Las cafeterías Isveglio, Fan Air Café Cómic, Caffeto & Moca, Distrito Café, El Cafecito Quito y Coffeeteer Aromas & Sabores forman La Ruta. Foto: Alfredo Lagla /LÍDERES

Las cafeterías Isveglio, Fan Air Café Cómic, Caffeto & Moca, Distrito Café, El Cafecito Quito y Coffeeteer Aromas & Sabores forman La Ruta. Foto: Alfredo Lagla /LÍDERES

Patricia González
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 0

Seis cafeterías que se unieron en un proyecto

26 de julio de 2017 13:40

Con el propósito de incentivar la cultura de café de especialidad en Quito, seis cafeterías de la ciudad se asociaron para conformar el proyecto La Ruta, café de especialidad.

Allí están las cafeterías Isveglio, Fan Air Café Cómic, Caffeto & Moca, Distrito Café, El Cafecito Quito y Coffeeteer Aromas & Sabores. Estas se localizan en distintos sectores del norte de Quito y en el valle de Los Chillos.

Isveglio, además de cafetería, es escuela de barismo. Previo a conformar el proyecto, los fundadores de cada una de las cafeterías fueron capacitados como baristas en la academia de Isveglio, por David Miño, propietario.

El objetivo de La Ruta es brindar una experiencia completa al cliente en cada una de las cafeterías. Como aspectos indispensables, los locales deben garantizar la calidad del grano, una buena extracción y un excelente servicio.

Para promocionar la iniciativa, a la fecha han entregado 1 000 hojas volantes, a los que denominan “pasaporte”. Al presentarlo, el cliente recibe una bebida de cortesía por cada cafetería que visite.

Los seis locales ofrecen un café arábigo, con tueste de especialidad. El grano es cultivado en distintas provincias del país.

David explica que el café de especialidad debe contar con una buena extracción y dependiendo del gusto del cliente puede ser más ácido, más dulce o amargo.

En las cafeterías de especialidad se controla cada paso del preparado. Primero, el café en grano pasa por el molino, donde explota sus aromas y sabores. Luego se pesa en una balanza la cantidad exacta para dos expresos y se ‘tampea’ para lograr homogeneidad.

Por último, pasa por la cafetera, en donde se coloca la taza sobre una balanza para garantizar la medida exacta y se va midiendo con un cronómetro el tiempo de extracción, del cual depende que se consiga el sabor deseado.

Pablo Díaz ha visitado cinco de las cafeterías de La Ruta. “Me llamó la atención la estandarización en la calidad del café y el servicio”, comenta. Añade que además le gustó que los baristas le describen el café al cliente, antes de servirlo.

Una de las bondades de La Ruta es que cada cafetería ofrece una experiencia distinta. Fan Air, por ejemplo, es una tienda de cómics y en Café & Moca se combina la oferta de café con coctelería.

“El café es de muy buena calidad. Pero el plus que tienen es que te encuentras con muy buen ambiente”, señala David Echeverría, otro cliente de La Ruta

Como parte del proyecto, todas las semanas se están realizando distintos eventos: noche de cocteles, charlas de expertos, concursos de barismo, música en vivo.