placeholder
Un centenar de ‘start up’ se mueve en 12 sectores

Un centenar de ‘start up’ se mueve en 12 sectores

Un centenar de ‘start up’ se mueve en 12 sectores

17 de abril de 2018 08:36

El ecosistema de ‘start up’ ecuatorianas es un laboratorio, en el que emprendedores e inversionistas lanzan ideas, las prueban, corrigen errores y concretan negocios con alto potencial. Estos emprendimientos de base tecnológica tienen clientes locales y extranjeros; además empiezan a acceder a fondos de inversión, dentro y fuera del país.

Hoy en día el Ecuador suma 101 ‘start up’ que se mueven en 12 sectores, desde las ‘fintech’, hasta comercio electrónico, pasando por transporte, salud, bienes raíces, entretenimiento y otros.

Según el Radar Tech Start Up, elaborado por la aceleradora de emprendimientos Buen Trip Hub, el 30% de las ‘start up’ ecuatorianas está en el sector de las ‘fintech’, ese grupo de empresas que brindan servicios financieros apoyadas en la tecnología. En el podio le acompañan emprendimientos de economía colaborativa y comercio electrónico.

Para Carmen de la Cerda, directora de Buen Trip Hub, en Ecuador se están ‘cocinando’ muchos asuntos vinculados con las ‘start up’. “Tenemos un ecosistema que está madurando y preparándose para salir a la región y al mundo. La idea es que sea un ser vivo, que vaya incorporando nuevos actores que piensen en soluciones para problemas globales”.

De la Cerda añade que uno de los objetivos del radar es ser una guía de ayuda para los emprendedores que destinan dinero y tiempo para concretar su propuesta. “La idea es que vean el campo en el que van a competir y se comparen con sus posibles competidores. En temas de tecnología el asunto es más complicado por la inversión requerida y el tiempo de desarrollo del producto”.

En Ecuador, las ‘start up’ cuentan con apoyo de empresas privadas que se convierten en incubadoras, aceleradoras o inversionistas. Santiago Ribadeneira, representante de Endeavor, una red global que opera en 28 países apoyando a emprendimientos de alto impacto, cree que el reto mayor es llegar a mercados como México, donde los fondos de inversión son grandes.

“Las organizaciones de apoyo tienen que generar vínculos suficientes para que los emprendedores den el salto. Que una ‘start up’ esté en Ecuador, Colombia y Perú no es suficiente para lograr la atención de un fondo de inversión”.

Un ejemplo es Mensajea, una ‘fintech’ que desarrolló un ‘chatbot’, un robot que simula, por voz o por texto, una conversación humana. Este ‘chatbot’ responde de manera automática un set de preguntas programadas, utilizando inteligencia artificial.

Mensajea había levantado, hasta enero pasado, una inversión por USD 80 000. Además participó en el programa de aceleramiento Startup Bootcamp Fintech de México, en el 2017. Su fundador, Jurgen Schuldt, comenta que las iniciativas tecnológicas del país están muy parejas frente a las de otros países de la región.

Schuldt también piensa que el ecosistema ecuatoriano es bastante incipiente. “La oferta de incubadoras, aceleradoras, inversionistas ángeles y fondos de inversión de riesgo es muy limitada y con muy poca experiencia”. Por eso Mensajea decidió abrir su mapa de acción y buscar recursos y mentoría fuera del país.

Otra mirada la tiene Christian Torres fundador de dos ‘start up’: Yambuu y Krypto, ambas vinculadas con la seguridad de la información. Él asegura que en medio de errores y desconocimiento se ha generado un aprendizaje que favorece a la generación de nuevas ‘start up’ en el país.

“Hay un buen avance pero seguimos en una etapa inicial. Mayores casos de éxito, no solo motivarán a nuevas iniciativas, sino que alimentarán de conocimiento para no cometer errores básicos en etapas de financiamiento, alianzas, mentoría y más”.

A ganar valor

En el crecimiento de los emprendimientos de base tecnológica un punto vital es la obtención de financiamiento. Lograr eso no es sencillo, según reconocen actores consultados por LÍDERES.

En el país se trabaja para que los inversionistas que colocan sus ojos en una ‘start up’ entiendan cómo funcionan estas.

Carmen de la Cerda, de Buen Trip Hub, recomienda esperar que la iniciativa gane valor. Muchas veces, dice, se cede buena parte del negocio a cambio de capital. “La consecuencia es que el emprendedor pierde control y motivación sobre su idea”. Ella cree que no se debe vender más del 30% de una ‘start up’. Eso lo tiene que saber tanto el emprendedor como el inversionista.

El financiamiento es el reto a superar

El acceso a recursos es el mayor reto que tienen las ‘start up’ en el país. Así lo reconocen emprendedores y lo confirman aceleradoras de iniciativas de base tecnológica que operan en el país.

Tipti, Multidoctores.com, Cuestionarix y La Motora son cuatro actores del ecosistema de emprendimientos de base tecnológica en el país y forman parte del radar levantado por Buen Trip Hub. La primera es una aplicación que funciona desde el año pasado como un asistente de compras y que salió al aire luego de una inversión cercana los USD 350 000.

Rafael Luque, fundador de Tipti, cuenta que la aplicación se financió con capital propio. “Es una cifra importante para ser una ‘start up’ local”, dice el emprendedor. La aplicación tiene hasta la fecha cerca de 43 000 descargas y 8 500 clientes, detalla Luque.

En el caso de Multidoctores.com, una plataforma digital que conecta doctores con pacientes, ocurrió lo mismo. David Borja, vocero de esta plataforma tecnológica cuenta que un grupo de socios invirtió de su bolsillo para sacar adelante esta ‘app’ que hoy tiene una base de 20 médicos generales y 125 000 personas registradas.

Otra ‘start up’ que camina con buen paso es Cuestionarix, una plataforma que capacita a los estudiantes para que rindan el examen Ser Bachiller. Desde el 2015 ha preparado a unos 320 000 estudiantes con una tasa de éxito del 80%. Su fundador, Guillermo Zárate, es directo: “emprender no es fácil, es un camino con baches y altibajos. La clave es mantener el enfoque, saber levantarse en los momentos difíciles y canalizar los buenos momentos. Es un camino emocionante , de mucho aprendizaje”.

La Motora desarrolló la aplicación Meet2Go que se encasilla en el sector de entretenimiento. La ‘app’ permite comprar en línea entradas para eventos artísticos y ya suma 17 000 usuarios. Uno de sus fundadores, Juan Daniel Alvarado, considera que aún falta mucho por hacer en fondos de capital riesgo, que crean en la nueva oleada de emprendedores e intraemprendedores que existe en el Ecuador. “Todavía no hay una cultura fuerte de inversión en proyectos de base tecnológica”.

Para Alvarado falta una mejor conexión y coordinación entre todos los actores, públicos y privados, para impulsar ‘start up’.

En la aceleradora Kruger Labs se comparte lo dicho y se mira con optimismo el porvenir. Su fundador, Ernesto Kruger, cree que el ecosistema está madurando y tomando dinamismo.
Este emprendedor y empresario reconoce que en el Ecuador faltan más inversionistas-ángeles, así como regulación adecuada de parte de las autoridades. Las fortalezas, dice Kruger, son dos: la alta tasa de emprendedores y la capacidad de internacionalización de las iniciativas nacionales.

La tecnología es parte del ADN de una ‘start up’. Por eso los expertos recomiendan que en el equipo se cuente con desarrolladores propios. Eso garantiza soluciones rápidas para los clientes.

La directora de Buen Trip Hub, Carmen de la Cerda, comenta que un error común es contratar un desarrollador externo, como si el producto o servicio que ofrece la ‘start up’ fuera algo estático.“Si se tiene al personal casa adentro se puede modificar los códigos o brindar servicio personalizado al cliente. Eso se complica si no hay un experto dentro del equipo”.

Otro consejo lo comparte Zárate. Él asegura que en este negocio hay que medir número de usuarios y tener datos duros. “Emprender no es una moda, es un estilo de vida difícil, que implica arriesgar”.

En la Región

Se prevé que las ‘start up’ jugarán un papel fundamental en la tarea ayudar al sector privado de A­mérica Latina a ser más inno­vador. Así lo señala el Foro Económico Mundial.

El Foro y la Corporación Financiera Internacional seleccionaron 50 ‘start up’ destacadas de América Latina. En el listado predominan empresas de Brasil. También se encuentran de Argentina, Colombia. Por Ecuador fue seleccionada Shippify, que se enfoca en los servicios de entrega.