placeholder
El gremio concluyó que la aplicación del mecanismo de salvaguardias generó una caída promedio de 0,77% en la producción no petrolera del país.

La Cámara de Comercio de Guayaquil concluyó que la aplicación del mecanismo de salvaguardias generó una caída promedio de 0,77% en la producción no petrolera del país.

Un estudio señala que las sobretasas afectaron la productividad del país

29 de enero de 2018 15:12

La aplicación de las salvaguardias generó una caída de la producción no petrolera del país. Así concluye un estudio de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG).

El mecanismo, que fijó sobretasas de entre el 5% y 45% para casi 3 000 partidas, estuvo vigente entre marzo del 2015 y junio del 2017. El objetivo del Gobierno era reducir la salida de divisas en tiempos en los que la economía se hallaba en recesión.

En términos contables la reducción de las importaciones fue relevante. Entre enero y noviembre del 2016 frente al mismo lapso en el 2015 la caída fue de 26%; sin embargo, un año más tarde, una vez que se desmontaron, las ventas crecieron en ese lapso 23,4%.

Durante la vigencia, de acuerdo al estudio, el alto costo de insumos, materias primas y maquinarias extranjeras llevó a que las empresas redujeran su compra y, como consecuencia, enfrentaron un impacto económico.

El gremio concluyó que la aplicación del mecanismo de salvaguardias generó una caída promedio de 0,77% en la producción no petrolera del país. “Si se toma cuenta la producción no petrolera del año 2014, el país habría dejado de producir USD 664 millones al año como consecuencia de las sobretasas. Mientras que, si se consideran los periodos en los que las salvaguardias fueron implementadas, en promedio se dejaron de producir USD 725 millones al año. El efecto durante todo el periodo de vigencia de la medida fue que el país perdió aproximadamente USD 1 450 millones de producción”.

Ante ello, la conclusión de la Cámara es que con menos producción por parte del sector privado se contribuyó a profundizar la recesión económica.

Ante estos datos el gremio solicitó al Ministerio de Industrias la disminución de barreras comerciales. Asegura que el país tiene un arancel ad valorem superior al promedio regional y que las empresas han enfrentado, incluso, desaparición tras la aplicación de las normativas INEN.