placeholder
Foto: Diego Pallero /LÍDERES   Los jóvenes de Pryffer tienen sus oficinas en el sector de El Bosque, en el norte de Quito.

Los jóvenes de Pryffer tienen sus oficinas en el sector de El Bosque, en el norte de Quito. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Con un software premian a los clientes

6 de octubre de 2016 09:38

‘Una revolución del marketing tradicional”. Así denominan su creadores a Pryffer, un sistema de referidos que a través de un software recompensa a los clientes que recomiendan productos o servicios de establecimientos afiliados. El programa fue creado por la empresa Coprel, que tiene sus instalaciones en el sector de El Bosque, en el norte de Quito.

Daniel González es un joven visionario que apadrina a este sistema y es un convencido de que con el software se rediseñará el marketing tradicional. “Hemos identificado un sistema que se realiza siempre, que es recomendar un establecimiento”.

Según González, quien tiene 17 años y estudia Administración de Empresas, el proyecto surgió al ver que las personas recomiendan un establecimiento, pero no reciben nada a cambio. “Ni las gracias”, dice entre risas.

Los establecimientos afiliados a su software pueden dar una compensación a los clientes que los recomendaron.

El proyecto se gestó en marzo del 2015. Se contrataron diseñadores para el software y al momento la inversión alcanza los USD 20 000. “Lo importante es que es un sistema innovador” dice González entusiasmado.

La empresa Coprel, que se dedica a la construcción, ganó cerca de USD 300 000, por 12 nuevos clientes que fueron referidos.

Actualmente se han vinculado 120 establecimientos de todo tipo, entre tiendas, restaurantes, hoteles y demás.

Hay cuatro paquetes que ofrece esta empresa para que los establecimientos vivan esta nueva experiencia. El paquete 1 es para 500 clientes que pueda registrar dentro del sistema y tiene un costo de USD 190.

El segundo tiene hasta 5 000 clientes y cuesta USD 365. El tercer paquete alcanza las 10 000 personas y el valor es de USD 680. El último es para 50 000 personas y cuesta USD 930. “Pueden vincularse los pequeños, medianos y grandes comerciantes con poca inversión”, explica González.

Uno de ellos es Jaime Guevara, director general de la compañía San Daniel, vinculado al negocio de la palma. A él le pareció interesante que los productores de fruta se integren a este proyecto para que refieran la empresa. “Es innovador y de uso fácil”.

La meta que espera alcanzar con este sistema es que sus ventas mejoren en un 30% en un año. Guevara tiene el segundo paquete; en su caso han destinado un valor de compensación por tonelada métrica, es decir, USD 1,40 para quienes ‘pasen la voz’ sobre esta empresa.

La versatilidad del sistema es una de sus fortalezas, explica González, quien señala que los establecimientos se concentran en Quito y, en estos días, se lanzaron a Estados Unidos.

Los clientes pueden vivir nuevas experiencias en el tema de recompensas, ya que, el dueño del local puede ofrecer desde dinero hasta productos. Incluso, la atención al cliente debe mejorar en cada uno de los establecimientos.

En este proyecto trabajan jóvenes que buscan ofrecer un ‘plus’ al cliente. Pablo Paredes está a cargo de la parte gráfica, diseño y publicidad del servicio. Él cuenta que llegó sin conocer el producto, pero cuando supo de lo que se trataba le encantó.

“Es un proyecto grande que puede llegar a niveles alcanzados por redes sociales como Facebook, ya que es un marketing innovador”.

Paredes, quien tiene 29 años, señaló que es importante que se viva esta experiencia, porque, hoy en día, nadie te da una recompensa por referir un establecimiento. Ahora será una realidad.