Holger Ramos B./ Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 19
No 4

Solubles Instantáneos: El aroma y el sabor de su café llegan a 12 países

Producir café soluble para exportar fue el objetivo de Jorge Salcedo, al fundar Solubles Instantáneos C.A. en Guayaquil, en 1960. En esa época, él trabajaba con su hermano Marcos en la exportadora de café y cacao Salcedo Hermanos. De forma paralela, fundó Solubles Instantáneos con una inversión que a la tasa de cambio correspondía a USD 214 000. Fueron recursos de ahorros de la actividad empresarial y de créditos bancarios.

Pasaron 52 años y la firma que produce las marcas Don Café y Café Oro consolidó su presencia local y en el extranjero. Los productos llegan a países como Japón, Inglaterra, Holanda, Alemania, Israel, Perú.... Asimismo, la firma vendió cerca de USD 20 millones, en el 2011.

La compañía comenzó a operar en la av. Carlos Julio Arosemena (norte) y, en ese sector, hoy tiene un área de 30 000 m².

Jorge Salcedo, hijo del fundador, preside la compañía desde el 2006. Cuenta que en los inicios, la persistencia de su padre hizo que el negocio no cerrara pese a tener pérdidas. Recuerda como anécdota que en el gobierno de Camilo Ponce Enríquez (1956-1960) se incentivó la exportación de productos no tradicionales. Sin embargo, justo cuando iban a arrancar las exportaciones cambió el régimen al de José Velasco Ibarra (1960) y también las reglas del juego. “Las exportaciones previstas a Inglaterra se cancelaron”.

Por este motivo, cita Salcedo, se enfocaron en la producción local, en un mercado que no estaba acostumbrado a consumir café soluble. “Eran otros hábitos, la gente preguntaba para qué servía ese ‘polvito’. Contratamos publicidad en la radio y hacíamos degustación en plazas y mercados”. Tan solo 12 años después, en 1972, se dieron las condiciones para la exportación. La primera venta se hizo ese año a Alemania y actualmente los productos llegan al mercado de 12 países.

Sin embargo, la empresa pasó períodos de crisis. Salcedo cita las devaluaciones del sucre en los ochenta que aumentaron sus deudas en dólares o la crisis de los precios del café, desde el 2001 hasta el 2005.

La innovación en los procesos productivos fue una constante. Inicialmente la empresa elaboraba café atomizado que se obtiene mediante un proceso de altas temperaturas. Pero en 1981 se invirtieron USD 4 millones para implementar otro sistema mediante un proceso de liofilización a bajas temperaturas. En el 2005 se amplió la torre para el proceso de atomizado e invirtieron USD 3 millones.

[[OBJECT]]Para Enrique Moncayo, gerente general de la compañía, entre los planes en el corto plazo está aumentar la presencia en la Sierra y exportar más productos terminados con las marcas propias.

Seira Romero es la administradora de Ariosto Andrade Cía. Ltda., una distribuidora de productos de consumo masivo. Comenta que esta empresa comercializa el café de Solubles Instantáneos desde hace unos 50 años. “Vendemos en Manabí los productos Don Café y Café Oro de Solubles Instantáneos. Tiene alta demanda y son productos de alta calidad”.

La opinión la comparte Manuel Marfetán propietario de la distribuidora Prodeco, en Machala. “Trabajamos con la empresa desde 1984. Destacamos la responsabilidad de la compañía y la calidad de sus productos, tienen una alta rotación”.

Salcedo dice que entre los problemas del sector cafetalero está la baja productividad. Por esto, la firma implementó dos programas en los cantones Echeandía y Guaranda (Bolívar) junto con el Consejo Cafetalero Nacional. Allí desarrollan 300 hectáreas de café cuyos dueños son cerca de 250 agricultores. Ellos, reciben asesoría y apoyo económico en los cultivos.

La compañía

Los productos. Don Café tiene presentaciones de 10 gramos (g), 50 g y envase de vidrio de 200 g.
La exportación. El café soluble se exporta en bolsas de 25 kilogramos que luego se embalan en cajas.
Proyectos sociales. Solubles Instantáneos auspicia al Club Social y Deportivo Don Café, en Guayaquil.

EL INSIGNIA

'Hay comunicación en esta empresa'

Jorge Guamán / gerente de planta

En esta empresa trabajo desde hace 32 años. Al inicio realizaba labores relacionadas con el control de calidad, organización, métodos y procedimientos. También supervisaba los procesos productivos y verificaba que el producto final cumpla con los requerimientos establecidos.

Hoy, soy el Gerente de la planta y mi labor es coordinar al resto de los departamentos involucrados en la producción. Esta tarea implica que tenga bajo mi supervisión a cerca de 120 personas.

En esta compañía he tenido grandes satisfacciones, entre otras, tener libertad para desarrollarme profesionalmente. Hay lecciones que no se aprenden en la universidad, pero sí en la práctica como el trato diario con personas y la solución de problemas que surgen en la actividad.

Destaco la excelente relación que existe con la presidencia y gerencias de la compañía y la comunicación con el personal.