Hoy, entre los dos locales poseen un mercado potencial de unos 5 000 residentes de la vía a Samborondón.

Pero Oñate agrega que el éxito también se lo debe a su esposa, quien lo ha “acompañado incondicionalmente”. Núñez -quien adquirió experiencia como secretaria en grupo El Rosado- se encarga del trato con los proveedores. “Si no fuera por ella, los locales no estarían completamente surtidos”, dice.

El trabajo en equipo ha sido clave. Ella también dice que sin él no hubiera podido salir adelante. “Es un padre muy unido a su familia, valora el sacrificio”. Agrega que tiene una personalidad calmada, que refleja en su trato diario.

Esa unión familiar, con su esposa y sus cuatro hijos, es producto de la devoción a la Virgen de Aguasanta de Baños, según Oñate. Él visita todos los años Baños de Aguasanta (Tungurahua), para venerar a la Virgen.

Carlos González es el propietario de Surtitodo, una de las firmas que provee a los locales de Oñate de productos de consumo masivo. Dice que su relación comercial empezó hace 10 años, cuando también iniciaba su negocio. Destaca que es una persona recta y emprendedora. “Es impresionante el desarrollo que ha logrado. Empezó con un pequeño negocio y ha ido creciendo de a poco”.

Luego, en el 2005, Oñate realizó una inversión de casi USD 100 000, para la ampliación y remodelación del local. El crecimiento repuntó y abrió un restaurante. Lo hizo luego de que detectó la necesidad en los residentes de la vía a Samborondón. En un inicio, se vendían cebiches, pero luego de un estudio de mercado, diversificó la oferta.

Un año después, abrió un tercer negocios: una papelería. “De esa manera buscamos satisfacer de una forma casi integral las necesidades de quienes viven en Entreríos”, asegura. Pero él no quería parar, ya entonces se iban sembrando en él las ganas de tener un supermercado.

El proyecto empezó a tomar forma en el 2011, cuando encontró el terreno ideal, de unos 1 500 m2, ubicado en el km 5 de la vía a Samborondón. Sin embargo, sus ahorros no eran suficientes para realizar la inversión requerida.

Acudió a entidades financieras, quienes le negaron un crédito. Finalmente, a finales de ese año, Banco del Austro le otorgó un préstamo, con el que completó un capital de USD 2 millones. Compró el terreno e inició la construcción.

En octubre pasado, la edificación de tres plantas abrió. Esta alberga un supermercado en la planta baja y una bodega en el subsuelo. Además, en tres meses, en la planta alta funcionarán otro restaurante y papelería, áreas en las que este amante de la lectura ya tiene experiencia.

Otra de las pasiones de Oñate es viajar; busca hacerlo a menudo con sus allegados. No obstante, trata de que alguien de la familia siempre se quede en el país para no descuidar los locales. “Es fundamental cuidar del negocio siempre. Uno tiene que darle seguimiento para que todo se haga de manera correcta”.

Otra de las claves para que el negocio crezca, dice, es la capacitación constante del personal. Oñate no deja de soñar y aspira abrir otro supermercado en la zona o en la vía a la Costa, en dos años.

Alfredo Ramos, su amigo desde hace 12 años, no duda que logre este sueño, ya que lo describe como “un visionario”. Esto, lo contrasta con uno de sus defectos: “puede llegar a ser demasiado bondadoso, lo que hace que algunas personas abusen de la confianza”.

En eso concuerda Norman Carrillo, residente de Entreríos y dice que es cliente de Súper Nelson, desde que inició en la ciudadela. “A veces íbamos a comprar. Él siempre nos atendía con una sonrisa”.Agrega que ha sido testigo del excelente trato de Oñate, tanto con los clientes como con los más de 30 colaboradores de sus negocios. “Es un hombre honesto, recto y sobre todo, muy inteligente”.

La jornada de este empresario culmina a las 24:00, al cerrar la atención al público del supermercado. “Es que para tener éxito hay que saber sacrificarse”, dice. A pesar de esto, aprovecha su tiempo libre para compartir con sus familiares y amigos. Ramos cuenta que Oñate disfruta de cantar canciones de José José en las reuniones sociales.

EMPRENDER ES SU ESTILO DE VIDA

Las proyecciones. Oñate espera, en un par de años, abrir un supermercado en Ciudad Celeste (vía a Samborondón) o en la vía a la Costa.

La familia. Oñate inspiró a sus hijos a emprender como él. Su hijo Nelson abrió un bar – restaurante en la Piazza de Villa Club. Sus otros hijos colaboran en los negocios familiares.

2012 LA PREINAUGURACIÓN DEL SUPERMERCADO

Nelson Oñate aparece en la foto junto a su familia, en la pre inauguración del supermercado, ubicado en el kilómetro 5 de la vía a Samborondón. Este es uno de sus emprendimientos más recientes en esa localidad.

SUS ESTRATEGIAS

La capacitación . El personal de sus locales se capacita por lo menos una vez al mes, en el servicio al cliente.

Las promociones del negocio.

En sus locales, ofrece el 20% de descuento en legumbres y el 10% en carnes, los días jueves.

"El sacrificio y el apoyo de la familia  han sido aspectos fundamentales para sacar adelante todos mis emprendimientos".