cliente

Una empleada de Automotores y Anexos ofrece detalles de uncliente a un cliente. El sector automotriz es uno de los afectados por las medidas adoptadas por las autoridades. Foto: Alfredo Lagla / LÍDERES

Redacciones Guayaquil, Quito y Cuenca (I)
redacción@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 28
No 2

El sector comercial se mueve ante un escenario complicado

10 de mayo de 2015 16:24

La caída del precio del barril de petróleo y la apreciación del dólar son los factores principales que trazan un curso complicado para la economía ecuatoriana este 2015.

A pesar de que las exportaciones de productos no petroleros durante enero y febrero fueron de USD 2 024,7 millones (FOB) -esto es un 3,3% más que durante el mismo período del 2014, cuando alcanzaron los USD 1 964,3 millones-, la reducción de los precios internacionales de ciertos productos de exportación ha impactado a sectores que durante el 2014 tuvieron un desempeño récord.

Es el caso del camarón, la caída de los precios podría afectar un 10% la facturación del sector hasta junio según la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA).

Con la necesidad de mayor liquidez, el Gobierno ha realizado una serie de ajustes. Entre estos se cuentan el recorte del presupuesto y la aplicación de mecanismos de restricción de importaciones como las salvaguardias que se aplicaron a cerca de 2 800 subpartidas en marzo pasado.

Gabriela Uquillas, asesora aduanera de la Cámara de Comercio de Guayaquil, dice que estas medidas han afectado principalmente a los importadores de frutas y comestibles, cerámicas y útiles escolares. “Hay productos que se encarecieron tanto que los comerciantes han tenido que salir del negocio porque no podían asumir los costos”, explica.

Otros sectores impactados son el automotor, electrodomésticos y artículos electrónicos.
En el sector automotor, la disminución de cupos de importación es el principal problema. El Comité de Comercio Exterior fijó mediante la Resolución 049 el 31 de diciembre pasado un cupo de 22 277 unidades para importación.

Aunque en febrero del 2015 se revisó la medida y se elevó el cupo a 25 617 vehículos, la reducción sigue siendo considerable si se compara con el 2014, cuando se importaron casi
50 000 unidades, según la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador.

Las empresas del sector vehículos esperan un descenso en las ventas del 42% debido a los cupos establecidos. La marca Renault, por ejemplo, registró una baja en las ventas del 50% tanto en enero como en febrero pasados.

Eduardo Cadena, director del centro de estudios de la Cámara de Comercio de Quito, cuenta que entre los socios existe preocupación y una tendencia a restringir las nóminas. A él le preocupa que en este escenario difícil para el comercio se incremente el desempleo, lo que se traduciría en una reducción del consumo.

Un análisis de Coface, empresa de seguros de crédito, determina que el consumo ha aumentado en el sector de alimentos y en el farmacéutico. “En productos farmacéuticos se ha incrementado para ciertas empresas entre 10 y 15% en el primer trimestre en comparación con el mismo período en el 2014; además, en industria agroalimentaria algunas empresas han experimentado un incremento entre 15 y 20%”, menciona Carlos Romero, gerente de la firma.

En la construcción, en cambio, se calcula una disminución del consumo de un 15 a 25%.

Fabián Chang, director del Observatorio de Poder de Mercado de la consultora Inteligencia Estratégica, añade que la aplicación de salvaguardias tiene efectos que van más allá del alza de precios de los productos con porcentajes de entre 5 y 45% de salvaguardia.

“Cuando se le impone un arancel a un producto, este se encarece y los consumidores pueden buscar un sustituto. Al incrementarse la demanda del producto sustituto, el precio de este aumenta sin ponerle salvaguardia. Esto ha ocurrido con el mercado de alimentos”, explica.
Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), la inflación acumulada en abril es de 2,48% en comparación al 1,83% que alcanzó en abril de 2014. El segmento de alimentos fue el que más contribuyó en la inflación.

Wilson Araque, director del área de gestión de la Universidad Andina Simón Bolívar, con sede en Quito, menciona que ciertas empresas afectadas por las restricciones han preferido realizar alianzas con proveedoras nacionales para mantener sus ventas y evitar ajustes en materia de gastos al interior de las mismas.

Los expertos coinciden en que el Gobierno debe orientar sus esfuerzos a atraer más dólares a la economía mediante políticas de incentivo a las exportaciones; además, que se propicie un escenario para que bancos del exterior abran sedes en el Ecuador.

Un período con bajadas y subidas en las ventas

Línea blanca, artículos electrónicos, vehículos, entre otros fueron segmentos comerciales que sintieron el efecto de las medidas adoptadas por las autoridades. En cocinas, refrigeradores, lavadoras y secadoras marzo fue el mes de mayor demanda.

La causa fue la aplicación de salvaguardias a bienes importados. En este segmento, la demanda creció de forma inusual y suplió el descenso experimentado en enero y febrero pasado con relación a los mismos meses del 2014, dice María Fernanda Narváez, representante del Almacén Salvador Pacheco Mora, en Cuenca.

Según ella, en enero y febrero el descenso osciló entre el 10 y 20% con relación a las ventas de los dos primeros meses del 2014 y en marzo pasado subió un 40% si se hace la misma comparación.

Narváez dice que esa afluencia de clientes se mantuvo hasta la segunda semana de abril. “Ahora hay poco movimiento, pese a que mayo es uno de los mejores meses del año en ventas”.

La demanda de productos nacionales e importados es la misma a nivel general. Ella dice que en lavadoras y secadoras sí hay demanda para productos del exterior y en cocinas de inducción hay interés por el programa de financiamiento que ofrece el Gobierno.

Un criterio similar tiene Patricio Barrera, jefe de tienda de Almacenes España. Según él, el plazo concedido por el de 70 meses movió el comercio de cocinas de inducción durante los cuatro primeros meses de este año. “También hay demanda de lavadoras y secadoras a gas y eléctrica”.

En la actualidad, unas 140 000 cocinas de inducción funcionan en el país. Se estima que 100 000 fueron fabricadas en el país. Según datos del Programa de Cocinas de Inducción, actualmente se tiene una producción local mensual cercana a 30 000 unidades.

Los dispositivos electrónicos también sintieron el efecto. La tienda de Samsung ubicada en el Centro Comercial Iñaquito (CCI) al norte de Quito, se quedó sin stock de celulares de gama media como los Samsung S3, S4 y S5 mini tras el anuncio de las salvaguardias. Álex Castro, encargado de local, explica que la tienda facturó USD 150 000 en el 2014 y que en los cuatro primeros meses de este año las ventas fueron por USD 98 000. “Esto ocurrió porque dos días después de la aplicación de las sobretasas la gente aprovechó para comprar con los precios de los productos que teníamos exhibidos en percha. Durante dos semanas me quedé sin el modelo Samsung A3”.

En la tienda Point Technology, ubicada al norte de Quito, el nuevo marco comercial no afectó la importación de dispositivos. Wilson Bolaños, encargado del establecimiento, afirma que para la compra externa fue necesario revisar presupuestos. La estrategia para seguir compitiendo fue sumar a su portafolio otras marcas con características similares a productos que ya tienen posicionamiento en el mercado.

La venta de teléfonos celulares también se afectó. Movistar Ecuador tiene un cupo para importar USD 33 millones y hasta marzo se importaron equipos por USD 8,2 millones.

En el caso de los vehículos, los importadores esperan un descenso del 42% en las ventas totales del 2015. Gil Malo Álvarez, director de Automotores y Anexos, firma que representa a las marcas Nissan y Renault, indica que para el caso de Nissan no se ha registrado aún un descenso de las ventas. Ello porque hubo disponibilidad de hacer pedidos de vehículos el año pasado para los primeros meses del 2015. “En Renault hubo una caída en enero y febrero, pero las ventas se recuperaron en marzo y abril pasados”.