Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 2

Hasta Singapur y Hong Kong llega su fruto

La pitahaya que se cultiva en Ecuador es mucho más dulce que la que se produce en otros países. Y por esa razón, Ricardo Canelos se animó, en el 2004, a crear la empresa PitaCava, con el único fin de exportar esta fruta.

A inicios del año 2000, la pitahaya no se exportaba. Recién en el 2003 comenzó a venderse al extranjero la llamada 'fruta dragón'. Según el Banco Central, en el 2003 Ecuador exportó 0,36 toneladas de pitahaya, y en el 2004 la cifra bajó a 0,13 toneladas.

Ese mismo año, Canelos compró un terreno de tres hectáreas en Los Bancos (Pichincha) y lo adecuó para el cultivo de pitahaya. En cada hectárea invirtió cerca de USD 25 000, que utilizó para la preparación del suelo, sistemas de riego por goteo, semillas...

Tardó un año en la preparación de la finca, y en el 2005 comenzó a vender pitahaya en el mercado local y a un cliente en Holanda. Coincidencia o no, en el 2005 Ecuador registró 19,8 toneladas de pitahaya exportadas.

PitaCava comenzó con seis trabajadores en el 2004 y producía en promedio 500 kilos por semana. En el 2008 incursionó en el cultivo de pitahaya palora, que es mejor cotizada en el mercado internacional. Con este producto la empresa participó en la feria Fruit Logística, especializada en frutas, hortalizas y vegetales, que se organiza cada año en Berlín, Alemania. Esa feria, asegura Canelos, le abrió a PitaCava las puertas de Singapur, Hong Kong, Canadá y España. Hoy la exportaciones de la fruta le representan a la empresa de Canelos el 50% de sus ventas anuales (USD 400 000 el año pasado).

Actualmente, la empresa cuenta con 12 hectáreas de cultivo en Los Bancos, cuatro de ellas exclusivas para la siembra de pitahaya palora.

Uno de sus principales clientes locales es la cadena Supermaxi. El año pasado, por ejemplo, la cadena compró unas 40 toneladas de pitahaya PitaCava.

Los productos de este negocio se venden también en el Mercado Mayorista para su posterior distribución en otros mercados de Quito. Mariana Gallegos vende al por mayor la pitahaya. Ella asegura que hace unos diez años los capitalinos no conocían la fruta. Por eso, para darla a conocer, obsequiaba a sus clientes una o dos con cada compra. "La cuestión era que prueben, por eso regalaba una de vez en cuando, explicando que se trata de una fruta buena para curar el estreñimiento y la gastritis", cuenta Gallegos.

Roberto Cheme, quien vende los productos de PitaCava, también destaca su calidad. Él trabaja con esta empresa desde hace siete años y considera que en el país la pitahaya es poco conocida a pesar de ser un producto que se cotiza bastante bien en el exterior. De hecho, un kilo de pitahaya en Europa puede costar hasta 22 euros (USD 28).

La producción de pitahaya no es permanente ni tiene un tiempo de cosecha específico, por lo que en tiempo de recolección existe una sobreoferta del producto. "Mucho se daña y se pierde".

Es por eso que a inicios del año en curso PitaCava comenzó con un proyecto para elaborar pitahaya en rodajas y deshidratada, para venderla como snack en las estanterías de los supermercados.

El producto ya está listo y están terminando la construcción de una planta deshidratadora. Con esto se estima que las fundas de 100 gramos de pitahaya deshidratada PitaCava estén disponibles en las perchas para finales de agosto.

Alicia Yánez siempre compra PitaCava en el Supermaxi. "La calidad de esta fruta es muy buena, suelo comprarla de vez en cuando para toda mi familia".

Paquita Ponce es medica naturópata y conoce los principios activos que tiene esta fruta para aliviar el estreñimiento. Ella explica que el consumo de esta fruta tonifica el intestino, logrando un efecto similar al de la linaza y mejorando la digestión. Ella recomienda la fruta, pero en bajas cantidades.