placeholder
Sofía Chiriboga, Ana María Egas y Helena Flor son las fundadoras de este negocio de cosmética. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Sofía Chiriboga, Ana María Egas y Helena Flor son las fundadoras de este negocio de cosmética. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Tres socias que apuestan a la cosmética

24 de octubre de 2017 16:13

El sueño de iniciar su propio negocio de dermocosmética se hizo realidad para tres amigas: Sofía Chiriboga, Ana María Egas y Helena Flor ahora son las propietarias de Asami, una tienda virtual que comercializa productos naturales de belleza y cuidado personal.

En agosto de 2016, las emprendedoras empezaron a consolidar su empresa y buscaron opciones para incursionar en el segmento de belleza y salud, con productos naturales, indica Helena Flor.

Este deseo coincidió con un viaje de Chiriboga a Chile, en donde tuvo la oportunidad de conocer el aceite de emú. Lo probó junto con sus amigas, ahora socias, y descubrió cambios positivos en su piel.

Fue así que averiguaron si en Ecuador se comercializaba este tipo de aceite, pero no lo encontraron. En enero de 2017, empezaron a investigar opciones con la Asociación Americana de Importadores de Emú e iniciaron los trámites de importación desde una granja en Tennesse, EE.UU.

Con todos los permisos aprobados, en septiembre de este año Asami presentó oficialmente su primer producto: Hifu, un aceite de emú, natural e hidratante.

Entre sus beneficios destacan sus propiedades cicatrizantes y desinflamantes. No solo se lo recomienda para fines estéticos, aclara Egas, sino también para aliviar afecciones de la piel como irritaciones, acné, quemaduras e, incluso, es útil para tratar la pañalitis en los bebés.
Chiriboga agrega que el producto tiene propiedades terapéuticas. Es ideal para aliviar dolores musculares o golpes, puesto que el aceite de emú contiene partículas pequeñas que son absorbidas por la piel, según informes de MedicalNewsToday.

Con esta carta de presentación, las emprendedoras han tocado puertas para que el producto se comercialice en cadenas a nivel nacional y pueda llegar a más consumidores.

Actualmente, Hifu se encuentra disponible en Tventas, en dos presentaciones: 15 mililitros y 50 mililitros a USD 16,90 y USD 34,90 respectivamente.

Desde que iniciaron con el negocio, las tres socias han tenido que ser multifáceticas. En una pequeña planta que tienen en la localidad de Pifo, ellas son responsables de etiquetar y personalizar los envases de Hifu. De igual forma, antes de la alianza comercial para la venta del producto, se encargaban personalmente de la distribución.

Aunque el lanzamiento es reciente, ya existen clientes satisfechas con el aceite, asegura Chiriboga. Una de ellas es Verónica Borja, amiga de una de las socias, que por su recomendación conoció el producto y decidió usarlo para fines estéticos. En una ocasión, cuenta Borja, usó el aceite para tratar unas quemaduras caseras en sus manos. Señala que desde la primera aplicación sintió su piel más tersa y añade que el incidente no le dejó cicatrices.

Por su parte, Alexandra Ortiz, afirma que el aceite ha sido efectivo para su piel alérgica, al no tener químicos, perfumes, ni colorantes.

Entre los proyectos de Asami está la elaboración de nuevos productos a partir del aceite de emú, como cremas hidratantes para el cuerpo, cara o contorno de ojos; champús y tratamientos para el cabello, principalmente, para combatir la alopecia, y bálsamos labiales.