placeholder
Loreto Tagle. El Mercurio de Chile, GDA
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Las 'start up' suman apoyo en la región

Fue Chile quien comenzó con la idea. Mientras Nicolás Shea estudiaba su MBA en Stanford se dio cuenta que no existían políticas migratorias suficientes para retener el talento en EE.UU. y que sus compañeros debían volver a sus países.

Por eso quiso formar un nuevo foco de emprendimiento en Chile y en 2010 logró crear Start-Up Chile como política de innovación con la ayuda del Ministerio de Economía. El programa apoya a los emprendedores con herramientas para acelerar sus negocios, a través de reuniones con mentores y acercamientos a inversionistas.

Cada 'start up' gana un fondo de USD 20 millones, en los cuales el emprendedor pone un copago de 10%. Son tres los concursos que se convocan al año donde se aceptan 100 proyectos en cada ronda, que vienen de emprendedores de todas partes del mundo.

Un programa que siguió parte del modelo chileno es Innpulsa Colombia, quienes comenzaron a trabajar en 2012, con objetivos claros: exaltar el papel de los emprendedores, ponerlos como referentes y así superar barreras en la mentalidad de los colombianos, como dice Andrés Contento, de Innpulsa Colombia.

El programa busca también apoyar a las regiones para que haya más crecimiento empresarial, además de entregar capital semilla a las empresas en etapa temprana. Este año fueron convocados en junio emprendimientos enfocados al área de biotecnología, para el cual disponen de un fondo de USD 20 millones.

México también tiene su programa. "Discutíamos si podíamos ser el nuevo Silicon Valley, pero Silicon Valley es inimitable", dice el director de Start-Up México, Marcus Dantus, quien quiso aportar con un ecosistema en su país, a través de un gran campus de innovación que acoge a emprendedores de todo el mundo para ser el puente entre Latinoamérica, Europa y Estados Unidos.

La oferta que propone Start-Up México es un espacio dentro del campus que puede arrendarse por USD 60 al mes y contar con beneficios como abogados y diseñadores. "Entregamos todos los servicios que una 'start up' pueda necesitar en un solo lugar", cuenta Dantus. Dentro del programa está la incubación, que corresponde a USD 10 mil que se le entrega a cada proyecto para cubrir seis meses dentro de este espacio y así formar la empresa.

Start-Up México ya lleva 37 empresas creadas con tan solo tres meses en ejercicio, y gracias al programa han surgido compañías transversales, desde una que inventó un papel hecho en base a reciclado de botellas plásticas, hasta una que crea juegos mecánicos para personas con discapacidad.