SechaEn la imagen están los colaboradores de Secha Jewelry. En el fondo está Nanki Saant y Lucely Tigse, con sombrero. Foto: Cortesía

En la imagen están los colaboradores de Secha Jewelry. En el fondo está Nanki Saant y Lucely Tigse, con sombrero. Foto: Cortesía

Sara Oñate
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 1

Secha Jewelry ofrece joyas con huella amazónica

23 de marzo de 2016 17:57

Desde pequeño Nanki Saant, de nacionalidad shuar, sintió el gusto por la elaboración de artesanías. Junto a sus padres pasaba los días en la Amazonía confeccionando toda clase de objetos artesanales. “De mi padre aprendí a manipular las semillas y de mi madre el control de calidad”, cuenta el joven de 25 años que actualmente radica en Quito.

A pesar de los obstáculos y de las limitaciones que ha enfrentado Nanki, siempre supo que el llamado que tenía la vida para él era el emprendimiento y hacer algo por la sociedad. Con el apoyo incondicional de sus padres y su propio esfuerzo, logró conseguir una beca en la Universidad San Francisco en la que estudia Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas.

Justamente en las aulas de la universidad, en el 2014, nació Secha Jewelry. Se trata de un proyecto que conjuga la elaboración de joyas, el comercio justo y la interculturalidad. La idea “era meramente académica que surgió en medio de una clase de joyería que nos dio un profesor”, comenta Saant.

El concepto que maneja la empresa, dice Nanki, es la combinación de técnicas de joyería moderna con significados de la estética de nacionalidades y pueblos del Ecuador. ¿Y qué es lo que aporta cada una? “De la cultura occidental tomamos el trabajo y las técnicas del manejo de los metales; de la parte de la Amazonía empleamos los conceptos de naturaleza, su significado y lo que implica vivir allí”.

Esta fusión se plasma en las joyas elaboradas en oro, plata y piedras preciosas, combinadas con materiales que brinda la naturaleza como semillas, plumas, fibras… con un rígido control de calidad. “No solo nos preocupamos en el objeto si no en lo que implica todo el proceso de elaboración”, asegura.

Nanki Saant, fundador de Secha Jewelry. Foto: Cortesía

Nanki Saant, fundador de Secha Jewelry. Foto: Cortesía

Una empresa con enfoque social

Secha Jewelry está calificada como una empresa de comercio justo, que implica que trabajan con mujeres de nacionalidad shuar en estado de vulnerabilidad. Según Saant, hasta el momento alrededor de 25 de ellas están involucradas en el proyecto. Su labor es proveer de insumos como semillas, plumas, fibras. “El objetivo es que tengan un empleo digno en su localidad, que no deban alejarse de su familia, que tengan un ingreso para vivir y que se retroalimente la cultura”, indica Nanki.

Las mujeres también han aportado con nuevos diseños y técnicas de elaboración de artesanía. Además, en cada joya está plasmada una historia, una experiencia de vida compartida con la naturaleza.

Respecto a los precios, Nanki señala que busca un equilibrio entre el manejo de los costos y el pago de todos los colaboradores. “Sin duda, el mercado que buscamos es el medio alto. Es un grupo dispuesto a cubrir el costo que representa el comercio justo, sabiendo que está beneficiando a una familia, a un grupo de personas que no dan su trabajo como mano de obra barata”.

Las joyas de Secha Jewelry varían de precio y se las puede encontrar desde los USD 40 hasta los USD 600 en diseños personalizados.

Una muestra del trabajo de Secha Jewelry. Foto tomada de https://flic.kr/s/aHsk2DYt5A

Una muestra del trabajo de Secha Jewelry. Foto tomada de https://flic.kr/s/aHsk2DYt5A

A pesar de tener poco tiempo en el mercado, la empresa ya ha recibido propuestas para exportar las joyas aunque la producción todavía no abastece. “Producimos alrededor de 150 o 200 unidades al mes. Estamos en un proceso de captación de capital para dar ese salto y a mediados de año esperamos exportar”, dice.

Tare Enomenga, huaorani de 24 años, se vinculó este año al grupo de emprendimiento. Al igual que Nanki, también estudia en la Universidad San Francisco. Su tarea en Secha Jewelry es coordinar la recolección de las plumas y semillas con mujeres huaoranis.

La recolección se realiza en el marco de otra de sus filosofías que es el cuidado de la naturaleza. “Para obtener las plumas esperamos que las aves las pierdan y las recogemos sin causarles ningún daño”, señala Tare. También trabajan con fibras naturales como la chamira, semillas, hueso de boa, restos de animales que encuentran en su territorio.

A más de las joyas, han planificado proyectos como la elaboración de coronas, armas de exhibición como lanzas, jabalinas. "Lo que buscamos es cada día mejorar la calidad para competir en mercados internacionales", enfatiza.

Lucely Tigse, panzaleo de 25 años, es una de las fundadoras de Secha Jewelry y la encargada de la parte creativa y del diseño de las joyas. Ella trabaja con las mujeres shuar en la elaboración de artesanías. Para ella, este emprendimiento le ha permitido mantener su cultura. “Buscaba una forma de representar a mi pueblo para que no se pierda la identidad”.

Por ahora el trabajo se concentra en la cultura amazónica y más adelante implementarán diseños con materiales propios de la Sierra ecuatoriana. “Me apasiona y no se me hace complicado. Pero si necesitas conocer de la cultura, las historias, los mitos porque no es una simple joya, es una historia, una vivencia”, finaliza Lucely.

Secha Jewelry joyas

Foto tomada de https://flic.kr/s/aHsk2DYt5A