Por Carlos Alberto Borja +(I) IDE Business School
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Servigrup, servir y ganar

Al plantearse la implementación del modelo de gestión por Responsabilidad Social Corporativa (RSC), Bruno rememoraba con satisfacción cómo se había forjado, por encima de retos y dificultades de diverso tipo, en conjunto con la participación de su familia y las personas que colaboraban desde los inicios, una empresa próspera y humana.

En el 2013 se había decidido poner en marcha una Reingeniería de Procesos y así identificar Oportunidades de Mejora, como parte del plan de RSC.

Pese a que en la empresa se evidenciaba una cultura de mucha confianza y colaboración, pese a que era usual el apoyo de todos los colaboradores de las distintas áreas, hubo mucha resistencias ante los cambios, se sumaron a ello nuevas y poco favorables situaciones del entorno. Bruno tenía el reto de superar esas barreras y generar un modelo sostenible.

A continuación, presentamos el resumen de una experiencia empresarial relacionada con un caso de Responsabilidad Corporativa.

La empresa

Bruno Leone Pignataro, de profesión ingeniero industrial, presidía el grupo dedicado a diversas actividades relacionadas con la pesca.

La empresa empezó en 1986, en el sector camaronero y bananero. Las dos actividades fueron vendidas en el momento adecuado para los intereses particulares del grupo. Seguidamente se dedicaron al procesamiento de subproductos del sector camaronero con Borsea, planta de procesamiento de harina, la cual sigue actualmente operando. Fue casi paralela con esa actividad cuando incursionaron en la pesca haciendo realidad un sueño; empezaron con un pequeño barco atunero, que era en realidad un ‘pinchahuero’ mejorado.

En el sector pesquero, la regulación es sumamente estricta haciéndose eco de las normativas internacionales. Algunas de estas regulaciones son directamente vigiladas por personeros de las entidades de control y la Armada Nacional.
Servigrup ha observado cuidadosamente esas normativas.

Uno de los rasgos característicos de la empresa es el accionar ético y responsable con todos sus colaboradores y con la sociedad. En los aspectos financieros, jamás se ha incumplido con el puntual pago de impuestos, prestaciones sociales y utilidades.

Los antecedentes

Bruno Leone siempre se consideró emprendedor, le atraía el “ser su propio jefe y hacer con su tiempo lo que le diera la gana”.

En la actualidad reconoce cuan equivocado estaba: “si uno se compromete con el trabajo y las responsabilidades que implica, muy pronto descubre que no es dueño de su tiempo, sino que lo debe dedicar a otras personas, a eso es a lo que le llamo yo Responsabilidad Social, a darse por entero a la gente que trabaja con uno, proyectarse hacia dentro de la empresa”.

En la responsabilidad hacia fuera de la organización se atendía a los clientes suministrándoles un producto con la calidad adecuada, al precio adecuado, sin abusar ni explotar.

La responsabilidad con el medioambiente, no depredando, no polucionando, no contaminando, haciendo planes de mitigación ambiental eran prácticas habituales.

Bruno comentaba: “sí se puede avanzar y ganar dinero respetando las reglas del juego, sí se puede avanzar y crecer compartiendo el fruto con la gente, ¡sí se puede!”. Otra expresión habitual era: “nada regalado, todo bien ganado”.

De esta manera, el titular de esta empresa expresaba su filosofía y actitud en el manejo corporativo.