Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Señalética y adhesivos orientan su iniciativa

La publicidad, el marketing, el diseño gráfico y la música son algunas de las aficiones que tiene Miguel Sotomayor. Él es un joven de 22 años que, en el 2010, emprendió su negocio.

En su habitación y frente a una computadora, Miguel decidió un día armar un 'portafolio' con sus diseños y empezó a visitar empresas para ofrecerles el servicio de creación e impresión de adhesivos y señalética. Luego de visitar a cinco negocios, Sotomayor obtuvo su primer contrato. Él recuerda que a pesar de ofrecer el servicio de impresión, no contaba con los materiales ni maquinarias necesarias para cumplir con su ofrecimiento; sin embargo, se arriesgó.

Antes de eso, laboró en una empresa de publicidad durante un año y ahí obtuvo la experiencia para emprender. En ese lapso, también ahorró USD 2 000, los que invirtió en la creación de Solo Publicity, un negocio de señalética y publicidad. Posteriormente, adquirió una máquina de estampados y otra para impresión en las que invirtió USD 3 000. Hasta ahora ha elaborado los adhesivos para la Empresa Eléctrica de Guayaquil, QMC, Maquinarias Enríquez...

El grabado de camisetas, vasos, gorras, el diseño de señalética industrial e informativa, gigantografías, banners, letreros entre otras cosas, son los servicios que ofrece Solo Publicity.

Él combina el trabajo con su formación académica, pues cursa el tercer semestre de una Licenciatura en Gestión en Comunicación Visual y Diseño Gráfico en la Universidad Santa María, en Guayaquil.

Patty Hunter, directora de la carrera, define a Miguel como un emprendedor y buen alumno. "Gracias a su constancia y potencial, él obtuvo una beca de pago diferenciado. Miguel aplica en su negocio todo lo que va aprendiendo, es el tipo de alumno que busca la universidad".

El negocio factura USD 2 000 al mes (promedio), y aunque dice que "le va bien", no olvida que pasó por meses en los que las ventas no alcanzaron a cubrir ni el alquiler de la isla, que hoy tiene en el centro comercial Las Vitrinas (norte).

"Siempre he ahorrado, y con eso pagué el alquiler. Pero es difícil estar en esa situación, uno se siente defraudado, pero se tiene que pensar en lo que se está haciendo mal o en cambiar la estrategia hasta que funcione", cuenta.

Para superar esos malos momentos, Sotomayor impulsó en su negocio estrategias de marketing, para posicionar su marca y creó alianzas con otros pequeños negocios con el objetivo de ofrecer premios a los seguidores de su fan page en Facebook. María Belén, de 18 años y hermana de Miguel, es quien le ayuda en las ventas y atención del negocio.

Este emprendedor tiene previsto abrir un local en el centro comercial El Fortín (noroeste de Guayaquil), cuando este se inaugure, en octubre. Para ello va a invertir entre USD 15 000 y 20 000, los que financiará por medio de un crédito.


CIFRA
USD 2 000 mensuales factura este negocio.