Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 1

Sismode imprime su huella en toda clase de productos

Esta firma se especializa en etiquetar y codificar artículos de distintos sectores productivos. Crece un 15% anual.

En los años 80 resultaba poco común encontrar en el mercado nacional, productos que tenían el precio etiquetado. Y eran menos los que mostraban la fecha de elaboración y de caducidad. Hallarlos era una novedad para el consumidor.

Isaac Arias (+) se dio cuenta de eso y encontró una oportunidad. Junto a su hermana Martha, fundó la empresa Sismode en 1985 y en principio se dedicó a importar y comercializar 'pistolas' para colocar precios y etiquetas adhesivas.

Enseguida, Arias advirtió que ese negocio tenía potencial por lo que importó, desde México, una máquina para elaborar etiquetas. Esa adquisición marcó el camino de la compañía, que tiene su planta industrial en el norte de Quito.

Las etiquetas que empezó a elaborar esta empresa incluían el precio, la fecha de elaboración y de caducidad del producto. "El negocio de la impresión crecía y la demanda de trabajo aumentaba en el país", recuerda Verónica Reyes, gerenta Comercial de Sismode.

Ella recuerda que la visión de Arias llevó a que la empresa incursionara en una nueva línea: la codificación de productos. Era 1990 y esta estrategia impuso nuevos desafíos a la empresa. "Codificar una botella de vidrio era un dolor de cabeza, pero enfrentamos el reto y logramos salir adelante", cuenta Diego Arias uno de los representantes de la empresa.

El código de barras, que ahora es parte básica de cualquier producto que se comercializa, es una suerte de cédula de identidad. "Permite dar seguimiento a flores, gaseosas, alimentos... desde que se los produce o se los cosecha hasta que se los vende. Implementar esto fue un reto, pero también permitió dar impulso a la empresa", explica Reyes.

Los clientes de la compañía incluyen empresas del sector de bebidas, de alimentos, del sector floricultor, firmas logísticas, fármacos, construcción, banca...

Catalina Sánchez, gerenta de Compras de Tesalia, asegura que escogieron a Sismode hace siete años por ser una empresa que ofrece soluciones completas. "Como cliente uno se olvida del proceso de codificación, de permisos y registros en el Consejo Nacional de Control de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas". La ejecutiva añade que el trabajo de Sismode es excelente. "Nunca hemos tenido problema y siempre están listos para darnos asesoría y nuevas tecnologías".

Hoy en día, la empresa maneja un modelo para el tema del codificado, según Arias. La empresa importa las máquinas codificadoras y las pone a disposición de sus clientes. El modelo consiste en una especie de alquiler de los equipos de codificación. Además, instala los equipos, brinda asistencia técnica y provee de la materia prima a sus clientes.

Una de las estrategias de Sismode es apostar por la innovación. "Siempre buscamos nuevas tecnologías y ser un aliado productivo de los clientes. Entendemos sus procesos y problemáticas", explica la Gerenta Comercial.

Otra táctica está en la fuerza de ventas. Los vendedores son ingenieros, técnicos, que entienden los procesos de la firma y los de los clientes. "El cliente busca que se conozca sus procesos y por eso apostamos por profesionales técnicos".

Desde hace cinco años aproximadamente, la compañía cuenta con clientes en Perú, Colombia y Bolivia. En este último país tuvo hace poco un pedido para el sector minero. Todo este movimiento le ha permitido a Sismode crecer con un promedio del 15% anual.

Las inversiones

  • Tecnología. En los últimos tres años, la empresa ha destinado USD 1 millón para adquirir nueva tecnología.
  • La planta.  En la actualidad, la planta de producción está en el norte de Quito. El plan es construir una nueva planta industrial en Puembo, al este de Quito.