placeholder
Los sectores productivos plantean, entre otros temas,  la sostenibilidad fiscal y de la dolarización; la recuperación de la competitividad; y la mejora de las fuentes de empleo. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Los sectores productivos plantean, entre otros temas, la sostenibilidad fiscal y de la dolarización; la recuperación de la competitividad; y la mejora de las fuentes de empleo. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Los sectores productivos tienen pedidos para el nuevo gobierno

2 de mayo de 2017 11:09

Los sectores productivos tienen una agenda para el nuevo gobierno. La industria, las pequeñas y medianas empresas (pymes), la banca, la industria de la construcción, el sector automotor, los agricultores y los exportadores plantean a Lenín Moreno y a su equipo una agenda de trabajo para recuperar la productividad y mejorar los indicadores macroecoenómicos.

El sector industrial, por ejemplo, plantea una agenda de cuatro ejes: la política fiscal, reactivar el crecimiento económico, la competitividad y la transparencia. Para Richard Martínez, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), el camino para lograr acuerdos mínimos y consensos nacionales será siempre el diálogo público-privado, ­según una entrevista concedida a diario EL COMERCIO.

Martínez propone un diálogo institucionalizado, con objetivos de corto, mediano y largo plazos. Entre los principales temas que deberán tratarse están:

recuperación del crecimiento económico y de la macroeconomía; sostenibilidad fiscal y de la dolarización; recuperación de la competitividad y mejora de las fuentes de empleo.
Según el presidente del CEE también es importante reconstruir la confianza entre los distintos actores de la sociedad, empresarios, periodistas, etc. así como recuperar la independencia de poderes y la institucionalidad. Para esto propone la creación una comisión privada anticorrupción.

Moreno ha mostrado interés en estar abierto al diálogo con el empresariado nacional y ha propuesto llamar a un Consejo Consultivo Tributario, una vez que inicie su Gobierno.
El sector empresarial ha recibido con expectativa el anuncio, pero plantea que no sea solo tributario sino más amplio. Caterina Costa, presidenta de la Federación Nacional de Cámaras de Industrias del Ecuador, pide que el nuevo Consejo también sea Productivo.

La dirigente de los industriales espera que el nuevo Gobierno mire al sector productivo como generador de riqueza “toda vez que la bonanza petrolera ya se terminó”. Dice que el país necesita exportar más independientemente si se debe importar mayor materia prima, “porque al enviar más bienes de capital al exterior se produce más en el país”.

Costa ve con optimismo que se haya rea­firmado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) el compromiso de continuar el desmantelamiento de las salvaguardias hasta junio de este año.

Según la presidenta del gremio industrial, estas son las señales que los inversores necesitan. Para Costa, a partir de este 24 de mayo es la oportunidad de un cambio, en donde el sector público y privado tienen que dar señales, que van por el lado de la confianza y la competitividad.

Las pequeñas y medianas empresas e industrias también tienen pedidos. Christian Cisneros, director ejecutivo de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria (Capeipi) dice que entre los planteamientos que tienen están la revisión de las tasas de interés y nuevos canales de crédito en la Corporación Financiera Nacional.

Otro pedido está enfocado en las embajadas y oficinas comerciales. “Necesitamos que las embajadas, consulados y agregados comerciales del país recopilen información y promocionen la producción nacional para conocer con certeza los volúmenes de negocios”.

En compras públicas, Cisneros, dice que el sector desea que se fortalezca la catalogación electrónica y el trabajo a nivel de consorcios para que un mayor número de pymes pueda abastecer al Estado. Otros temas en la agenda son contar con una ley de pymes y una reunión con el Presidente electo, antes de su posesión.

Un diálogo público-privado para dar certidumbre al sector

La Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca) convoca a un diálogo, “basado en parámetros estrictamente técnicos”.

Julio José Prado, director Ejecutivo de Asobanca, señala que se debe convocar -apenas se posesione el nuevo Gobierno- a un Consejo Consultivo Público-Privado, como se establece el Código Monetario y Financiero.

Este Consejo Consultivo, dice Prado, juntaría a los sectores del Gobierno con varios economistas y analistas, incluido la banca representando el sector privado para definir cuáles son los mecanismos más adecuados de política monetaria y encontrar una salida conjunta a los retos que tiene el nuevo equipo económico.

Además, el director Ejecutivo de la Asobanca asegura que desde su sector se propone al nuevo Gobierno y al equipo económico que se dejen de lado las medidas que se han tomado desde un concepto más político, muy a corto plazo y sin una visión técnica, que han generado una fuerte incertidumbre en los inversionistas locales, extranjeros y también en el sistema bancario nacional.

Además, Prado pide que se recompongan desequilibrios que todavía persisten en la economía, específicamente en el ámbito monetario, como la caída de las Reservas Internacionales del Banco Central del Ecuador (BCE) que se ha presentado en este año.
Prado considera que la dolarización “es una línea roja que no se puede traspasar”. Desde la Asobanca no se apoyará ninguna medida económica que podría desestabilizar la dolarización o que genere incertidumbre en la ciudadanía o los clientes de la banca. “Apoyaremos cualquier tipo de medida que fortalezca la dolarización”, dijo Prado.

Durante el primer trimestre del presente año, la banca registró cifras positivas, tanto en depósitos como en créditos.

Al cierre de marzo, los depósitos crecieron 13,2%, comparado con el mismo mes del año pasado.

El crédito también creció, pero a un ritmo ligeramente menor que los depósitos. Al término del mes pasado, la cartera bruta se incrementó 12,1% frente al mismo mes del 2016. Asobanca espera que el crédito se reactive en los próximos meses cuando exista mayor certeza.
Desde el sector se ha anunciado que se prevé un crecimiento mínimo en crédito para este año.

La mejora en la política industrial, el eje para el sector

Una política industrial sostenida, una revisión de los impuestos de los automotores y una renovación del parque automotor son algunos ejes que deben estar dentro de la agenda del nuevo Gobierno, según explican los gremios de la industria.

El sector enfrentó un año complicado en el 2016, ya que las ventas alcanzaron los 63 555 unidades; esto fue un 22% menos en comparación con el 2015. Sin embargo, en el primer trimestre de este año se vendieron 19 478 automotores, es decir, un 56% más en comparación con el mismo período del año pasado, donde se llegó a 12 379 unidades.

David Molina, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Automotriz del Ecuador (Cinae), sostuvo que la política industrial debe estar alineada a la agenda comercial. Antes esto propone tres ejes que deben ser potenciados: una tabla arancelaria en función de la incorporación de partes locales; un porcentaje mínimo de integración; y una lista mínima obligatoria de componentes nacionales.

La Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade) hizo también público su interés de tener una reunión con el presidente electo, Lenín Moreno, con el objetivo de realizar algunas propuesto entorno a las prioridades del sector automotriz. “Esperamos tener una reunión antes del inicio del sus funciones”, explica Genaro Baldeón, presidente ejecutivo de Aeade.

Para él, uno de los temas básicos es la carga tributaria de los vehículos. Por ejemplo, una preocupación de las empresas es el anticipo del impuesto a la renta (IR), donde algunas empresas pagaron un tributo mayor al establecido. “Hay una fuerte carga tributaria que incluye el anticipo a este tributo, el arancel, el impuesto a los consumos especiales (ICE) y al valor agregado (IVA) y otros”.

Según Baldeón, otro de los temas que es necesario abordar es la renovación del parque automotor , por lo que se ha convertido en una de las iniciativas público-privadas que abandera el gremio.

Cerca de 56 000 camiones han superado los 35 años de vida útil, por lo que si se sustituyeran con otros de nueva tecnología y más eficientes se ahorraría costos, por ejemplo, en el subsidio al combustibles. “El ahorro sería de más de USD 200 millones, por lo que es un escenario positivo que se espera que se lo pueda concretar con el nuevo Gobierno”.SClB

Tarifas, beneficios tributarios y créditos están en la agenda

Varias son las propuestas y requerimientos por parte de los sectores agrícolas para el nuevo Gobierno. Productores y exportadores mantienen en agenda algunos temas pendientes que les preocupa. Es el caso del sector bananero, cuya exportación representa para el país el segundo rubro de mayor venta después del petróleo. Solo en el primer bimestre del año, la exportación de banano creció un 19% en relación al mismo período del 2016.

El tema que aún preocupa al sector bananero es el incremento de las tarifas y costos navieros en Puerto Bolívar, concesionada a la multinacional Yilport. Según Eduardo Ledesma, director general de la Asociación de Exportadores Bananeros del Ecuador (AEBE) el aumento de las tarifas se ha dado hasta en un 160%.

El 95% de las exportaciones que se realizan a través de Puerto Bolívar corresponden a banano. El sector pide se revisen las tarifas y para ello solicitarán una reunión con el nuevo Presidente de la República una vez posesionado.

Otro sector productivo al que, por el contrario, le ha ido mal en las exportaciones en este primer bimestre del año es el cacaotero. La caída fue del 17% en comparación con igual período del 2016 y la causa es la superproducción de cacao por parte de Costa de Marfil y Ghana.

Juan Pablo Zúñiga
, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao (Anecacao), cree que para enfrentar la crisis es necesario un trabajo conjunto entre el sector público y privado. Aunque el tema del precio es un factor externo (depende de la oferta y la demanda del mercado), explica que “internamente” se pueden hacer algunas gestiones como: reestructurar y financiar deudas con bajo interés y tener beneficios tributarios como la exoneración del anticipo del Impuesto a la Renta.

Otro sector agrícola que enfrentó un serio problema a inicios de este año fue el maicero. En este caso, las plagas infectaron más de 80 000 hectáreas.

César Vizcarra, productor de maíz y presidente de la Federación Tierra Fértil, asegura que el sector necesita soluciones a largo plazo . Una de las peticiones para el nuevo Gobierno es el otorgamiento de más créditos, capacitaciones, asistencia técnica, inversión en maquinarias e incentivos para la diversificación de cultivo. “De lo contrario, solo tendremos una agricultura de sobrevivencia”.

Impulso de la exportación y más acuerdos son básicos

Concretar acuerdos con nuevos mercados es la base de las propuestas del sector privado en comercio exterior para el nuevo Gobierno.

Ecuador tiene dos acuerdos comerciales principales con la Unión Europea (UE) y la Comunidad Andina (CAN). Sin embargo, posee otros de alcance parcial y complementación con naciones como Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

“Nuestro principal enfoque es el desarrollo de una agenda comercial. Incluye la apertura de mercados y la consolidación de acuerdos comerciales ya existentes”, dijo David López, jefe económico de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ).

Un acuerdo con EE.UU. es la prioridad. Directivos gremiales han viajado a dicho país para mantener reuniones con diferentes sectores para analizar mecanismos que permitan fortalecer las relaciones comerciales bilaterales.

En este marco también se busca una solución ante la culminación del Sistema General de Preferencias (SGP), previsto para diciembre. El país, incluido el Gobierno actual, ha desarrollado gestiones para que continúe el beneficio unilateral.

Pero el sector privado también mira a otras latitudes. La idea es concretar acuerdos países centroamericanos y asiáticas, Canadá y grupos como la Alianza del Pacífico y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).

La CCQ aspira a que la política comercial sea similar a la de los países vecinos.
Otros puntos de la agenda de comercio exterior incluyen una reducción arancelaria para ciertas materias primas y bienes de capital; la definición de mecanismos para evitar medidas restrictivas al comercio arancelarios y parancelarios...

En cuanto a temas aduaneros se busca mayor agilidad durante la desaduanización, reducción de trámite y cumplimientos de los pagos por Certificados de Abono Tributario (CAT) y drawback.

Para Daniel Legarda, presidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores, se debe promover la competitividad de la economía para impulsar las exportaciones en cinco años. “La hemos denominado la agenda de competitividad para el desarrollo exportador”.
Las propuestas giran en el ámbito institucional, de logística, de regulación, de política de agenda comercial y de promoción. Para concretar todo esto, sin embargo, considera que es clave un buen ambiente para hacer negocios.