placeholder
McDonald's dejará de servir pollo criado con antibióticos en todos sus locales de Estados Unidos. Foto: AFP

McDonald's dejará de servir pollo criado con antibióticos en todos sus locales de Estados Unidos. Foto: AFP

Sindicatos acusan a McDonald's de prácticas abusivas

28 de mayo de 2015 14:41

Sindicatos europeos y estadounidenses criticaron este jueves (28 de mayo) a McDonald's por sus tácticas de empleo "abusivas", entre ellas salarios muy bajos, condiciones de trabajo inseguras y fallos en la protección de la seguridad del personal.

El informe de McJobs, emitido por una coalición global de sindicatos de la industria de la alimentación, se produce después de recientes acusaciones de que la empresa, con sede en Estados Unidos, evitó de forma deliberada pagar impuestos por hasta USD 1 800 millones  en Europa y el resto del mundo.

Los bajos salarios son "una parte clave" del modelo de negocios de la cadena de comidas rápidas, dice el informe, que señala que además hay grandes inequidades entre los salarios de la mayoría de los empleados de McDonalds y los directivos.

En 2013 el trabajador promedio de McDonald's en Estados Unidos debía trabajar 1 196 horas -o siete meses- para ganar lo que el director general gana en una hora. Además, acusan a la empresa de robo de salarios -una práctica en la que no se paga a los empleados lo que deberían cobrar legalmente- así como de horarios inestables, con el 90% del equipo global con contratos por hora.

El informe también acusa a McDonald's de discriminación contra los empleados, abuso de trabajadores inmigrantes y menores de edad, de prohibirles a los empleados tener actividad sindical y de que las condiciones de trabajo son inseguras.

La empresa, con sede en Illinois, "falló a la hora de proteger a los trabajadores en sus negocios en todo el mundo de incendios y otros serios accidentes en lugares de trabajo", de acuerdo con el informe presentado en Bruselas.

La información fue compilada por el sindicato de empleados de la industria de la alimentación EFFAT, su contraparte internacional, IUF, y el SEIU, que representa a trabajadores del sector en Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico.

Juntos, llamaron a McDonald's a mejorar sus condiciones de empleo y señalaron que los gobiernos, los reguladores y los grupos de la sociedad civil deberían haber hecho más por mejorar las condiciones de trabajo.

Por su parte, McDonald's dijo que el informe forma parte de una campaña para sindicalizar la compañía organizada por el SEIU. En una respuesta por email, la empresa aseguró que esa campaña no ha tenido éxito. "El sindicato gastó el dinero de las cuotas de sus miembros en los últimos dos años para atacar la marca McDonald's", indicó la empresa.